Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Blog - Los desastres de la guerra

por Gervasio Sánchez

DIRIGIRÁ LAS DIÓCESIS DE HUESCA JACA

Roma designa obispo a Julián Ruiz Martorell

El nombramiento completa el mapa episcopal de Aragón, a la espera de que se cubra el puesto vacante en Tarazona.

El futuro obispo de Huesca y Jaca, Julián Ruiz Martorell, ayer, durante la entrevista concedida a HERALDO.
Roma designa obispo a Julián Ruiz Martorell
ESTHER CASAS

El actual vicario general de la Archidiócesis de Zaragoza, Julián Ruiz Martorell, será ordenado el próximo 5 de marzo como obispo de Huesca y de Jaca, dos diócesis que llevaban un año vacantes desde el nombramiento de Jesús Sanz como arzobispo de Oviedo. La designación se suma a la que se produjo el pasado mes de junio, cuando Carlos Escribano se hizo cargo de las diócesis de Teruel-Albarracín. De este modo, Aragón empieza a completar su mapa episcopal, a la espera de que se designe obispo de Tarazona, puesto también pendiente de cubrir desde que Demetrio Fernández asumiera la diócesis de Córdoba en marzo.

Julián Ruiz Martorell, de 53 años, nació en Cuenca, aunque desde niño vive en la capital aragonesa. Completó sus estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue ordenado sacerdote en 1981. Además de vicario general de la Archidiócesis, Ruiz Martorell es profesor de Sagrada Escritura, canónigo de la basílica del Pilar y rector del Seminario. Además de español, habla italiano, inglés y francés y lee alemán. También conoce bien el latín, el griego, el hebreo y el arameo.

Monseñor Ruiz Martorell manifestó que para él es un "honor" su elección como obispo de Huesca y Jaca, dos diócesis que conoce bien. Indicó que ahora abordará con su antecesor, el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, "los puntos de emergencia pastoral", aunque recordó que hasta el próximo 5 de marzo, cuando sea ordenado obispo, no podrá tomar decisiones. El día 6 tomará posesión de la diócesis de Jaca.

"Una justa reivindicación"

No soslayó aspectos de actualidad, como el litigio de los bienes del Aragón Oriental, que retiene el Obispado de Lérida pese a las reiteradas sentencias en favor de la posición de las parroquias oscenses. No en vano, pudo abordar "tangencialmente" este asunto con el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, con quien desayunó ayer. Dijo que su opinión sobre este asunto "brota del sentido común". "Creo que en un futuro no muy remoto se podrá llegar a una solución satisfactoria y confío en que el Señor disponga los corazones de todos para que se alcance esta justa reivindicación", explicó.

Además de los bienes, Ruiz Martorell se refirió a la escasez de vocaciones en Aragón, "un problema acuciante que hay que afrontar con decisión y firmeza" y a la crisis económica. "El paro nos concierne a todos. Es un problema que golpea nuestra sensibilidad y entre todos debemos dar una respuesta ética", afirmó el futuro obispo.

Etiquetas