Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Los hosteleros, preocupados por las molestias que origine salir a fumar a la calle

Los vecinos recuerdan que el problema ya existe, aunque creen que podría agravarse.

zaragoza. La normalidad con la que ha empezado a aplicarse la nueva ley antitabaco en los locales de ocio nocturno de Zaragoza no impide que sus responsables estén preocupados por las molestias que puedan originar las personas que tienen que salir a fumar a la calle. Los hosteleros de este sector consideran que la norma no ha tenido en cuenta los perjuicios que pueden sufrir los vecinos del entorno en forma de ruidos, suciedad, peleas, actos vandálicos...

"Es lo que más incertidumbre nos genera -cuenta Miguel Ángel Campo, copropietario del café La Rosa-. En ocho años no hemos tenido ni una sola denuncia de los vecinos, pero ahora está claro que va a haber más gente en la puerta del bar, y eso puede provocar molestias que antes no existían".

En similares términos se expresa el dueño de los bares La Cucaracha y El Licenciado Vidriera, Juan José Hervías, quien además pone el acento en que los hosteleros también tendrán que preocuparse de que la gente que sale a la calle a fumar no saque fuera sus consumiciones. "Lo normal es que salgan con la copa, y si lo hacen nos multarán", recuerda.

La nueva ley acaba de implantarse y todavía no se sabe cuánto aumentará la afluencia de gente fuera de los bares, pero los hosteleros tienen claro, al haber más personas en la calle, "seguro" que se generarán más problemas.

"La noche de Reyes no ha sido de llenazo y ya hemos tenido mucho follón en la puerta -explicó el dueño de la sala 976 y presidente de la asociación de discotecas de Zaragoza, Fernando Izcara-. Es muy cutre tener a un grupo de 30 o 40 personas fumando a la entrada de un local, y además cuanto más trasiego de gente hay entrando y saliendo más complicaciones se nos pueden presentar".

Izcara considera "inevitable" que la obligación de salir a fumar conlleve "que el ambiente también salga a la calle". "La gente se quedará fuera hablando o cantando, intentará sacar copas y se las dejará fuera... por eso la Federación Nacional de Discotecas presentó alegaciones contra esta ley antitabaco pidiendo que los grandes locales nocturnos pudieran acondicionar un espacio para fumadores", explica.

Uno de los responsables de la discoteca La Casa del Loco, Daniel Alegre, confirmó que en la noche del miércoles al jueves también se montó "follón" a las puertas. "Normalmente hay gente esperando para entrar, pero si a eso se le suman los que estén fumando el jaleo será mayor", reconoció. Alegre confió, no obstante, en que los problemas acaben "en cuanto la gente se acostumbre a la nueva norma".

"Que no nos pongan de excusa"

La inquietud de los hosteleros contrasta con la cautela de las asociaciones de vecinos, que aunque también recelan de los efectos negativos de la ley antitabaco recuerdan que el problema de fondo es la propia actividad de los bares y las discotecas.

"Puede ser que las molestias aumenten un poco, pero eso no significa que en España no haya que hacer lo que ya se ha hecho en muchos países de Europa -opina Ignacio Zapata, de la asociación Casco Histérico-. Si a los hosteleros no les gusta la ley que no pongan de excusa a los vecinos".

Por su parte, el presidente de la asociación de vecinos La Huerva-Moncasi, Ignacio Sáenz Cosculluela, sostuvo que "todavía es pronto" para valorar los efectos de la nueva norma. No obstante, recordó que quienes salgan a fumar a la calle a partir de las 22.00 están obligados a mantenerse por debajo de los 55 decibelios.

"Ese nivel de ruido es el de una conversación normal, y si se supera la Policía tiene que medirlo y denunciarlo -señaló el también presidente de la Plataforma Estatal Contra el Ruido-. Fumar no debería ser una molestia, pero si va acompañado de copas, peleas o cánticos sí que afectará a los vecinos".

Etiquetas