Despliega el menú
Aragón

JOSÉ HUERVA

"Lo que hace Cataluña no es de caridad cristiana"

El párraco de Monzón se muestra muy crítico con la situación creada y advierte del "malestar" surgido tanto dentro como fuera de la Iglesia.

José Huerva, párroco de Monzón y ecónomo de la diócesis de Barbastro-Monzón, se distingue por su sinceridad y contundencia a la hora de hablar sobre el conflicto de los bienes sacros retenidos en Lérida. Huerva conoce este litigio perfectamente y lo ha seguido muy de cerca desde que fue nombrado párroco de la iglesia catedral de Santa María del Romeral en 1995. No en vano, es uno de los afectados, ya que entre las 112 obras reclamadas hay dos que proceden de esta parroquia, una predela que se colocaba sobre el altar de la seo y el retablo de San Antonio Abad, que se encuentra expuesto en el Museo de Lérida.

Respecto a los procesos judiciales en curso, se muestra convencido de que "si el litigio fuera con Soria o con Burgos ya estaría solucionado, pero aquí nos encontramos con que la Iglesia catalana está muy influida por el nacionalismo y han agitado a las masas. Todo lo que reivindicamos nosotros parece un ataque contra Cataluña".

El párroco de Monzón tiene claro que este enfrentamiento entre las dos diócesis tiene como perdedora a la Iglesia. "Del juicio de Lérida -celebrado en mayo por la propiedad de las obras y pendiente de sentencia- vinimos con una pena muy grande en el corazón porque parece que no seamos Iglesia. Esto ha creado divisiones y la gente no entiende todas estas comedias. Si no se hace justicia entre nosotros, ¿de quién se puede esperar la justicia?", se pregunta. "Hay documentación de que las piezas son nuestras y la cosa está más clara que el agua. Yo comprendo que ellos -Lérida- les tengan cariño pero una vez que la devuelvan podemos hablar de lo que haga falta. Pero es muy lamentable esta situación, porque va contra el Evangelio que predicamos. Esto no es del agrado de nadie".

"Es una cosa tan evidente -sostiene-, y se han quedado con una cantidad de patrimonio enorme que no estaba documentado y que pertenecía a esta zona del Pirineo. Al menos lo que está documentado, que es bien poca cosa, es de justicia que lo devuelvan, por decoro. Si fueran mínimamente generosos, pero es muy difícil pedir generosidad y justicia al nacionalismo, siempre están reivindicando". Y recuerda que "el Museo Diocesano de Lérida lo constituyeron deprisa y corriendo en 1995 porque veían que esto se les escapaba. Son muchas cosas que no son de caridad cristiana y a mí me duele".

Además el párroco advierte de que esta situación está creando un clima de malestar entre dos comunidades "que han sido hermanas y que han pertenecido a la misma diócesis". "Hasta las relaciones entre los curas se van enfriando", reconoce. "Nosotros siempre nos hemos portado de una manera seria y honrada sin sacar las cosas de contexto. Pero en Cataluña se ha soliviantado a la gente, se les ha jugado una mala pasada diciéndoles que nos queremos llevar una cosa suya. Es una jugada sucia", afirma.

Pero Huerva confía en que se hará justicia con Aragón. "El proceso será largo, pero al final la verdad y la razón siempre se imponen", asegura.

Etiquetas