Despliega el menú
Aragón

SANIDAD-ARAGÓN

Los inmigrantes usan menos los servicios sanitarios que los aragoneses autóctonos

El diagnóstico de la inmigración en Aragón quiere acabar con los falsos mitos. Los extranjeros solo acuden más a Urgencias y al servicio de Obstetricia.

No es cierto que los inmigrantes usen más los servicios sanitarios que los aragoneses autóctonos. Al menos eso es lo que señala el Diagnóstico de Situación de la Inmigración en Aragón, presentado hace unos días y que pretende mostrar la realidad de este sector de la población y acabar con algunos mitos como el del supuesto excesivo uso que hacen los extranjeros de los servicios sanitarios.

El estudio, elaborado por el servicio de Planificación y Atención a la Inmigración del Gobierno aragonés en colaboración con expertos de la Universidad de Zaragoza, organizaciones y sindicatos que trabajan con inmigrantes, refleja una radiografía de la situación desde diferentes perspectivas que van desde el ámbito económico al social, pasando por la educación, sanidad y vivienda, entre otras.

En lo que se refiere a los servicios sanitarios, el informe señala que "se ha demostrado, tanto de forma cuantitativa como cualitativa, que la utilización que hacen del sistema sanitario los inmigrantes globalmente es menor que la que hace la población autóctona, incluso cuando se ajusta por edad". Solo establece dos excepciones, dos servicios a los que acuden más los extranjeros: Urgencias y Obstetricia. En ambos casos, señala el informe, el uso que se hace de estos servicios parece correcto.

El estudio refleja que la llegada de miles de nuevos habitantes ha evidenciado las "fortalezas" del sistema sanitario (universalidad del servicio, profesionalidad del personal y medios técnicos), pero también "debilidades" como las listas de espera o los problemas de comunicación, que afectan a todos los usuarios y que han aumentado con el incremento de población.

Ante estas conclusiones, desde el informe se considera que "existe una oportunidad inestimable para mejorar el sistema sanitario" y que sería recomendable reforzar los servicios más requeridos por los inmigrantes.

Perfil sanitario

El perfil de los extranjeros que llegan a la Comunidad aragonesa es el de personas jóvenes y sanas, con achaques muy similares a los de los autóctonos. Los únicos problemas más presentes en la población inmigrante son la tuberculosis y las interrupciones voluntarias del embarazo que, en este último caso, han hecho que se disparen las cifras generales de abortos.

"Es necesario -señala el estudio- mejorar los canales de información tanto sobre los aspectos generales del sistema sanitario como de los itinerarios que deben seguirse ante un problema de salud".

Incorporar una visión intercultural a los programas de prevención y promoción de la salud, uno de los puntos débiles de algunos colectivos de inmigrantes por su cultura de procedencia, es otra de las recomendaciones que hacen los autores del informe.

Además, señalan en el apartado referido a la sanidad, que los extranjeros cuando llegan están "mayoritariamente sanos", pero que "con el tiempo van a adquirir las patologías crónicas de nuestro medio, y el hecho de ser un colectivo económicamente desfavorecido, influirá en que enfermen más".

Por ello, se sugiere desarrollar políticas intersectoriales que permitan desarrollar los determinantes socioeconómicos de salud de las personas inmigrantes.

El apartado sanitario es solo uno de los muchos analizados en el macroinforme que incluye miles de datos y páginas y que ha supuesto muchas horas de trabajo.

La semana pasada, la consejera de Asuntos Sociales y Familia, Ana Fernández, participó en la presentación de este diagnóstico ante representantes de instituciones y organizaciones sociales que trabajan habitualmente con este sector de la población y que han colaborado en la elaboración del estudio.

El macroinforme sirve de colofón al I Plan Integral de Inmigración del Gobierno aragonés 2004-2007, cuyas conclusiones analizaron sus responsables. Ana Fernández destacó el hecho de que la situación de los inmigrantes ha cambiado mucho en estos últimos cuatro años y que el volumen de este colectivo supone ya el 10% de la población aragonesa.

Aportaciones

La consejera quiso dejar de lado "las visiones catastrofistas y leyendas urbanas", destacando lo que han aportado los extranjeros llegados a la Comunidad, tanto económica como socialmente. Hizo referencia al aumento de la población en el medio rural y a su importancia en determinados sectores laborales como es el de servicios.

Una de las conclusiones que quiso resaltar del diagnóstico elaborado es que "es necesario incrementar los recursos para atender el incremento de población".

La responsable del Departamento de Asuntos Sociales dio por cumplidos los objetivos del primer plan, que se fijaban principalmente en el proceso de acogida de los inmigrantes.

Otro de los objetivos cumplidos, señaló, es el reconocimiento de los derechos y deberes de estos nuevos vecinos, así como la garantía de equidad en el acceso a los servicios públicos básicos.

Pensando en el segundo plan, cuya preparación se está iniciando, abogó por trabajar en la sensibilización, tanto de extranjeros como de autóctonos, y en el fomento de la participación social de los nuevos aragoneses. Aunque reconoció que hay respeto y tolerancia, se refirió al desconocimiento mutuo que existe entre ambos sectores de la población.

En la misma línea se manifestó el vicepresidente del Foro de la Inmigración, Abu Bâ, quien puso de relieve la buena convivencia entre autóctonos e inmigrantes, aunque apostó por fomentar las campañas de sensibilización entre la población en general.

Subrayó, entre otros problemas que sufre este colectivo, las dificultades para acceder a una vivienda ante las reticencias de algunos aragoneses a alquilar un piso a un extranjero.

Etiquetas