Aragón
Suscríbete por 1€

SANIDAD/ARAGÓN

Noeno niega desavenencias con Bastarós y asegura que decidió dimitir hace un mes

La consejera de Salud, Luisa Noeno, salió al paso ayer de las preguntas sobre la crisis en su Departamento alegando que la dimisión del gerente del Servicio Aragonés de Salud, Juan Carlos Bastarós, responde a motivos personales y negó que entre ambos existieran discrepancias. "Trabajamos juntos desde 2002 y no tengo percepción de ninguna desavenencia", aseguró la consejera.

Esta apuntó que Bastarós le comunicó hace un mes su intención de dejar el puesto porque "había cubierto su etapa". "Decidió que ese era su momento y en ese tiempo hemos buscado un relevo. El proceso se ha hecho con sosiego, tranquilidad y paz", añadió.

El cesado -que ayer todavía ocupaba su despacho de Vía Univérsitas- eludió aclarar las razones de su marcha, aunque en su entorno se mantiene que las tensiones con la política de Noeno han sido el desencadenante. "No por nada en concreto. Es un asunto de querer hacer y que no te dejen", señalaron fuentes próximas a Bastarós.

La salida del gerente del Salud ha sido interpretada por los grupos de la oposición como una muestra de la "inestabilidad" del Departamento, sobre todo, por la coincidencia de la aprobación del cese por parte del Consejo de Gobierno con la presentación en las Cortes de los presupuestos de Salud y Consumo. Ante la Cámara, Noeno no desgranó las razones de la crisis en su gabinete, por lo que el PP anunció que pedirá una comparecencia urgente de la consejera. "Queremos saber por qué su equipo se está deshaciendo", concretó el diputado popular Ricardo Canals.

Mientras llegan las explicaciones, comienzan a hacerse oficiales los relevos. El Consejo de Gobierno de la DGA aprobó ayer que Ana Sesé sea la nueva gerente del Salud. Los sindicatos médicos aseguraron que le otorgarán el periodo de confianza. "Para dar una opinión habrá que esperar. Esperaremos los 100 días de todo cargo público", afirmó Carlos Ruescas, el representante de la Federación Aragonesa de Sindicatos y Asociaciones de Médicos Titulares y de Atención Primaria (Fasamet) en Zaragoza. "Le tenderemos la mano, pero nos hubiéra gustado m ás un perfil más político y dialogante para estos momentos de crisis. Confiamos en que tenga un espíritu conciliador", aseveró José Miguel Salas, secretario del sector de Sanidad de Aragón de UGT.

La consejera evitó hacer más valoraciones sobre los cambios en su Departamento y se limitó a exponer las líneas generales del presupuesto para 2010, unas cuentas con contención del gasto que ascienden a 1.910 millones, lo que supone un incremento del 1,49% respecto al ejercicio anterior. "Son cifras austeras, pero permitirán mantener las inversiones estratégicas y el impulso a la innovación y la investigación", expuso la responsable de Salud y Consumo. Esta añadió que se concluirán obras como las de los hospitales de Barbastro y Nuestra Señora de Gracia.

No ocurrirá así con el de Teruel, que -según denunció Nieves Ibeas (CHA)- "ni siquiera aparece en el presupuesto". La consejera contestó que se cuenta con ese centro, pero que prevén que en 2010 solo dé tiempo a los trámites urbanísticos y a preparar los accesos.

Presupuestos insuficientes

Los grupos de la oposición criticaron, además, la falta de novedades y la falta de fondos suficientes. "Es el presupuesto de las cuatro mentiras: no sirve para salir de la criris, tampoco para mejorar las políticas sociales, no es serio y no cumple con los compromisos de la DGA", afirmó Ricardo Canals (PP). "Es uno de los pocos que no sufre recortes, pero tampoco se mejora en nada", añadió Adolfo Barrena (IU).

Etiquetas