Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TRAGEDIA EN LA MONTAÑA

Muere una vecina de Benasque en otro alud en el valle leridano de Boí

La británica Vanessa Addison, que perdió la vida junto a otro hombre de Amposta, era una experta escaladora.

Miembros del operativo que rescató a los dos fallecidos, con la presa al fondo
Muere una vecina de Benasque en otro alud en el valle leridano de Boí
JEP DE MONER/SEGRE

Nueva tragedia en el Pirineo con protagonistas altoaragoneses. Menos de 24 horas después de que un alud acabara con la vida del vecino de Sabiñánigo Ricardo Araguás en el pico Canal Roya (Canfranc), Vanessa Addison, británica de 34 años residente en Benasque, murió en la mañana de ayer al quedar atrapada por una avalancha junto a un compañero mientras escalaba por una vía de hielo cerca de la presa de Cavallers, en el valle leridano de Boí, a escasos kilómetros del límite con Huesca.

 

El alud se produjo sobre las 11.30 y sorprendió a Vanessa Addison y Sebastià C. C., de 53 años, a los que arrastró ladera abajo. Además, un bombero, integrante de un grupo especializado que estaba realizando prácticas de escalada en la zona, sufrió un esguince de tobillo a consecuencia de la misma avalancha, mientras que sus cuatro compañeros resultaron ilesos. Tanto los fallecidos como los bomberos estaban escalando la conocida en el mundo del deporte como la 'gran cascada', una zona de escalada situada en el parque de Aigüestortes. El alcalde de la Vall de Boí, Joan Peralada, relató que "son cascadas de hielo y la experiencia de los bomberos ha hecho que decidieran no subir hasta que la pareja acabase la vía. Si no, el accidente con toda seguridad se habría cobrado más víctimas".

 

Al parecer, la avalancha era de pequeñas dimensiones, pero lo suficiente para hacer caer a los montañeros. En las labores de rescate intervinieron tres helicópteros, cuatro dotaciones terrestres de los Bomberos de la Generalitat y dos unidades de montaña de los Mossos d'Esquadra.

 

Los cadáveres de ambos fueron trasladados en helicóptero hasta el tanatorio de la localidad ilerdense de Tremp, donde está previsto que se les practique la autopsia. Una compañera de trabajo de la escaladora inglesa se desplazó ayer tarde hasta allí para ocuparse de todos los trámites.

"Una apasionada del Pirineo"

Vanessa Addison vivía en el valle de Benasque desde hace unos 8 años. En este tiempo, había tenido varios empleos. En los últimos meses, trabajaba en un bar benasqués, y la temporada pasada estuvo en una tienda de material deportivo de la localidad. Sus propietarios, la familia Güerri, recordaron ayer que "vino a vivir aquí porque le gustaba la montaña, era una apasionada de los Pirineos y lo vivía muchísimo". "Todo su tiempo libre lo dedicaba al montañismo", añadieron. "Cuando empezó a trabajar en la tienda, casi no le entendíamos porque hablaba poco castellano, pero aprendió rápido", recordaron.

 

Además de la escalada, practicaba esquí y snowboard. Su gran afición le había llevado a presentarse a las pruebas para el Equipo Nacional Femenino de Alpinismo, en el que logró entrar. De hecho, junto a la aragonesa Miriam Marco, formaba parte de él desde su creación en 2008. Habían participado en varias concentraciones en lugares como el Montblanc (Francia), pero todavía no habían abordado ninguna gran expedición. La primera, al Karakorum (Pakistán), está programada para 2011. "Llevaba mucho tiempo preparándose", recordaron desde la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada, de la que dependía el equipo. En este organismo lamentaron la trágica muerte de la joven, "tanto por el hecho personal como por su faceta de deportista".

 

También mostraron sus condolencias los miembros de la Federación Aragonesa de Montañismo, a la que pertenecía la fallecida. Todos sus compañeros coincidieron en señalar que se trataba de una "experta" montañera. "Sabía lo que hacía y conocía los riesgos", afirmaron.

 

Al margen del accidente ocurrido ayer en Lérida, en la provincia de Huesca ya son 4 los fallecidos en menos de un mes como consecuencia de avalanchas de nieve. El suceso más grave ocurrió el 9 de enero, cuando tres vecinos de Pamplona, dos hermanos y el cuñado de ambos, perdieron la vida durante la ascensión al pico Collarada. La cuarta víctima es Ricardo Araguás, que murió el pasado martes en Canal Roya.

Disminuye ligeramente el riesgo

Las dos últimas avalanchas con víctimas mortales se han producido en dos jornadas en las que el riesgo de aludes en muchas zonas del Pirineo era fuerte, de 4 en una escala de 5. Para hoy, el nivel de alerta disminuye algo. En Jacetania y Alto Gállego el peligro es notable (3) por encima de los 1.600 metros de altitud, mientras que por debajo de esa cota es limitado (2), según la información facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). En los macizos de Sobrarbe y Ribagorza el riesgo es notable (3) a partir de los 1.800 metros, y baja a limitado (2) en los lugares situados a una altitud inferior. Durante el día de hoy se esperan precipitaciones débiles, localmente moderadas, y la cota de nieve se sitúa entre los 1.600 y los 1.800 metros.

Etiquetas