Despliega el menú
Aragón

Blog - Tinta de Hemeroteca

por Mariano García

EDUCACIÓN

''Nunca se ha visto que un hospital cierre por elecciones, ¿por qué los colegios sí?''

Las familias critican que los centros supriman hoy las clases de la tarde con motivo de los comicios a representantes sindicales.

Cambios de turno en el trabajo, permisos especiales y llamadas a los socorridos abuelos o al vecino de confianza. Miles de familias aragonesas harán hoy encaje de bolillos para conciliar sus horarios laborales con la atención a sus hijos. Los profesores de la red pública eligen a sus representantes sindicales y muchos colegios han suprimido las clases de la tarde para facilitar el derecho al voto. En los institutos, se han quitado las dos últimas horas de la mañana. Los padres afectados denuncian que la medida es "excesiva" y que vulnera, "con la tolerancia" de la DGA, el derecho a asistir a clase.

"Medida semejante nunca antes se había adoptado en un servicio público, y nunca hemos visto cerrar un hospital o centro de salud, dejar de circular el transporte, cortarse el agua de nuestros grifos o apagarse los semáforos desde el centro de control de tráfico por cierre del servicio debido a elecciones sindicales", explica la presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Aragón (Fapar), Ana Abán, quien se pregunta por qué con los colegios no sucede lo mismo. Esta comenta que los docentes pueden votar de 11.00 a 20.00, es decir, en primaria tienen seis horas no lectivas para hacerlo. "Es totalmente innecesaria e improcedente la suspensión de forma generalizada de las clases", critica.

Cambios "precipitados"

La supresión de las clases ha obligado a los padres a buscar alternativas tarde "con premura y precipitación" para recoger y atender a sus hijos. Los centros comenzaron a mandar cartas a las familias la pasada semana para advertirles del cambio horario. "Nos avisaron, pero eso no hace que tengamos menos problemas. Yo he tenido que cambiar el turno con una compañera para poder trabajar por la mañana y quedarme con la cría cuando salga a las 15.00", explicaba ayer Liz Antela, que trabaja como cajera en un hipermercado y que lleva a su hija al colegio Recarte y Ornat de Zaragoza. "He tenido suerte porque estoy de baja por el embarazo y no tengo problema para quedarme con mi hija, pero la medida me parece excesiva. Cuando votamos el resto de personas no dejamos de trabajar. No creo que sea necesario quitar las clases de la tarde", añade Tania Perea, otra madre afectada.

Las normas horarias para las votaciones no solo han soliviantado a los padres. Los propios sindicatos han mostrado su descontento por las condiciones establecidas este año. El Departamento de Educación ha determinado que sean los equipos directivos los que decidan si es necesario o no suprimir las clases de la tarde. Lo deben hacer atendiendo a si el centro puede o no funcionar con normalidad mientras los docentes ejercen su derecho al voto.

Los representantes de los profesores consideran que todos los centros deberían actuar con un mismo criterio marcado por el Gobierno de Aragón. Estas fuentes denunciaron, además, que en algunos colegios se exige a los trabajadores justificantes de voto para darles permiso para acudir a las urnas.

Aplazada la fecha en Teruel

Hoy están llamados a votar todos los profesores de los centros públicos de Zaragoza y Huesca. Los de Teruel no lo harán hasta el día 16. Un problema con las listas -había personas que figuraban en varias candidaturas- y el recurso a las mismas ha hecho que haya que volver a repetir la campaña y, por tanto, aplazar la fecha de elecciones.

Etiquetas