Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SEGUIRÁ EN SU PUESTO HASTA QUE LE DIGAN "LO CONTRARIO"

Mur espera que su penitencia se limite a "un par de padres nuestros"

El senador se ha visto obligado a retirar una pregunta debido a que la Comisión Ejecutiva del PAR le pidió que no hablara en nombre del partido.

José María Mur.
Mur espera que la penitencia que le imponga su partido se limite a "un par de padres nuestros"
JOSé MIGUEL MARCO

El senador aragonés José María Mur ha afirmado este martes que seguirá ocupando su escaño en la Cámara Alta a pesar de haber sido suspendido cautelarmente de militancia del Partido Aragonés (PAR) porque, según ha señalado, fue designado por el Parlamento autonómico y no por su formación política.

En declaraciones a los medios de comunicación en los pasillos del Senado, Mur ha explicado que su labor en la Cámara "no tiene nada que ver con las peleas internas" del PAR y ha remarcado que mientras las Cortes de Aragón no le digan "lo contrario", seguirá siendo senador.

Sin embargo, Mur se ha visto obligado a retirar una pregunta que tenía previsto hacer al ministro de Fomento, José Blanco, en la sesión de control al Gobierno en el Pleno de esta semana debido a que la Comisión Ejecutiva del PAR le pidió que no hablara en nombre del partido.

A este respecto, el senador ha subrayado que en el momento en que el PAR le hizo esta petición, él consideró "oportuno" retirar la pregunta, si bien ha hecho hincapié en que su trabajo en la Cámara Alta debe ser "todo aquello que el Parlamento aragonés" le indique, aunque nada en nombre del PAR.

La Comisión Ejecutiva del PAR ha suspendido de militancia a José María Mur, cofundador de esta formación, por asistir el pasado jueves a una cena organizada en Zaragoza en apoyo del ex alcalde de Teruel Miguel Ferrer, quien abandonó el partido y la Alcaldía a principios de noviembre.

Sobre las palabras del presidente del PAR y vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, acerca de que en el partido no hay problemas internos a pesar de la suspensión de Mur, el senador ha dicho que no puede ni debe opinar, aunque ha afirmado que "si lo ha dicho el presidente del partido, sus razones tendrá".

En todo caso, Mur ha manifestado que espera que la "penitencia" que se le imponga por su asistencia a la cena con Ferrer se limite a "un par de padres nuestros". Con respecto a la circunstancia de que el partido sólo le haya sancionado a él a pesar de que a la cena asistieron unos 170 militantes y ex militantes críticos con la dirección del PAR, el senador ha dicho que esto es así "de momento", ya que ha explicado que "los expedientes por la misma causa afectan a todos los que estén en la misma circunstancia".

Etiquetas