Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TRÁFICO/ARAGÓN

Segundo accidente mortal de un ciclista en las carreteras aragonesas en tres días

Un vecino de Valencia murió ayer al caerse de la bicicleta y golpearse la cabeza en Alcalá de la Selva. Un joven falleció también en Odón al chocar con su coche contra una marquesina.

Un nuevo accidente se cobró ayer la vida de un ciclista en Aragón. Félix S. C., de 50 años y vecino de Valencia, falleció tras caerse de la bicicleta mientras descendía un puerto de montaña en Alcalá de la Selva y recibir un fuerte golpe en la cabeza. Es la segunda víctima mortal que se produce en apenas tres días después de que el lunes un canadiense que también practicaba el deporte de dos ruedas fuera arrollado por un turismo en La Muela (Zaragoza).

Pero la de ayer fue una jornada trágica en las carreteras turolenses. Otro accidente acabó con la vida de un joven de 19 años, natural de Zaragoza. El turismo que conducía de madrugada se estrelló por razones que se desconocen contra la marquesina de la parada del autobús en Odón.

Según informaron fuentes de la Delegación del Gobierno, el siniestro de Alcalá de la Selva se produjo pasado el mediodía, cuando, por razones aun sin precisar, el ciclista -Félix S. C., de 50 años- se cayó de su bicicleta. Según explicó el alcalde de Alcalá de la Selva, Jesús Edo, el deportista se desplazaba en compañía de otros aficionados al mismo deporte por una carretera de montaña con fuerte desnivel cuando se produjo el siniestro.

A pesar de que utilizaba casco protector, como consecuencia del fuerte impacto recibido sufrió traumatismos craneoencefálicos que provocaron su muerte en torno a las 13.47. El suceso se registró en el kilómetro 7,5 de la VF-TE-01. Aunque se desplazaron hasta el lugar equipos sanitarios -entre ellos el helicóptero del servicio de emergencias 112, que recibió la primera llamada de alerta a las 12.31-, no pudieron hacer nada por reanimar al ciclista accidentado, que no llegó a ser evacuado.

El fallecido era uno de los muchos veraneantes de la Comunidad Valenciana que disponen de una segunda residencia en la sierra de Gúdar -en este caso en la localidad de Mora de Rubielos-. La carretera de acceso a las pistas de esquí de Valdelinares se ha convertido en un auténtico reto para los ciclistas debido a su pronunciada pendiente, especialmente después de que protagonizara un final de etapa en la Vuelta Ciclista de 2005. Se trata de una vía con el pavimento en buen estado, pero muy tortuosa y estrecha.

El segundo siniestro se produjo a las 06.45 en Odón y le costó la vida a un joven de 19 años, Javier G. A., vecino de Zaragoza. El automovilista que resultó fallecido conducía un Citroen AX en el que también viajaban otros dos jóvenes -Miguel Ángel M. Z., de 18 años, y Alberto M. M., menor de edad-, que sufrieron heridas de carácter leve y fueron trasladados al hospital Obispo Polanco de Teruel.

Al parecer, los tres jóvenes regresaban en coche de las fiestas de la vecina localidad de Bello cuando el vehículo en el que se desplazaban chocó contra la marquesina de una parada de autobús situada a la entrada de Odón, una pequeña localidad de la comarca del Jiloca limítrofe con las provincias de Guadalajara y Zaragoza.

Los tres ocupantes del turismo accidentado son veraneantes que residen en Zaragoza, donde, previsiblemente, se celebrará hoy el funeral por el joven fallecido. Un vecino comentó que, mientras que el conductor del coche murió en el choque, a sus dos acompañantes "casi no les ha pasado nada". El Ayuntamiento y la comisión de fiestas estudiaban a última hora de ayer la posibilidad de suspender en señal de luto las fiestas patronales, cuyo inicio estaba programado para hoy. Las carreteras de la provincia de Teruel no registraban ningún siniestro mortal desde el pasado 17 de julio, en Crivillén.

Detención en Huesca

Por otra parte, La Guardia Civil detuvo en la madrugada de ayer en la Nacional 330 a su paso por el término municipal de Jaca (Huesca) a un conductor vecino de Huelva, E. E. R., de 39 años, al presentar una tasa de alcohol de 0,88 miligramos por litro de aire espirado, más del triple de lo permitido. La detención se produjo después de que el conductor se viera implicado en un accidente de circulación con daños materiales. Tras el siniestro, la prueba de alcoholemia reveló que el automovilista se encontraba bajo los efectos del alcohol, lo que provocó su detención por un posible delito contra la seguridad vial.

Etiquetas