Despliega el menú
Aragón

FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Primera prueba de fuego para la coalición PSOE-PAR por la financiación

La coalición PSOE-PAR del Gobierno de Aragón evidenciará mañana la delicada situación que atraviesa y que se ha puesto de manifiesto -más si cabe- con el modelo de financiación autonómica que los aragonesistas han rechazado de lleno públicamente. Será la primera prueba de fuego, pero no la definitiva. El propio vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, aseguró que todavía quedan algunos escalones por subir. Entre ellos, el presupuesto de la Comunidad Autónoma.

Hay que tener en cuenta que el modelo de financiación será la base de las cuentas del próximo año. Solo con el fondo adicional, Aragón va a recibir 160 millones de euros este año. Y los presupuestos van a comenzar a negociarse en los próximos días, por lo que habrá que ver qué postura adopta el PAR y el PSOE y si las declaraciones de Biel le pasan factura. Otra de las pruebas de fuego llegará con los Presupuestos Generales del Estado, en los que la Comunidad se juega mucho y con los que los aragonesistas siempre mantienen una actitud muy crítica.

Pero habrá más citas importantes para el Gobierno de Aragón. El debate del estado de la Comunidad, previsto para el mes de septiembre, permitirá conocer exactamente la estrategia futura de cada partido para el año y medio de legislatura que resta y que se augura con sobresaltos. Para empezar, tanto el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, como Biel han anunciado cambios en septiembre. Está por ver de qué calado y cómo quedan equilibrados los pesos de la coalición.

También están pendientes las comisiones bilaterales con el Estado en las que el PAR ha puesto muchas esperanzas. No en vano, exigió compensaciones al sistema de financiación para la Comunidad aragonesa y estos encuentros podrían servir para satisfacer las reclamaciones aragonesistas. Si todas estas citas no resultaran del agrado del PAR, el vicepresidente, José Ángel Biel, ya ha anunciado que romperá el gobierno con los socialistas. No obstante, son muchas las voces que creen que finalmente el vicepresidente no se atreverá a salir del Ejecutivo y agotará los cuatro años.

En este contexto y pese a las discrepancias públicas de Biel, los socialistas se han mostrado diplomáticos y comprensivos con sus socios. Pero quizá llegue un momento en el que el vaso se desborde y las declaraciones del líder del PAR tengan consecuencias en el Ejecutivo autonómico.

Mientras, continuará la gestión diaria y la tramitación rutinaria. Y en este apartado, la ley de lenguas propuesta por el PSOE, en solitario, también servirá para conocer hasta qué punto los aragonesistas están dispuestos a hacer concesiones con su socio. Pero antes tendrá que resolver la división interna causada por esta norma.

Etiquetas