Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TERRORISMO

Sallent recuerda a los dos guardias civiles asesinados por ETA hace ocho años

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) organizó el homenaje a Irene Fernández Perea y José Ángel de Jesús Encinas.

Sallent de Gállego recordó ayer con un homenaje, organizado por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), a Irene Fernández Perea y José Ángel de Jesús Encinas, los dos guardias civiles asesinados por la banda terrorista ETA en esta localidad oscense hace ocho años.

Los actos comenzaron con la colocación de un ramo de flores ante el monolito levantado en su honor en el Cuartel de la Guardia Civil de Sallent de Gállego. A las 12.00, se celebró una misa en la iglesia parroquial de este municipio del Alto Gállego, que se quedaba pequeña para acoger este emotivo recuerdo de los dos guardias civiles, cuya vida fue arrebatada por la sinrazón terrorista.

A continuación la comitiva, encabezada por dos agentes de la benemérita que portaban una corona de flores, y seguida por familiares, vecinos y distintas personalidades, recorría las calles de Sallent para llegar hasta la plaza de la localidad, en la que hace ocho años estalló la bomba lapa colocada bajo el vehículo de ambos agentes. Ahí tenía lugar la ofrenda de flores, por parte de la guardia civil y de los padres de Irene Fernández y José Ángel de Jesús, desplazados desde Asturias y Talavera de la Reina respectivamente, para asistir a este homenaje, en el que participaron alrededor de 350 personas.

El presidente de la AVT, Juan Antonio García Casquero, que asistió a estos actos, considera que "esta es la mejor forma de reconocer y recordar a las víctimas del terrorismo" y reivindica la celebración de este tipo de homenajes en todo el país: "No tengo más que elogios para la población de Sallent, que se ha volcado con estos actos tan emotivos. Yo creo que es lo que se debería llevar a cabo en todos los puntos de España, porque estos son los homenajes que a nosotros y sobre todo a los familiares, nos dan moral y nos ayudan psicológicamente a seguir adelante". García también ha insistido en la necesidad de que la justicia y los cuerpos de seguridad deben seguir trabajando para "poner fin a situaciones como la campaña de verano de la banda terrorista ETA, que ha puesto bombas recientemente en las playas de Cantabria y Málaga. Esto demuestra que la banda sigue viva".

En el homenaje también ha participado la consejera de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, la diputada provincial Lourdes Arruebo, el alcalde de Sallent, José Ignacio Urieta, el presidente de la comarca del Alto Gállego, Mariano Fañanás, y el presidente del Partido Popular en Aragón, Gustavo Alcalde. El líder de los populares recordaba que Irene y José Ángel "dieron su vida por España, por la libertad, por la democracia y por defender unos valores y principios". Alcalde añadía que "deben estar en nuestro recuerdo porque son la demostración de que no podemos permitir que en nuestra sociedad haya gente que utilice las pistolas y las bombas como elemento de diálogo y conversación. Hay que detenerlos y aplicarles todo el rigor de la ley".

Por otro lado, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) de Aragón informaba en un comunicado, que con este acto, además de homenajear a los agentes se pretende recordar que "la lacra del terrorismo sigue patente y que la época de libertad, prosperidad y paz que todos deseamos, se la debemos a ellos, a las víctimas del terrorismo". La AUGC solicita al Gobierno de Aragón y a los ayuntamientos aragoneses que "rememoren y dignifiquen a las víctimas del terrorismo que han sido asesinadas en esta tierra o son naturales de ella, dando su nombre a nuestras plazas, avenidas y calles, honrándoles de esta forma con un recuerdo permanente".

Dieciséis personas han muerto en atentados perpetrados por la organización terrorista en Aragón, catorce de ellas en Zaragoza y dos en Sallent de Gállego. Otras cinco perdían la vida por atentados en nuestra comunidad, tres de ellos víctimas de el GRAPO, otra de el FRAP y la última por la autodenominada organización Colectivo Hoz y Martillo.

Etiquetas