Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

FORO HERALDO: POR UNA AP-2 SIN PEAJE ¡YA!

"Reducir el peaje a la mitad no costaría nada si se logra que la autopista tenga el doble de tráfico"

La DGA insiste en que quien debe solucionar el problema de la N-II es Fomento, pero también asegura que puede ponerse un peaje blando en la AP-2 sin que al Ministerio le cueste dinero. Los usuarios piden que la solución que se alcance ofrezca todas las garantías

En plena polémica sobre la negativa de Fomento a eliminar o bajar el peaje de la autopista AP-2, HERALDO reunió a los protagonistas del problema para debatir sobre cuál debe ser la solución que reduzca la siniestralidad del tramo Alfajarín-Fraga de la N-II. El consejero de Obras Públicas de la DGA, Alfonso Vicente; los alcaldes de Alfajarín y Nuez de Ebro, Santos Miguel y José Luis Almorín; el presidente de Tradime, Jesús Arbiol; y un representante de Stop Accidentes, José Antonio Chanca, coincidieron en que detener la sangría de muertes debe ser responsabilidad del Gobierno central. Lamentablemente, el Ministerio no envió a nadie para dar la cara en este foro.

Con solo 91 kilómetros, el tramo Alfajarín-Fraga de la N-II acumula el 10% de las muertes en accidente de tráfico que se producen en Aragón. Es una vía sin desdoblar por la que diariamente pasan unos 8.000 camiones y 2.000 vehículos ligeros, mientras que por la autopista contigua, la AP-2, circulan solo 2.200 camiones y unos 14.000 turismos. ¿Qué supone para los colectivos o los órganos a los que representan tener una carretera así en esas condiciones?

Alfonso Vicente. Para el Gobierno de Aragón esa carretera es un foco de siniestralidad que la comunidad no puede soportar, sobre todo teniendo en cuenta que el desdoblamiento va a tardar en llegar ocho años. Por eso debemos tomar medidas antes poniéndonos de acuerdo todas las partes. La DGA está dispuesta a participar en la solución, pero quien debe abanderar esta causa es el Ministerio de Fomento, porque el 95% del tráfico de esa carretera es nacional e internacional.

José Luis Almorín. Yo estoy aquí en representación de Nuez, uno de los municipios de la N-II cuyos vecinos tienen que desplazarse fuera para trabajar. Eso significa que circulan a diario por el tramo sin desdoblar, y cuanto más tiempo se pasa en esa carretera, más posibilidades se tiene de sufrir un accidente.

Santos Miguel. En el caso de Alfajarín, además de los accidentes, tenemos el problema de que la N-II pasa por el centro del pueblo. Cada vez hay más tráfico y hay problemas de atascos, de ruido, de mantenimiento de la carretera...

José Antonio Chanca. Como representante de la asociación Stop Accidentes, creo que no hace falta decir lo que implica tener en esas condiciones una carretera que solo desde el año 2006 se ha cobrado 38 muertos y 35 heridos graves.

Jesús Arbiol. Para el sector del transporte es vergonzoso que, en pleno siglo XXI, aún tengamos carreteras del siglo XIX. Estamos hablando de la única de las seis nacionales radiales que salen de Madrid que sigue sin desdoblar, con el agravante de que la N-II es la segunda carretera más transitada de España después de la que discurre por todo el Levante. Nosotros lo tenemos claro: la N-II es una condena a muerte. Ya sé que alguno dirá que estoy haciendo demagogia, pero yo también estoy cansado de la demagogia del Gobierno central. Quien debe resolverlo es Fomento, porque el problema no es de Nuez, de Alfajarín, de Aragón o de los transportistas: el problema es de toda España y de Europa.

Creo que el diagnóstico de la situación está muy claro. Hablemos ahora de las soluciones. Me gustaría que el consejero de Obras Públicas explicase qué propuestas se están poniendo sobre la mesa del Ministerio.

