Despliega el menú
Aragón

CONSECUENCIA DE LAS ÚLTIMAS LLUVIAS

Protección Civil avisa a los pueblos ribereños para que se preparen para la crecida del Ebro

Aunque no se prevén afecciones en la zona Protección Civil ha trasladado esta información a las agrupaciones de voluntarios y a las brigadas de Bomberos de la zona por si hiciera falta intervenir.

La dirección general de Protección Civil ha avisado a las brigadas de los pueblos ribereños ante la crecida del Ebro, que entrará mañana en la provincia de Zaragoza, aunque ha indicado que no se prevé que se produzcan afecciones.

El río Ebro registra la primera crecida del año y podría alcanzar los 1.800 metros cúbicos por segundo en la ciudad de Zaragoza el próximo domingo, según ha informado la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), que considera esta avenida como ordinaria.

La punta de la crecida, tras alcanzarse este viernes un máximo de 781 metros cúbicos por segundo en Miranda de Ebro, esta previsto que llegue a última hora de esta tarde a Logroño, con un caudal de 1.200 metros cúbicos por segundo, que subirán a entre 2.000 y 2.300 metros cúbicos en Castejón de Ebro (Navarra), con las aportaciones de los ríos Aragón y Arga.

El organismo de cuenca estima que, si no se modifican esos valores, en la ciudad de Zaragoza se podría alcanzar en torno a los 1.800 metros cúbicos por segundo el próximo domingo, día 17.

La CHE ha informado de que en la cabecera del río ya se han estabilizado, con tendencia descendente, los caudales de los afluentes de la margen izquierda, en Navarra.

Esta avenida es consecuencia de las lluvias generalizadas y la fusión parcial de la nieve que se ha producido durante los últimos días en los afluentes de las provincias de Burgos, Álava, La Rioja y Navarra, que han llegado a alcanzar en los Pirineos occidentales hasta los 70 litros por metro cuadrado.

Esta pluviometría provocó ayer crecidas ordinarias de caudal en los afluentes de la margen derecha del Ebro: Rudrón, Oca, Oroncillo (Burgos); Tirón, Najerilla, Iregua, Leza y Arnedillo (La Rioja); y en la margen izquierda, en el Nela, Jerea (Burgos); Omecillo, Bayas, Zadorra (Álava); Ega, Arga, Irati (Navarra); y Aragón y Gállego (en la Comunidad aragonesa).

Los embalses de la cuenca han permitido una reducción de los caudales máximos, ya que todos han permanecido cerrados durante el episodio, sin vertidos extraordinarios, para laminar la crecida de caudales.

En concreto, se ha mantenido esta situación en los embalses de Eugui (Navarra), en el río Arga, en el sistema Ullivarri-Urrunaga, en el Zadorra (Álava) y en el de Itoiz, en la cuenca del Irati (Navarra), además del embalse del Ebro, en Cantabria.

Por su parte, se están realizando desembalses controlados en el embalse de Yesa (cuenca del río Aragón), actualmente unos 200 metros cúbicos por segundo, y en el de Mequinenza, en el eje del Ebro, donde se desembalsara hoy de forma controlada hasta 1.400 metros cúbicos por segundo para poder albergar la punta de la crecida, ha informado en un comunicado la CHE.

Etiquetas