Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

URBANISMO

Los proyectos pendientes del convenio del AVE se retrasan al menos cinco años

La prolongación de la Ronda Sur no tiene fondos para su diseño y el barrio oeste de la estación y El Portillo seguirán abandonados. La excepción será el apeadero de Cercanías de Goya para no levantar después el tranvía. La mitad de las inversiones, 472 millones, están paralizadas por la falta de financiación.

Los graves problemas de financiación de Zaragoza Alta Velocidad (ZAV) amenazan con retrasar al menos cinco años los grandes proyectos pendientes del convenio del AVE, como la prolongación de la Ronda Sur Ferroviaria, la actuación más importante del programa de obras. Además, los ciudadanos se tendrán que acostumbrar a la imagen de abandono que ofrecen los suelos ferroviarios de Las Delicias y de El Portillo, ya que no se hará nada en ellos más allá de los tres equipamientos de la Milla Digital comprometidos, dos de ellos de capital privado, durante un buen tiempo.

 

La excepción será el apeadero de Cercanías de Goya, cuya financiación se pactará antes de final de mes, por la necesidad de compatibilizar su construcción con la del tranvía. Al margen de esta actuación, el cronograma oficial solo prevé para el próximo año el traslado de dependencias ferroviarias del Portillo para hacer sitio al Caixaforum y al edificio de la Sociedad General de Autores. En el mejor de los casos, la inversión rondará los 20 millones de euros, aunque la sociedad ZAV carece de fondos para hacer frente a estas nuevas inversiones.

 

Uno de los casos paradigmáticos es el de la prolongación de la Ronda Sur, imprescindible para desviar las mercancías de Zaragoza y garantizar una comunicación en condiciones al macrocomplejo ferroviario de la Plataforma Logística (Pla-Za). A estas alturas, las compañías siguen obligadas a perder el tiempo en prolongadas maniobras porque solo hay un acceso y los trenes tienen que entrar y salir en lo que se denomina fondo de saco a las instalaciones, dando una gran vuelta.

 

Esta es la principal inversión pendiente del convenio, además de la más cara, al superar en total los 137 millones de euros. Supondrá crear un corredor exclusivo para convoyes de mercancías por el sur del aeropuerto, en paralelo al trazado del AVE, aprovechando en parte fincas ya expropiadas. Esta variante se extenderá a lo largo de 21,4 kilómetros en ancho ibérico hasta enlazar con la línea convencional Zaragoza-Madrid, a la altura de Plasencia de Jalón.

 

Lo único que se ha construido de esta infraestructura es la conexión de Pla-Za con la circunvalación ya ejecutada en su día por el PP, que requirió dos pasos bajo la plataforma del AVE.

El estudio informativo se encargó hace más de un año a la empresa Aguas y Estructuras por 445.000 euros, que lo entregó hace días sin que se haya querido dar a conocer el documento, solicitado por este diario a ZAV. En el caso de la prolongación de la Ronda Sur está bloqueada hasta la propia tramitación, ya que ni siquiera la sociedad pública dispone de partida para encargar la redacción del preceptivo proyecto de construcción.

 

De hecho, la inversión se posterga hasta 2011 y se alarga en el calendario oficial hasta el año 2014. La construcción de esta variante requerirá de año y medio de trabajo.

La falta de financiación ha obligado incluso a dejar proyectos a medias, como el del túnel viario de salida de la ciudad bajo la avenida de la Ciudad de Soria (antigua A-68). El cajón de hormigón está hecho desde la inauguración de la Expo, pero no se ha asfaltado ni equipado para abrirlo al tráfico, puesto que tampoco se disponía entonces de los cerca de 20 millones de euros necesarios para licitar la obra. "No tiene fecha, pero es uno de los proyectos prioritarios junto a la estación de Goya y el traslado de las dependencias ferroviarias de El Portillo", señalaron fuentes oficiales de la sociedad pública.

 

La única fuente de ingresos de Zaragoza Alta Velocidad es la venta de suelo del futuro barrio del AVE y su comercialización está paralizada tras los fiascos de los concursos convocados hace dos años. La situación obligó a finales del año pasado a negociar una póliza de crédito por valor de 485 millones para hacer frente al pago de las obras ya ejecutadas y a los gastos corrientes de la propia sociedad hasta que se reactive el mercado inmobiliario.

 

Tampoco está claro cuándo se podrá retomar la urbanización del barrio del AVE. La plaza junto a la estación intermodal está desierta porque todos los terrenos junto a la avenida de Navarra siguen siendo solares. Mucho peor está toda la gigantesca explanada detrás del centro comercial Augusta, que se debe urbanizar antes de poder levantar los centenares de pisos previstos. El cronograma que barajan los socios de ZAV retrasa los trabajos hasta el año 2013, aunque a renglón seguido se da por hecho que un año después será una realidad. Solo las dimensiones de la actuación hacen inviable que se pueda llevar a cabo en el tiempo establecido.

 

En el calendario de Zaragoza Alta Velocidad hay otras obras que se retrasan, como por ejemplo el corredor verde Oliver-Valdefierro. La primera fase ya está ejecutada, pero queda la segunda. Se han iniciado los trabajos en el nudo de la antigua carreterra de Madrid, con cargo al fondo estatal, pero ZAV retrasa a 2014 la ejecución completa del corredor. El Ayuntamiento negó este extremo y anunció que la obra se licitará antes de un mes.

 

No obstante, más acuciante es la estación de Goya, ya que sus andenes están previstos justo debajo de la línea del tranvía, que está en plena contrucción. No ejecutarlas a la vez causaría graves afecciones al futuro transporte urbano. Saldrá adelante gracias a la decisión del Ministerio de Fomento de asumir directamente la obra. La construcción de la infraestructura saldría a concurso por el procedimiento de urgencia, ya que el proyecto ya está redactado, y las obras podrían empezar el próximo año. Su coste supera los 50 millones de euros.

Etiquetas