A. V. Está claro que nuestro objetivo debe ser sacar camiones de la N-II y meterlos en la autopista, porque la AP-2 puede absorber más tráfico y lo que está provocando los accidentes es el tráfico pesado. Dicho esto, lo que yo estoy intentando conseguir es una solución con la que la concesionaria de la autopista, Abertis, no pierda dinero. Para eso hay que lograr que mantenga su recaudación actual, y eso sería posible con un peaje blando. Si, por ejemplo, reducimos el peaje para camiones de la AP-2 a la mitad y al mismo tiempo conseguimos que haya el doble de camiones que cojan la autopista, Abertis no perderá nada. De hecho, incluso puede ganar dinero si ese aumento del tráfico pesado es mayor todavía. Esto es lo que le estoy trasladando a Fomento, que a lo mejor poner un peaje blando no le cuesta nada. Hay un coste añadido para Abertis que sería el mantenimiento, porque 4.400 camiones desgastan el asfalto mucho más que 2.200, pero ese dinero lo pondríamos las administraciones.

¿Tanto cuesta liberar la autopista? Se ha hablado de que abaratar el peaje a los camiones supondría unos 20 millones de euros anuales.

A. V. Actualmente, Abertis tiene una facturación anual de unos 42 millones de euros. La liberación total de peaje para todo el tráfico de la AP-2 y de la N-II rondaría los 82 millones de euros. Liberar solo a los 2.200 camiones que utilizan ahora la autopista costaría 12 millones, pero tendría el problema de que el mantenimiento se dispararía y, además, habría muchos vehículos que dejarían de cogerla. Creo que el acuerdo debe ir más hacia un peaje blando, de seis o siete euros, para el tráfico pesado. Bajar el peaje a la mitad no cuesta dinero si se consigue que la AP-2 tenga el doble de camiones, pero lo que no puede pasar es que lleguemos a un acuerdo y luego no aumente el tráfico pesado.

J. A. Lo que pasa es que si no pasan suficientes camiones por la autopista dirán que la culpa es de los transportistas, y eso me parece peligroso.

J. A. C. A mí esa solución también me parece peligrosa. El precio de una sola vida es incalculable, pero se puede hacer un análisis objetivo de lo que cuestan los accidentes de tráfico. Los 38 muertos y 35 heridos graves que habido en la N-II desde 2006 le han supuesto a la sociedad un gasto de 50 millones de euros, así que el coste de liberar la autopista, los 20 millones de los que se habla, es mucho menor a la larga.

A. V. Si no pasan suficientes camiones yo no le echaría la culpa a nadie, pero el problema es que, si no hay más tráfico pesado, esta solución no valdría de nada. Abertis y Fomento están por trabajar en esta línea.

J. A. Es una medida arriesgada. En Navarra, en la AP-15, hay un peaje blando y es mucho más barato que esos seis o siete euros.

A. V. Creo que en todo el trayecto Madrid-Barcelona esa cantidad no supondría mucho, pero no quiero entrar en eso porque es verdad que habrá transportistas para los que siete euros es el dinero para la comida.

¿Qué otras fórmulas pueden adoptarse para detener esta sangría de accidentes hasta que llegue el desdoblamiento?

J. A. A mí me gustaría lanzar otra idea teniendo en cuenta que la concesión de la autopista acaba en el 2021, dentro de 13 años. ¿Cuánto le va a costar a Fomento desdoblar la N-II? ¿Y si ese dinero se usa para comprar lo que queda de concesión y para hacer un carril más en la AP-2? Entonces ya no haría falta la autovía, es de puro sentido común.

A. V. Sigue por ahí que vas bien. Yo pensaba sacar esto cuando habláramos del desdoblamiento, pero te has adelantado. Construir la autovía va a llevar ocho años, y durante ese tiempo va a seguir habiendo accidentes. Nos va a costar entre 400 y 500 millones de euros, por no hablar de los disgustos con los vecinos de los municipios afectados por el trazado, y encima a partir de 2021 tendremos dos vías rápidas para ir de Alfajarín a Fraga. ¿Para qué queremos el desdoblamiento? Vamos a utilizar todo ese dinero en comprar la concesión de la autopista a Abertis y en ponerle un carril más para que pueda absorber sin problemas todo el tráfico.

J. L. A. Los cuatro municipios situados al comienzo del desdoblamiento (Alfajarín, Nuez, Villafranca y Osera) ya pedimos desde un principio que se liberara la autopista en vez de hacer la autovía, por lo menos en el tramo hasta Pina. Nos dijeron que no, pero en las alegaciones al estudio informativo volvimos a ponerlo.

