Despliega el menú
Aragón

EDITORIAL

Retener el talento

En un mundo globalizado, es lógico que más de la mitad de los jóvenes investigadores tengan interés en trabajar en el extranjero. El problema es si deciden no volver. Y también que la causa que les mueve a dejar el lugar en el que se han formado es la creencia de que fuera tendrán mejores condiciones laborales y prosperarán más en sus carreras. En el caso de Aragón, los científicos de alto nivel son tajantes: hay que facilitar las condiciones para que puedan volver y retener, así, el talento.

LA LLAMADA "fuga de cerebros" fue, durante años, uno de los grandes problemas de España y un lastre para su progreso. Desde hace años, nuestro país ha acortado las distancias que le separaban, en investigación, de los países europeos más adelantados. Pero todavía hay sustanciales diferencias. Y ello hace que los jóvenes investigadores españoles, nada menos que seis de cada diez, elijan irse al extranjero en lugar de quedarse en sus comunidades de origen o en el lugar donde se formaron. Los salarios, la estabilidad del trabajo, el reconocimiento social, la financiación y la carrera profesional son los motivos que les mueven. Y este conjunto de razones debiera, sin duda, hacer reflexionar a los responsables de la política científica, tanto en el Gobierno de la nación como en los de las comunidades, puesto que los datos provienen de un estudio nacional extrapolable a todas las autonomías, incluida Aragón. Destacados científicos aragoneses alertan de que lo fundamental es que existan condiciones para que esos jóvenes talentos puedan volver. Los afectados lo tienen claro: faltan apoyos e incentivos. Y ese es un error, un enorme error, que habría de corregirse.

Etiquetas