Despliega el menú
Aragón

MEDIO AMBIENTE

Los trenes de alta velocidad consumen menos energía que los convencionales

En España hay en la actualidad más de 1.555 kilómetros de líneas de alta velocidad que permiten a los trenes viajar a una velocidad comercial de hasta 300 kilómetros por hora.

Los trenes de alta velocidad consumen menos energía que los convencionales. Esta es la principal conclusión que se extrae de un seminario sobre alta velocidad organizado por el Foro del ferrocarril y del transporte. El investigador de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, Alberto García, aseguró que los trenes de alta velocidad en rutas de "suficiente densidad de tráfico, el Ave contribuye a aumentar la sostenibilidad del sistema de transporte más que el tren convencional". Además, defendió que "un incremento de la velocidad máxima del Ave supone un aumento menos que proporcional del consumo de energía".

 

De este modo, "el coste por plaza del incremento de consumo está en orden al valor del tiempo ganado", agregó. Entre las razones que expuso García para explicar el menor consumo del Ave, aparecen el menor recorrido que suelen tener las líneas de alta velocidad frente a las convencionales, entre un 18 y un 23 por ciento menos. De hecho, comparándolo con la carretera el Ave también sale bien parado ya que es un 8,6 por ciento menor. Otra causa que esgrimió el investigador fue la mayor tensión de la electrificación, lo que se refleja en menos pérdidas eléctricas en los procesos de transformación y transporte.

 

Además, subrayó que el consumo eléctrico de los servicios auxiliares "comerciales" (aire acondicionado, alumbrado) es proporcional al tiempo de uso y un aumento de la velocidad media del 50 por ciento supone una reducción del 29 por ciento en el consumo de auxiliares. También defendió el menor consumo de los trenes de alta velocidad por los menores rozamientos mecánicos y la menor mas por plaza, pese a la mayor potencia.

 

De igual modo, la aerodinámica de estos trenes o el menor esfuerzo que deben realizar para frenar en las bajadas colaboran en que el Ave consuma menos energía. En España hay en la actualidad más de 1.555 kilómetros de líneas de alta velocidad que permiten a los trenes viajar a una velocidad comercial de hasta 300 kilómetros por hora. Y la red seguirá expandiéndose.

 

Sólo en 2008, según se recoge en los Presupuestos Generales del Estado, se invertirá en el ferrocarril 8.146 millones de euros, de los que la mitad se destinará a alta velocidad. Así, según las previsiones apuntadas en el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT), para 2010 España tendrá 2.230 kilómetros de alta velocidad en operación, y para 2020, la cifra se elevará a 10.000 kilómetros, lo que colocará a España a la cabeza mundial en extensión de la red.

Etiquetas