Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

INMIGRACIÓN

"Si sigo en paro, a lo mejor pienso en volver"

Pocos extranjeros se acercaron ayer a las oficinas del Servicio Público de Empleo para solicitar información sobre el programa de regreso a sus países de origen. Las solicitudes se podrán presentar cuando se publique el desarrollo de la medida

"Si sigo mucho más tiempo en paro, a lo mejor pienso en volver a Marruecos, pero por ahora no es un proyecto a corto plazo". Quien habla así es Salah, una de las únicas dos personas que a media mañana de ayer se pasó por la oficina del Servicio Público de Empleo (SPE), - antiguo Inem - que abre sus puertas en la calle de Santander para pedir información sobre el plan de retorno incentivado para extranjeros.

Aunque se interesó por esta posibilidad, confesaba que su prioridad pasa por permanecer en España, a pesar de que este año apenas ha trabajado tres meses de forma continuada. Lo que más pesa es que desde hace medio año tiene aquí a su esposa y hace tres meses llegaron sus dos hijos, de 15 y 9 años. "Ahora tengo aquí mi vida, si la falta de empleo continúa así de mal no sé lo que puede pasar, porque en Marruecos las cosas están todavía bastante peor", reconocía.

Dos pequeños carteles colgados en las cristaleras interiores explicaban el decreto ley aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros. Eso sí, en los mismos se dejaba muy claro que el Servicio Público de Empleo Estatal informará de la fecha a partir de la que se podrán presentar las solicitudes "una vez que se publique en el Boletín Oficial del Estado el desarrollo de esta medida".

Y es que aunque el ministro de Inmigración, Celestino Corbacho, dijo que se podría pedir la capitalización del desempleo a partir de noviembre, todo indica que el proceso se alargará algo más en el tiempo. Se tramitará en el Parlamento por vía de urgencia y el proyecto de Real Decreto que desarrollará el Real Decreto Ley del viernes deberá ser informado por las organizaciones empresariales y sindicales y dictaminado por el Consejo de Estado.

Por ahora, la Subdelegación del Gobierno de Zaragoza no ofrece datos, ya que todavía no se formalizan las peticiones, pero sí reconoce que ayer se vivió una jornada tranquila. En la oficina de empleo de la calle de Santander se sorprendieron el viernes al acudir unos quince extranjeros a preguntar por la iniciativa tras trascender la noticia. Nada que ver con la poca gente que se interesó ayer de una forma directa por la medida.

La misma impresión transmitieron desde la Subdelegación de Huesca. A última hora de la mañana en la capital oscense habían requerido información cuatro ciudadanos y en Monzón, por ejemplo, nadie.

Para Nelson, un ecuatoriano que lleva cinco años en España y está tramitando la doble nacionalidad, regresar tampoco es una opción a tener en cuenta. Sin embargo, reconoce que tiene compañeros y conocidos en su entorno que lo están valorando. "Tengo un amigo que sí me ha dicho que está dispuesto a aceptar este acuerdo, pero él está aquí solo, sin mujer ni hijos, no como yo", explicaba a las puertas del centro.

Pero, como vaticinaba su compatriota Carlos Bonilla, "de lo que se dice a lo que se hace...". "Muchos han conversado y dicho que estarían dispuestos a volver, pero cuando piensas en lo que te vas a encontrar allí dudas mucho". Él tiene muy claro que su proyecto de vida se encuentra en la capital aragonesa. Hasta hace quince días conducía un camión para una empresa de Cuarte, y su mujer regenta una tienda de ropa y arreglos.

"Mi vida está aquí, me he casado y tenemos una niña, estoy esperando la nacionalidad, este plan a lo mejor interesa a personas que llevan poco tiempo, no poseen vínculos familiares ni sentimentales y ya vinieron pensando en una estancia temporal", resumía la colombiana Astrid Acosta.

Etiquetas