Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

COMIENZA LA ESCALADA DE PRECIOS

Los productos frescos han subido un 7% y retraen las compras de Navidad

El sector de la alimentación prevé vender entre un 2% y un 3% más que en 2009 a pesar del repunte de precios.El pescado comienza a dispararse y los consumidores instan a comprarlo con antelación.

Imagen de archivo de una pescadería.
Los productos frescos han subido un 7% y retraen las compras de Navidad
ARáNZAZU NAVARRO

Aún quedan diez días para Nochebuena, pero los productos frescos comienzan a hacer de las suyas. 'Liderados' por el marisco, los precios han subido hasta un 7% en las últimas semanas y se prevé que continúen su escalada hasta el día de Navidad. Este repunte ha hecho que se contraiga el consumo -esquivo incluso a las promociones especiales y al '2x1'- pero los mayoristas recuerdan que la mayor parte de lo que se consume en Nochebuena son productos perecederos, así que se esperará hasta última hora para comprar pescado, cordero o, incluso, frutas y hortalizas que, según la cesta de la compra que ayer hizo pública el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, también está contribuyendo al alza de precios.

En concreto, las frutas y las verduras han aumentado su precio un 7,1% respecto al pasado trimestre, mientras que el pescado lo ha hecho un 4,4% y la carne, un 1,5%. El 'estirón' del pescado se percibe mejor en la comparativa interanual, dado que hoy cuesta un 6,3% más caro que hace exactamente un año. El precio de la merluza o el gallo fresco se sitúa a los mismos niveles de 2008, cuando apenas comenzaba a despuntar la crisis económica y pescados 'de nuevo cuño' como la boga o la tan traída y llevada panga también han aumentado unos céntimos en plena precampaña navideña.

Así, no es de extrañar que las lubinas salvajes cedan su espacio a las de piscifactoría, que el buey y las nécoras brillen por su ausencia (o se recuerden con nostalgia) y que la merluza o el rodaballo hayan desplazado al tradicional besugo, según comentan los detallistas del Mercado Central. Los langostinos, en muchas mesas, serán congelados y las 'delicatessen' como el foie o los ibéricos verán recortada su presencia esta Navidad.

Remontar año tras año

"Confiamos en que la campaña de este año sea entre un 2 y 3% mejor en ventas que la del año pasado", explica Ignacio Domingo, presidente de la Asociación de Industriales de Alimentación, que engloba sectores como los pescados, las carnes o la pastelería. Domingo reconoce que la situación es complicada pero que "tras el golpe brusco de hace dos años, el mercado y los consumidores se han ido adaptando a la crisis y no parecen tan asustados".

El IPC de noviembre se alzó hasta el 2,3% -la carne de ave y el pescado fresco contribuyeron al tirón subiendo un 0,4%- y todo hace prever que el de diciembre se disparará muy por encima de estos valores. A los precios de la alimentación que siguen al alza, se sumará, además, el impacto de las subidas de la luz, el tabaco y la gasolina, que vuelve a alcanzar 'máximos' tras de meses de tregua. Después llegará la denominada 'cuesta de enero', que si bien es muy sufrida para los usuarios -y más para los parados que hayan perdido la prestación de 420 euros-, puede dar un respiro a los precios por obra y gracia de las rebajas.

Las superficies más baratas

Las asociaciones de consumidores recomiendan que se anticipen todas las compras posibles (incluso abogan por el pescado congelado), proponen unas compras más fraccionadas para que "duela menos el bolsillo" y, también, instan a comparar las ofertas de los distintos establecimientos. De hecho, según el Observatorio de Precios publicado ayer, hay una diferencia de hasta el 26% en los precios de alimentación de las grandes cadenas. El Alcampo de Utebo continúa siendo la gran superficie más barata de Zaragoza, mientras que en Teruel lo es el Mercadona de la calle de Eras de Montalbán, y en Huesca, el de la Avenida de Monegros. También Eroski y el Grupo Árbol sitúan algunas de sus tiendas entre las más económicas, en una evaluación que volverá a realizarse el mes que viene cuando el ansia consumista navideña -se espera- haya hecho acto de presencia.

Los comerciantes, aunque de momento no ven la animación de otros años, no quieren dar la voz de alarma e instan a esperar una semana más para ver cómo se comporta el consumo. "Ya se han iniciado las compras de productos no perecederos, como los turrones, los cavas, los vinos, pero todavía es pronto para comprar el ternasco o el marisco", explica Rafael García Noguero, jefe de Relaciones Externas de El Corte Inglés. En la misma línea, José María Lasala, director de Relaciones Externas de Mercadona, señala que "en alimentación las compras navideñas se concentran en los tres o cuatro días anteriores a las fechas más señaladas, por lo que es pronto para hacer una valoración".

Etiquetas