Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

DISCREPANCIAS EN LA DGA

Rifirrafe entre Almunia y el consejero de Agricultura por el embalse de Biscarrués

Arguilé dice que si no se hace la obra habrá «un despilfarro» de 300 millones de euros y la consejera de Presidencia lo desautoriza. Los regantes convocarán dos manifestaciones.

Las contundentes declaraciones del consejero de Agricultura contra el Ministerio de Medio Ambiente por el retraso en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del embalse de Biscarrués, provocaron ayer un rifirrafe en el seno del Gobierno de Aragón, hasta el punto de que Gonzalo Arguilé fue desautorizado por la consejera de Presidencia, Eva Almunia. Esta se ha convertido en la interlocutora de la ministra, Rosa Aguilar, y no quiere que las manifestaciones de su compañero de gabinete enturbien las negociaciones para conseguir el desbloqueo de la obra, que ya ha motivado un anuncio de movilizaciones por parte de Riegos del Alto Aragón.

Arguilé, que la semana pasada achacó la demora a la intervención de "radicales ecologistas" del ministerio, echó ayer más leña al fuego al decir que si no se construye la presa, las inversiones en modernización de regadíos, más de 300 millones de euros, serán un despilfarro. «Nos llamarían de todo por haber despilfarrado más de 300 millones en una transformación en regadío sin tener agua suficiente», declaró, para añadir respecto a las movilizaciones anunciadas que «si esto no tira para adelante me temo que van a tomar una decisión que no gustará a mucha gente pero que yo la veré absolutamente por su sitio».

Por contra, la consejera de Presidencia manifestó que «no ha habido despilfarro» y que «todas las inversiones que se han hecho en regadíos han sido las necesarias para hacer un uso eficiente del agua». Fuentes del departamento que dirige Eva Almunia señalaron que es ella la que «marca el ritmo en esto» porque lleva directamente las relaciones con la ministra.

Eva Almunia ya intercedió la semana pasada para que Rosa Aguilar se pronunciara a favor del embalse prometiendo una «pronta» solución. Ayer volvieron a hablar. La consejera de Presidencia le anunció la remisión de un informe sobre la compatibilidad ambiental del proyecto de Biscarrués con la Red Natura 2000 y un acuerdo del Consejo de Gobierno que considera la obra «fundamental para el desarrollo socioeconómico del territorio» y que insta al Ministerio a emitir una declaración de impacto ambiental «de forma inmediata».

Movilizaciones antes del 22-M

El bloqueo de este trámite llevó ayer a la asamblea de Riegos del Alto Aragón a anunciar movilizaciones. Los regantes convocarán dos manifestaciones en Zaragoza, una en abril y otra antes de las elecciones, si en 15 o 20 días el Ministerio no emite su dictamen. Precisamente, la protesta en la calle en fechas preelectorales es lo que intenta evitar la DGA.

La asamblea facultó al presidente, César Trillo, a que una vez transcurrido ese plazo inicie contactos con ayuntamientos, organizaciones agrarias y partidos para pedir su apoyo y preparar las movilizaciones. «Todo lo que hay que decir y hacer en el Ministerio, está dicho y está hecho», señaló Trillo, quien justificó el plazo de dos semanas por la promesa de la ministra Rosa Aguilar de una «pronta» solución.

La primera manifestación se celebrará «antes de San Jorge» y si llegado el caso la tramitación no avanza, se planteará una nueva movilización para antes de las elecciones, «en la fecha más cercana que nos permita la ley». No fue necesario votar, ya que la asamblea, en la que están representadas 49 comunidades de base, apoyó por aclamación las acciones de protesta.

Etiquetas