Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SOLO EN HERALDO PREMIUM

Rudi paraliza el contrato de telecomunicaciones impulsado por el anterior gobierno

Salió a concurso en abril por 59,4 millones de euros y el nuevo Ejecutivo ha creado un grupo de trabajo para «reestudiarlo».

Luisa Fernanda Rudi
Las vacaciones de los presidentes autonómicos: cortas, discontinuas y cerca
CARLOS MONCÍN

Fue un contrato polémico. Salió a concurso un mes antes de las elecciones y suponía contratar por el anterior gobierno todos los servicios de telecomunicaciones de la administración autonómica. Pero el Ejecutivo de Luisa Fernanda Rudi, a su llegada al Pignatelli, ha decidido paralizarlo y «reestudiarlo».

Para ello, se ha creado un grupo de trabajo formado por una decena de funcionarios (ingenieros y juristas). Algunos de ellos participaron en la propia tramitación del expediente, bien lo firmaron o lo informaron técnicamente. Según explicó el consejero de Innovación y Nuevas Tecnologías, Modesto Lobón, el contrato se ha trasladado al Departamento de Hacienda, que es el que finalmente deberá decidir. De hecho, es uno de los directores generales de este área el que está articulando este proceso. «Todo lo que afecta al dinero se está centralizando en Hacienda», argumentó Lobón. Fue licitado por 59,4 millones de euros más IVA y tenía un plazo de ejecución de cuatro años prorrogables en uno.

El consejero no aclaró si se modificará o si se anulará y se elaborará un nuevo pliego. «Se está estudiando con todo detalle técnico y jurídico», apuntó Lobón, que criticó que se licitara por un gobierno prácticamente en funciones pese a «hipotecar una suma de dinero tan importante».

Suponía contratar todos los servicios de telecomunicaciones de la administración autonómica, sus organismos autónomos y empresas públicas. El acuerdo marco se dividía en seis lotes. Uno tenía que ver con el servicio de red de datos, otro con la telefonía fija, dos con el acceso a internet, otro con la gestión del servicio y un último, para la telefonía móvil. En este lote se incluía la adquisición de numerosos terminales de distintas gamas en función de sus destinatarios.

En concreto, se marcaban seis tipologías, desde «la gama alta de representación con prestaciones avanzadas» -entre las que se incluían Iphone 4 o Blackberry- hasta la básica -Nokia 2730 o Sony Ericsson-. Además, el pliego especificaba que los de más alta gama debían tener «unas características de diseño, ergonomía o tamaño que los hagan apropiados para cargos directivos y su coste de mercado justifique un valor diferencial».

El objetivo de este contrato era «racionalizar el gasto» y «unificar todos los datos». En el propio pliego se fijaban bonos de llamadas y tarifas planas. La anterior consejera de Presidencia, la socialista Eva Almunia, cifró el ahorro entre un 15% y un 25%. Hay que recordar que con el nuevo gobierno, este contrato de telecomunicaciones pasó del Departamento de Presidencia al de Ciencia y Tecnología.

Su andadura comenzó en marzo. Entonces, la anterior consejera de Presidencia, Eva Almunia, publicó en el Boletín Oficial de Aragón una orden para delegar en la sociedad pública Aragonesa de Servicios Telemáticos la tramitación de este expediente. En abril, se confirmó su licitación en el BOA. El calendario fijaba para después de verano su adjudicación, pero por el momento este contrato deberá esperar.

Etiquetas