Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

EDUCACIÓN

Padres y profesores critican el copago de la natación en Huesca en horario lectivo

Fapar insiste en que la educación pública debe ser "gratuita"La DGA alega que es competencia del consejo escolar del centro

El colegio El Parque, uno de los que ha suspendido la actividad, a la hora de la salida de las clases.
Padres y profesores critican el copago de la natación en Huesca en horario lectivo
R. GOBANTES

Ni los progenitores, ni la Federación de Asociaciones de Padres, ni los sindicatos docentes ni los grupos políticos de la oposición. La decisión del Ayuntamiento de Huesca de establecer una cuota de cuatro euros al trimestre para cada alumno que utilice las piscinas municipales en la asignatura de Educación Física, dentro del horario lectivo, no gusta a nadie. El equipo de gobierno, que ayer no quiso hacer más declaraciones, se ha quedado solo a la hora de defender que el recorte presupuestario que sufre el Patronato Municipal de Deportes ha obligado a establecer este copago, una "pequeña cuota" en la que se incluye uso de la instalación, monitor y transporte.

 

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Huesca (Fapar) tacha de "poco oportuna" la tasa que el Ayuntamiento exige por cada niño que, en clase de Educación Física y dentro del horario lectivo, acuda a las piscinas municipales.

 

Fapar insiste en una nota en que la educación gratuita debe caracterizar a la escuela pública y que "no se pueden plantear cobros de ningún tipo por actividades incluidas en el programa que es de obligado cumplimiento para todos los alumnos". La Federación, en dicha nota, subraya que la natación tal vez no sea obligatoria en el currículo aragonés, pero que se trata de una actividad que los centros de Huesca de Primaria, educación "obligatoria y gratuita", realizan de forma habitual. El colegio público El Parque, por ejemplo, lleva 18 años acudiendo a la piscina en clase de Educación Física. Sin embargo este centro ya ha decidido que no acudirá a la piscina este invierno, como tampoco lo hará el Pedro J. Rubio.

 

También las asociaciones de padres, de manera individual, muestran la misma opinión. Paco Giménez, presidente de la Asociación de Padres del colegio El Parque -uno de los dos que han optado por suspender la actividad-, recalcó que ellos apoyan la postura del consejo escolar. "Es una cantidad ridícula, pero si es obligatoria y entra en el programa de la asignatura, debe ser gratuita". Además, hizo hincapié en que si un padre no paga: "¿Cómo van a evaluar a su hijo?".

 

Mientras que Adela Laliena, del colegio Pío XII, en el que se está realizando una encuesta para conocer la opinión de los padres, incidió en que no es normal que el Ayuntamiento cobre por utilizar una instalación municipal para una actividad curricular. "También el colegio es de titularidad municipal ¿nos van a cobrar por entrar en el laboratorio o en la biblioteca?".

Por su parte, Mercedes Navarro, presidenta de la asociación de padres del colegio Sancho Ramírez -cuya dirección ha decidido que se hará la actividad aunque todavía no ha informado a los padres del pago de cuatro euros- resaltó que ellos están "en contra, independientemente de que sea el ayuntamiento o Educación quien se tenga que hacer cargo de ese coste". Navarro destacó que la educación en los colegios públicos debe ser "gratuita" y que esta cuota puede "discriminar a unos menores de otros".

"Es una vergüenza"

Los sindicatos de enseñanza también arremeten contra el consistorio oscense por el copago de una actividad deportiva que se realiza en horario escolar. "Es una vergüenza que una institución pública comercialice un servicio", reprochó Toño Azanza, miembro de secretariado del sindicato Huste. Y quiso dar un paso más allá haciendo una recomendación a los centros antes de tomar una decisión: "No debemos perder el rumbo de lo que es una escuela pública igualitaria y compensatoria".

 

Luis Cavero, de la sección de Educación de UGT, matizó que "siempre que se establece un copago se establecen diferencias y discriminaciones". También comentó que el Ayuntamiento debería tener en cuenta que esta tasa, aunque mínima, afecta "al grueso de la población" y en una actividad en la que "somos pioneros". No dudó, además, en abogar por que se mantenga la natación, aunque "de forma gratuita".

Por su parte, la Consejería de Educación aragonesa insistió en que son los propios centros escolares los que completan el proyecto curricular y deciden qué actividades incluyen, como en este caso hacían con la natación. "No vamos a entrar en su autonomía", relataron y añadieron que es el consejo escolar quien debe negociar con el ayuntamiento la organización de estas actividades.

Etiquetas