Despliega el menú
Aragón

FUEGOS EN TERUEL

Los medios de extinción logran controlar todos los incendios tras 96 horas de lucha

Un bombero refresta una zona quemada en Aliaga, imagen de archivo.
Los medios de extinción logran controlar todos los incendios tras 96 horas de lucha
ANTONIO GARCÍA

Los más de 2.000 efectivos que combaten la peor ola de incendios en Aragón de los últimos 15 años lograron controlar ayer el último de los seis fuegos declarados en la provincia de Teruel. Después de cuatro días de titánica lucha contra el fuego, a media tarde los responsables del operativo de extinción dieron por estabilizados todos los focos del gran frente de Aliaga, el que ya ha arrasado 7.700 de las 11.800 hectáreas carbonizadas hasta el momento.

Esto no significa que ese incendio esté apagado, sino que los medios aéreos y terrestres han logrado detener el avance de las llamas creando un perímetro de seguridad en torno a lo que ya se ha quemado. Los que sí han sido sofocados son los de Valdeltormo y Mazaleón, aunque oficialmente aún no están extinguidos.

En cualquier caso, el Gobierno de Aragón mantiene el operativo -el mayor desplegado nunca en la comunidad para luchar contra el fuego- ante la posibilidad de que alguno de los focos pueda volver a descontrolarse por algún cambio en las condiciones atmosféricas. Durante las horas centrales de la jornada de ayer se intensificaron los trabajos para refrescar el perímetro de cada uno de los incendios y evitar así que el fuerte calor reavivara algún rescoldo. Pese a todo, el fuego se reprodujo en varios puntos aislados, aunque esos rebrotes no tuvieron mayores consecuencias.

En la estabilización de los distintos frentes de fuego también colaboró el viento, que sopló de forma moderada. No obstante, los constantes cambios de dirección del aire complicaron las labores de extinción.

Uno de esos giros fue lo que provocó que a última hora del viernes la Dirección General de Interior de la DGA decidiera volver a evacuar a los 28 vecinos de La Cirujeda, una pedanía de Aliaga. Todos durmieron en casas de familiares y pudieron volver a sus hogares ayer por la mañana.

Además, a media tarde también se autorizó el regreso de los 18 vecinos de Montoro de Mezquita, barrio de Villarluengo, que fueron desalojados el jueves. Al cierre de esta edición, no había ninguna población evacuada.

Aliaga, el peor desde 1994

Según los cálculos provisionales del Departamento de Medio Ambiente, el fuego de Aliaga ya ha arrasado unas 7.700, lo que lo convierte en el tercer peor incendio ocurrido en Aragón desde 1994 tras los que azotaron el Maestrazgo y las Cinco Villas ese mismo año. Ayer por la mañana, este gran frente aún tenía dos focos activos que pudieron ser estabilizados conforme fue avanzando la jornada.

El siguiente incendio en número de hectáreas quemadas hasta el momento es el de Alloza, con 1.473, seguido de los de Cedrillas-Corbalán (991) y Los Olmos (586). En cuanto a los que ya están apagados, en Valdeltormo han ardido 292 hectáreas y en Mazaleón, unas 40.

Además, hay que recordar que el viernes por la noche el Gobierno de Aragón declaró extinguido el fuego de Morés, en la provincia de Zaragoza, tras haber carbonizado 590 hectáreas.

Se mantiene el dispositivo

Pese a la evolución favorable de todos los frentes activos, los responsables de la extinción mantienen el despliegue de medios de los últimos días: más de 2.000 efectivos, 25 medios aéreos, 30 cuadrillas terrestres, 12 cuadrillas helitransportadas, autobombas, brigadas con productos químicos retardantes...

La mayor parte del operativo pertenece a la DGA, que aporta más de 1.500 personas. Además, hay medios de los ayuntamientos, las comarcas, las diputaciones provinciales, los ministerios de Medio Ambiente y Defensa, varias comunidades (Cataluña, Asturias, Madrid y Valencia) e incluso el Gobierno portugués, que ha enviado un helicóptero.

Etiquetas