Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SIETE AÑOS DEL ACCIDENTE DEL YAK

Los familiares de las víctimas tachan a Navarro de "delincuente"

La Asociación de Familiares Víctimas del Accidente Yak-42 homenajean en Zaragoza a los 62 militares fallecidos hace siete años

El presidente de la Asociación de Familias Víctimas del Accidente Yak-42, Miguen Ángel Sencianes, afirmó que el general Vicente Navarro, condenado a tres años de cárcel por 30 falsas identificaciones realizadas tras el accidente aéreo, ocurrido el 26 de mayo de 2001, en el que fallecieron 62 militares, es "un delincuente" y exigió de nuevo apoyo para aquellos militares que "dan la vida por su país".

En declaraciones a los medios de comunicación, tras participar en Zaragoza en el acto de homenaje a las 62 víctimas en el séptimo aniversario del accidente del Yak-42, Sencianes expresó su sorpresa tras conocer ¡que la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil "ha mostrado un claro apoyo a delincuentes", al realizar una colecta y abrir una cuenta bancaria para atender la indemnización exigida al general Navarro y sus subordinados.

A pesar de la enfermedad del general Vicente Navarro y "aunque no queremos ningún mal para él, porque somos defensores de la vida", es "un delincuente y sus oficiales también lo son", insistió Sencianes, para señalar, respecto al apoyo que ha recibido Navarro de esta asociación de militares retirados, que a quienes "hay que apoyar" es a los militares que están "dispuestos a dar su vida, que van a Afganistán y que se juegan el tipo a pesar de saber que esos aviones olían a muerte".

"El general Navarro actuó con su uniforme, en contra de los suyos y en acto de servicio", afirmó Sencianes, para lamentar que "mientras otros países se juegan la vida para recuperar los cadáveres de los suyos, él los esparció y los distribuyó a suertes". Por ello, reclamó a la actual ministra de Defensa, Carme Chacón, que "frene esto y apoye a sus militares, a sus 62, porque no es justo que aunque estén muertos sólo quede la palabra de unos vivos que solamente saben ponerse del lado de unos delincuentes".

"No hay derecho", continuó el presidente de la asociación, al apreciar que "cuando se habla de indultos hacia el ministerio de Defensa, de no suspensión de empleos y de no expulsión" de los responsables, "se está hablando de no defender a 62, a militares que dan la vida por nuestro país".

A su juicio, "sólo cabe" una forma de actuar y es que "si hay militares que piensan que hubo alguien que lo ordenó (las falsas identificaciones), si piensan que fue Federico Trillo (ex ministro de Defensa), como pensamos todos, que digan la verdad y no se escondan, que sean valientes como esas 62 personas cuando van a Afganistán".

Pidió que "sean valientes y coherentes" para que "no hagan padecer a los familiares", porque las familias de los militares que perdieron su vida el 26 de mayo de 2003 en el accidente aéreo en Trebisonda (Turquía), "están rotas porque piensan y sienten que no se apoya a los suyos, que no se apoya a quienes han dado la vida por este país".

Miguel Ángel Sencianes, hermano del sargento José Manuel Sencianes, concluyó al exigir que "no vuelvan las cosas del revés" porque "la verdad es que son delincuentes y no hay más, y la verdad es que los 62 perdieron su vida por su país".

"Indignos de llevar un uniforme militar"

Francisco Cardona, padre del sargento Francisco J. Cardona, advirtió de que se conmemora el séptimo aniversario "del asesinato de nuestros familiares", una fecha que las familias celebran llevando flores y encendiendo velas en el monumento que recuerda, en el Paseo de la Constitución de Zaragoza, los nombres de los militares fallecidos.

Cardona también expresó su sorpresa por la iniciativa de la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil de pagar la indemnización del general Navarro y sus subordinados, los comandantes médicos José Ramón Ramírez y Miguel ngel Sáez, al preguntarse si "también habrán pagado la defensa jurídica de estas tres personas en la Audiencia Nacional".

"Estos tres militares, por llamarles de alguna forma, son indignos de llevar el uniforme militar en estos momentos en España", valoró, al apuntar que esta asociación "defiende a sus compañeros militares, pero también los que murieron eran compañeros militares que dieron su vida por España y que tienen que recibir el mismo trato, el trato de compañeros y no de personas fallecidas como si fueran un saco de patatas".

Francisco Cardona alegó que los militares que perdieron su vida en el accidente del Yakolev "no son merecedores de ese trato", sino que "son merecedores de saber la verdad" y sus familiares "queremos que en este país, de una puñetera vez, se haga justicia, pero justicia con mayúsculas y el que la haya hecho que la pague".

Además, se refirió a unas declaraciones realizadas por Federico Trillo recientemente en las que "dijo que como le toquen a los médicos se va a poner la toga", para plantear si es que "debajo de la toga lleva una pistola para matarnos a todos".

A este respecto, recordó que los familiares de las víctimas "damos la cara y salimos a la vía pública", mientras que Trillo "se esconde detrás de un despacho y de una mesa, como un cobarde que es, un cobarde y un miserable que no supo ni quiso defender a sus empleados y oficiales".

Cardona estimó que "alguien tendrá que tomar medidas en el asunto", al incidir en que "estos señores no pueden vestir el uniforme militar, no son dignos de ello. Son indignos compañeros de los fallecidos en el Yak-42, son viles traidores", opinó.

"Buenas personas y buenos militares"

Familiares de los militares fallecidos en el accidente aéreo del Yakolev-42 participaron en Zaragoza en un acto de homenaje que comenzó con unos minutos de silencio y el recuerdo con velas y flores a los 62 militares.

Durante el acto, el presidente de la Asociación de familias, Miguel Ángel Sencianes, dio lectura a un manifiesto en el que recordó la lucha "desde la paz" que estas familias emprendieron hace siete años, tras perder a "62 buenas personas, buenos ciudadanos y buenos militares" que contaban con unos "expedientes intachables" y que continuaron su misión a pesar de tener que utilizar "unos aviones que olían a muerte".

Por este motivo, invitó a otros militares "a que sigan su ejemplo de valentía" y a la Justicia "a no mirar a quien se juzga" para que "el derecho prevalezca" y se consiga "una sociedad justa" donde la verdad se imponga.

El periodista Ramón J. Campo, redactor de HERALDO DE ARAGÓN, también dedicó unas palabras a las familias, a quienes recordó que en su "batalla", los familiares han tenido "la dignidad que no recibieron del Ministerio de Defensa y de los condenados".

El "dolor" de "no identificar a treinta muertos y entregarlos confundidos a conciencia a sus familias, nunca se pagará", lamentó, para remarcar que, no obstante, "hasta en la victoria de la verdad hay que ser elegante" y las familias "habéis ganado con la verdad y los mentirosos han quedado en evidencia".

Etiquetas