Despliega el menú
Aragón

AGUA

Primeros retrasos en los nuevos plazos de Narbona para las obras hidráulicas

El modificado de Yesa no está acabado y no se han licitado los proyectos de las balsas del Matarraña. El anteproyecto de Biscarrués también se está demorando.

El cronograma que la ministra de Medio Ambiente presentó a finales de 2007 para acabar de ejecutar las principales obras hidráulicas pendientes en Aragón está sufriendo sus primeros retrasos. Según los plazos asumidos por Cristina Narbona en la última comisión de seguimiento del Pacto del Agua, entre diciembre y enero el Gobierno central debería haber acabado de elaborar el modificado de proyecto de Yesa y tendría que haber sacado a concurso la redacción de los anteproyectos para las balsas del Matarraña.

Además, también se está demorando el anteproyecto del embalse de Biscarrués de 35 hectómetros cúbicos (hm3). Para este último paso el Ministerio no puso fechas, pero la CHE sí había anunciado que estaría terminado primero para junio y luego para después del verano pasado.

Fuentes del organismo de cuenca explicaron que tanto el modificado de Yesa como el anteproyecto de Biscarrués se encuentran "muy avanzados". De hecho, destacaron que en el primer caso la Dirección General del Agua ya ha enviado una memoria resumen a los interesados para que se pronuncien de cara a la evaluación de impacto ambiental y está "a punto" de hacer lo mismo con el embalse del Gállego.

Recrecimiento de Yesa. En julio del año pasado, cuando anunció que era necesario volver a redactar el modificado para adaptar el proyecto original de Yesa a la cota media, el Ministerio dijo que ese nuevo documento estaría listo para finales de 2007. En diciembre, la ministra Narbona pospuso ese plazo hasta mediados de enero, pero la CHE reconoce que aún no está acabado. No obstante, la Confederación insiste en que lo importante ahora es que el proyecto pueda salir a información pública en abril.

Las balsas del Matarraña. El acuerdo para la regulación del Matarraña ha sido elogiado como un ejemplo de cómo deben resolverse los conflictos del agua. Además, es el que menos dinero necesita. Sin embargo, 16 meses después no ha registrado ni un solo avance. Narbona anunció que los proyectos para la balsas se licitarían en enero, pero no ha sido así.

Biscarrués. El Ministerio de Medio Ambiente esgrimió un informe de la Abogacía del Estado para justificar la necesidad de redactar un nuevo proyecto para el Biscarrués de 35 hm3 en lugar de aprovechar el que había para el embalse de 192 hm3. La Confederación asumió los trabajos y dijo que estarían acabados en junio del año pasado. Posteriormente retrasó ese plazo hasta después del verano, pero este periódico ya adelantó que al menos se llegaría a comienzos de 2008. De momento, la CHE no ha puesto nuevos plazos.

Las balsas laterales del Gállego. El Gobierno de Aragón asumió la redacción de los anteproyectos de dos de las cuatro balsas previstas, las de Valdecabrera y Agua Baja. A pesar de que esta última ha sido descartada por problemas geológicos y hay que buscar otra ubicación, el Departamento de Medio Ambiente asegura que en julio de 2009 la CHE dispondrá ya de ambos documentos para poder sacar a concurso el proyecto y las obras.

En cuanto a las otras dos balsas -en realidad todo son embalses internos-, la CHE está elaborando el anteproyecto de la de Almudévar y el anteproyecto y el estudio de viabilidad de la de Alcanadre. En ambos casos el Ministerio pretende sacarlas a información pública en junio de 2009 y licitar el proyecto y las obras en junio de 2010.

San Salvador. El embalse impulsado como alternativa a Santaliestra está en fase de evaluación ambiental. Narbona se comprome- tió a aprobar la declaración de impacto a lo largo de este mes de febrero.

Mularroya. La ministra anunció que las obras empezarían también este mes de febrero. La CHE confirmó recientemente ese plazo.

Etiquetas