Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

...y otros tres en la tramitación del embalse de Biscarrués

El pantano de 35 hm3 que completará la regulación del río Gállego también está bloqueado desde mayo del año pasadoAunque no hubiese más contratiempos, la nueva presa estaría operativa hacia el 2015.

Los retrasos que el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino acumula en el embalse de Biscarrués no son tan sangrantes como los del recrecimiento de Yesa... pero casi. El proyecto del pantano que completará la regulación del río Gállego debería haber estado aprobado hace casi tres años, pero desde su salida a información pública en mayo de 2009 tampoco ha avanzado nada y desde hace meses se encuentra a la espera de la declaración de impacto ambiental.

Además, todavía pasarán como mínimo otros cincos años más hasta que este embalse esté completamente operativo, ya que al plazo de ejecución de las obras -36 meses- habrá que sumarle lo que tarde en completarse el programa de puesta en carga y el tiempo que pase desde la aprobación de la declaración de impacto ambiental hasta el comienzo de los trabajos.

En el supuesto de que esa declaración sea positiva, Medio Ambiente tendrá que sacar a concurso, por fin, la redacción del proyecto definitivo -lo que se está tramitando ahora es un anteproyecto muy detallado- y la construcción del embalse. Ese paso también se demorará varios meses, y una vez adjudicadas las obras habrá que esperar a que se apruebe el proyecto definitivo para poder empezar los trabajos.

Por si todo esto fuera poco, el plan de obras de Biscarrués prevé empezar la construcción del pantano en el mes de septiembre, lo que podría retrasarlo aún más si no se llega a tiempo y hay que esperar hasta el año siguiente.

A todos estos condicionantes hay que sumarles, de nuevo, los efectos que el recorte inversor anunciado por el Gobierno central pueda tener en esta actuación. El PSOE aragonés ya ha avisado al Ministerio de que quiere que en los Presupuestos Generales del Estado Biscarrués tenga un gran protagonismo dentro de las inversiones en la Comunidad, pero habrá que ver cuál es la decisión de Medio Ambiente.

Almudévar, el complemento

El fin principal del embalse de Biscarrués de 35 hm3 es incrementar la garantía de suministro de Riegos del Alto Aragón. No obstante, el pantano no será plenamente útil hasta que no se haya construido alguno de los embalses laterales previstos como complemento, actuaciones que también se están tramitando con retraso respecto a los plazos dados por la ex ministra Narbona.

La primera de esas obras de regulación fuera del cauce del Gállego se hará en Almudévar y tendrá unos 175 hm3 que llenarán mediante un bombeo. La CHE está elaborando el proyecto para sacarlo a información pública.

Etiquetas