A. V. Entonces, los municipios también estarían de acuerdo.

S. M. Yo pienso que gastar bien el dinero sería desdoblar la N-II y dejar la autopista como está. Me parece muy bien que hasta entonces se haga algo, pero si no hay desdoblamiento en Alfajarín vamos a tener cada vez más tráfico en el casco urbano.

A. V. Pero, alcalde, si el tráfico viene encauzado por la autopista desde Pina o desde Fraga no tendréis ese problema. La autopista hará de variante de Alfajarín.

J. A. Si hay tres carriles por sentido en la AP-2, Alfajarín no tendrá problemas, y la entrada de Malpica tampoco. Si tenemos una vía gratuita capaz de absorber todos los tráficos no habrá más problemas. ¿Qué sentido tiene que en el 2021 haya una autopista, una autovía y la carretera actual? En la entrada a Madrid por la N-II, cuando se quedó pequeña, hicieron un tercer carril, y luego un cuarto, y luego un quinto... pero no una autovía nueva.

J. A. C. Yo insisto en que la diferencia entre liberar totalmente la autopista o hacer un peaje blando es poca si se compara con lo que cuestan los accidentes de tráfico. Con una visión global, es más barato quitar el peaje que seguir así.

J. A. No nos engañemos. Esto no es un problema de dinero, sino de voluntad política del Ministerio de Fomento.

J. L. A. Es verdad. Cuando han comentado lo de los cinco carriles de la N-II a la entrada de Madrid estaba pensando que el problema es el de siempre: que solo somos 1.200.000 aragoneses. En Cataluña o en otras comunidades esto ya se habría resuelto.

S. M. Lo que tenemos que hacerle ver al Gobierno central es que el problema no es de los aragoneses, sino de todos los que pasan por la N-II.

A. V. Yo quiero pensar que voluntad política sí tienen. No paro de hablar con Fomento y con Abertis y creo que se está avanzando.

J. A. La voluntad se demuestra con gestos, y teniendo en cuenta que la N-II es la única carretera radial sin desdoblar, creo que el Ministerio podía tener uno ahora.

Además de las gestiones que haga el Gobierno de Aragón, ¿se está planteando alguna medida para presionar a Fomento?

J. L. A. Cuando tienes un cargo público, lo que menos te gusta es tener que utilizar medidas de presión. Pero como alcalde tengo que ser portavoz de mis vecinos, y sí es verdad que se plantea hacer algún tipo de reivindicación. No voy a decir cuál, pero se está estudiando, y creo que en otros municipios afectados también piensan lo mismo.

J. A. Si hace falta una marcha de transportistas a Madrid se hará, podemos hacer todo tipo de paros. Desde luego estamos dispuestos, porque es una necesidad urgente y porque el próximo en morir en esa carretera podemos ser cualquiera de nosotros.

A. V. Os puedo asegurar que eso no será necesario. Vamos a llegar a una solución por la vía del acuerdo entre todas las partes.

S. M. Yo no soy partidario de hacer protestas, al menos mientras se vea que el Gobierno de Aragón sigue en la brecha trabajando y presionando a Fomento.

J. A. El trasvase se paró por las manifestaciones, y no costó ninguna vida. A ver si la N-II se va a sumar al Pilar y al Ebro en la lista de las manifestaciones de cientos de miles de aragoneses.

J. A. C. Creo que, de momento, este Gobierno no se merece movilizaciones. Es el que más ha hecho por la seguridad vial. Ha reducido las cifras de siniestralidad en la carretera y aún las va a bajar más.

No quería dejar pasar la oportunidad de preguntar por la otra gran reivindicación de Aragón en materia de carreteras: el desdoblamiento de la N-232 entre Mallén y Figueruelas.

J. A. Para mí lo que ocurre con esa carretera es un calco de lo que hemos dicho sobre la N-II.

A. V. Yo creo que son dos casos distintos. El de la N-232 es un tramo de solo 30 kilómetros en el que los estudios para el desdoblamiento están mucho más avanzados. Y lo de liberar el peaje de la AP-68 no lo contemplamos.

J. A. Yo mantengo lo dicho con la N-II: la voluntad política se demuestra con gestos, y otro gran gesto de Fomento sería liberar la AP-68.

Etiquetas