Despliega el menú
Aragón

ELECCIONES

Paco Martín: «PSOE y PAR le pusieron una alfombra roja al PP para gobernar»

Paco Martín, candidato de CHA al ayuntamiento de Teruel, dice que socialistas y aragonesistas fueron responsables de la espantada de Miguel Ferrer y de sus consecuencias.

¿Le preocupa la tendencia descendiente del voto para CHA que auguran las encuestas?

No es agradable, pero creo que no refleja el sentir del electorado. CHA ha sido responsable en la oposición, con propuestas constructivas, y también al asumir responsabilidades de gestión tras la dimisión de Miguel Ferrer como alcalde. CHA ha actuado sin miras partidistas y en interés de la ciudad.

¿Qué consecuencias saca CHA de la crisis institucional provocada por la dimisión del ex aragonesista Ferrer como alcalde y su sustitución por el popular Blasco?

El futuro no solo se construye prometiendo cosas cada 4 años. No partimos de cero. El electorado debe premiar o castigar en función de lo hecho en los últimos cuatro años. PSOE y PAR fueron responsables de la crisis provocada por Miguel Ferrer. El PAR trasladó sus problemas internos a la ciudad y el PSOE le dio la alcaldía a Ferrer y luego no intentó mantener el equipo de gobierno porque la posible alcaldesa socialista -la cabeza de lista en 2007, Lucía Gómez- estaba amortizada como candidata. PSOE y PAR, que dieron prioridad a sus intereses partidistas, le pusieron una alfombra roja al PP para gobernar la ciudad y se encargaron de hacerle la precampaña.

¿Teme a la tentación del electorado de izquierdas al voto útil?

El PSOE apela al voto útil, pero no le duelen prendas al pactar con el PAR, que es la derecha, y darle la alcaldía por un cambio de cromos. Luego, en campaña, cuando sube las expectativas del PP, en parte por la actuación socialista durante la crisis provocada por Ferrer, saca el coco de la derecha a pasear. Votar a CHA no es tirar el voto como dice el PSOE. Votar CHA también es progreso.

Con estos antecedentes, ¿cabe la posibilidad de que CHA forme un tripartito en el Ayuntamiento en torno al PSOE?

Según las encuestas, esa opción no es factible. Pero si fuera posible, no apoyaremos un alcalde del PP ni del PAR. Respaldaremos a quien cumpla nuestro programa.

¿Como afrontaría CHA la pesada deuda municipal?

La deuda viene de lejos. Está enmarcada en la crisis general, en el plan Urban -que hubo que financiar en un 50% desde el Ayuntamiento-, en la gestión de competencias sin la adecuada transferencia presupuestaria y en una financiación local miserable. Por sí solo el Ayuntamiento no puede remontar. Necesita apoyo del gobierno central y del autonómico. No puede ser sumiso ante ellos.

¿Qué proyectos plantea para los próximos cuatro años en esta situación de estrecheces económicas?

Hay que actuar en pequeños detalles que hacen más agradable la ciudad y optimizar recursos en instalaciones deportivas, incluidas las de colegios públicos y privados. Queremos recuperar la vega como parque fluvial. Priorizamos los servicios públicos y, dentro de ellos, los sociales, que no deben sufrir recortes sino todo lo contrario. Proponemos un centro de artes escénicas y audiovisuales que potencie la gran cantera que tenemos en ese campo. Hay que dar protagonismo y espacios a los grupos locales para desarrollar su trabajo y formarse. Para la gestión de este proyecto, la fórmula adecuada es la de la Escuela de Música. El Ayuntamiento crea el espacio y cede la gestión a quien presente un buen proyecto.

¿Renuncia a grandes proyectos?

Hay infraestructuras necesarias pero que no puede asumir el Ayuntamiento, como adecuar el asilo de San Julián o un auditorio en Cofiero, que podría autofinanciar su mantenimiento con la gestión de un aparcamiento subterráneo en el mismo emplazamiento.

¿Sirve el Plan General aprobado inicialmente después de diez años de tramitación?

Hay que rehacerlo en gran parte en base a la multitud de alegaciones que ha recibido. El avance del Plan General era positivo, aunque con matices, pero el equipo de gobierno PAR-PSOE decidió en un momento dado empezar a correr innecesariamente y, al final, lo que se aprueba no es de recibo.

Etiquetas