Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SANIDAD/ARAGÓN

Noeno dice que la huelga de limpiadoras en centros del Salud es un conflicto privado

La consejera asegura que mediará en la disputa, pero insiste en que el problema debe "rebotar en el alero que le corresponde".

La consejera de Salud y Consumo, Luisa Noeno, se desmarcó ayer de la huelga indefinida que el sector de limpieza de centros de salud y hospitales dependientes del Servicio Aragonés de Salud (Salud) ha convocado a partir del 9 de junio.

Noeno insistió en que no se trata de un problema que deba solucionar su Consejería. Explicó que la limpieza de los centros del Salud sale a concurso y son unas empresas privadas las que lo ganan y, después, se hacen cargo de estas labores. Por eso, y refiriéndose a la huelga, aludió que "ya habrá tiempo de que el conflicto rebote en el alero que le corresponde".

No obstante, tanto los sindicatos convocantes, UGT y CC. OO., como los afectados han denunciado que el Salud tolera los "incumplimientos" que se están produciendo en cuanto a la limpieza en centros de salud y hospitales. Concretan, además, que han pedido al Salud que rescinda el contrato a estas empresas, pero que su reclamación no ha sido atendida.

Luisa Noeno, no obstante, avaló su posición insistiendo en que se trata de "un conflicto que unos trabajadores tienen con sus empresas privadas y que hay un convenio que es el que regula toda la actividad".

Sea como fuere, son 1.200 las trabajadoras que están llamadas a sumarse a esta huelga que se convocará como indefinida a partir del próximo 9 de junio. Unas 200 de ellas desempeñan su labor en Huesca, 100 en Teruel y, la mayoría, 900, en Zaragoza. Si se suman al paro, y aun cuando se programen servicios mínimos, la situación que se vivirá en los centros sanitarios puede ser muy precaria.

CC. OO. y UGT concretan que esta movilización es fruto de un desgaste generado por la "falta de voluntad negociadora de las patronales del sector de limpieza de los centros sanitarios".

Además, alegan que las empresas están eliminando derechos que estaban ya consolidados para estas trabajadoras (se trata de un sector eminentemente femenino) y que están poniendo "trabas a la ley de conciliación de la vida laboral y familiar".

Por otra parte, añaden que solo han encontrado el deseo de "obstaculizar la negociación del convenio" y que, desde hace tiempo, "no se atiende ninguna de las reivindicaciones sociales" que han podido presentarse.

Se enfrentan además a que, ahora, sus empresas se niegan a pagar el 100% del sueldo (festivos incluidos), a pesar de que, según alegan las afectadas, era un punto ya negociado y prácticamente aprobado.

Labor de mediación

Luisa Noeno no cerró la puerta a que el Salud pueda actuar como mediador en el conflicto para encontrar una solución cuanto antes. "Como se trata de un conflicto laboral con empresas privadas no nos queda más que mediar y esperar", dijo.

No obstante, los afectados no están de acuerdo con el papel que está adoptando el Salud. En concreto, Esteban Lauroba, de UGT, aseguró el miércoles que consideran vital que este servicio tome cartas en el asunto. "Sería vital que obligasen a estas empresas a cumplir el convenio y que no les regalasen nada, como está ocurriendo, pero parece que han doblado la rodilla ante ellas".

De momento, el conflicto calienta motores. Ya se han llevado a cabo reuniones informativas para las personas que desempeñan su labor en el Royo Villanova, el Psiquiátrico, el Clínico Universitario y el Servet.

El próximo lunes, 26 de mayo, los afectados harán una concentración frente a la sede del Servicio Aragonés de Salud para exigirles, en firme, que intervengan activamente.

Etiquetas