Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SANIDAD

Los sindicatos médicos propondrán al Salud que premie a los médicos que vayan a Teruel

Reclaman a la DGA que solucione definitivamente la falta de especialistas en el Obispo Polanco.Noeno anuncia que convocará las plazas vacías de Pediatría, donde facultativos de Zaragoza tienen que hacer guardias

Una niña, paciente del Servicio de Pediatría del Obispo Polanco, acompañada por su tía.
Los sindicatos médicos propondrán al Salud que premie a los médicos que vayan a Teruel
ANTONIO GARCÍA

Los sindicatos médicos pedirán al Gobierno aragonés que incentive la llegada de facultativos a Teruel como medida para acabar con el grave déficit de especialistas que presenta desde hace tiempo el hospital Obispo Polanco. Mientras otros centros sanitarios más grandes no tienen problemas para encontrar facultativos, el hospital turolense difícilmente puede cubrir las bajas por enfermedad o sustituir a los profesionales que deciden cambiar de destino.

 

Radiología, Neurología, Oftalmología, Traumatología, Cardiología o la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) son algunas de las especialidades que registran carencia de especialistas. Pero el caso más llamativo es ahora el Servicio de Pediatría, en el que por falta de médicos ha sido necesario que profesionales del Miguel Servet de Zaragoza se desplacen periódicamente a Teruel para cubrir las guardias, pues solo hay tres pediatras que pueden trabajar por la noche.

 

"No es solución que vengan médicos de Zaragoza. Eso es un parche temporal, pero el problema continúa. Los profesionales tienen que trabajar a jornada completa, estar en la plantilla y tener un buen contrato. Hay que incentivar a los facultativos para que trabajen en la provincia", manifestó ayer el presidente de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CEMS) en Aragón y ginecólogo del Obispo Polanco José Domingo Forner.

Más puntos

Los sindicatos proponen, entre otras medidas, que aquellos médicos que opten por trabajar en Teruel obtengan mayor puntuación, a la hora de solicitar un traslado o de aspirar a una plaza, que quienes han ejercido en hospitales más demandados. Además, reclaman que se convoquen oposiciones y traslados con frecuencia, para que quien llegue a Teruel no tenga la sensación de que nunca podrá irse.

 

La consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, anunció ayer en un acto oficial en Zaragoza que su Departamento ya está dando los pasos necesarios para cubrir las plazas que están vacantes en el Servicio de Pediatría del Obispo Polanco, donde dos especialistas se han ido y otros dos no pueden hacer guardias por tener más de 55 años. Concretamente, el Salud sacará a convocatoria los dos puestos y seleccionará el personal.

Medida coyuntural

No obstante, la consejera no puso fecha a la convocatoria y advirtió que, al final, el problema es que no hay pediatras en paro. Noeno calificó de "coyuntural" la medida de desplazar en el día a pediatras del Miguel Servet para cubrir las guardias en el Obispo Polanco y añadió que se trata de una solución adecuada hasta que puedan ser contratados nuevos especialistas en medicina infantil.

 

Al parecer, los pediatras de Zaragoza que acuden a Teruel están formándose para trabajar en la UCI de recién nacidos del Miguel Servet y han sido contratados para hacer guardias. Trabajan un mes en el Miguel Servet y otro en el Obispo Polanco. La capital turolense está a 180 kilómetros de la aragonesa y no cuenta con un transporte ferroviario rápido y frecuente, por lo que el esfuerzo que realizan los profesionales para apoyar a los médicos turolenses es considerable.

Los sindicatos médicos tienen previsto analizar las condiciones en que los pediatras que se desplazan a Teruel realizan su trabajo, si bien en aras a lograr una buena atención hacia los pacientes consideran "válida" esta medida. "Es una solución de absoluta emergencia. Lo primero es la atención a la población y por ello la aceptamos, pero a regañadientes, porque el profesional debe disfrutar de un contrato estable y no tener que coger un autobús y recorrer 180 kilómetros para poder hacer su trabajo", señalaron.

 

Fuentes médicas destacaron que una solución ante la falta de especialistas en el área de Infantil del Obispo Polanco podría consistir en que los pediatras de Atención Primaria realizaran guardias en el hospital. Otra sería poder recurrir a profesionales del resto de la Comunidad autónoma cuando fuera necesario. No obstante, los profesionales sanitarios apuestan por hacer atractivos los puestos de trabajo en Teruel. "Los médicos prefieren Zaragoza aunque las condiciones sean peores. Debemos actuar para que la gente venga a Teruel", indicaron.

Etiquetas