Despliega el menú
Aragón

TRÁFICO

Los fallecidos en tramos de carretera sin desdoblar se reducen casi a la mitad

El acuerdo para sufragar los peajes y la prohibición de adelantar han tenido un efecto positivo en la cifra de víctimas

Los fallecidos en tramos de carretera sin desdoblar se reducen casi a la mitad
Los fallecidos en tramos de carretera sin desdoblar se reducen casi a la mitad
HA

ZARAGOZA. El balance de fallecidos en carretera durante 2009 se ha convertido en el menos malo de las últimas décadas en Aragón, confirmando una tendencia claramente positiva que tuvo su principal punto de inflexión en 2003. De los 238 muertos que se registraron entonces se ha pasado a los 89 del último ejercicio, lo que supone un recorte del 63% en solo seis años. Durante todo este periodo, las víctimas mortales han ido disminuyendo de forma constante, lo que permite pensar que la mejora no es fruto de la casualidad o el capricho estadístico.

Uno de los datos más llamativos del balance de 2009 es el importante descenso de los fallecidos en los tramos sin desdoblar de la N-232 (tanto en la carretera de Logroño como en la de Castellón) y la N-II. En estos 120 kilómetros, este pasado año se han dejado la vida 14 personas, cuando el balance anterior se cerró con 23 muertos. Este significativa mejoría parece tener su origen en las medidas adoptadas a lo largo de los últimos meses. Una de las más importantes ha sido el acuerdo alcanzado entre el Gobierno aragonés y Fomento para sufragar el peaje de la AP-68 y la AP-2.

Desde febrero de 2009, la DGA venía financiando el trayecto de ida por estas autopistas. A partir del 15 de octubre, el Gobierno central se hizo cargo del importe de la vuelta, lo que animó a muchos más usuarios a abandonar los peligrosos tramos sin desdoblar. Según los datos facilitados por las empresas concesionarias, ahora son casi 30.000 los usos subvencionados que se hacen a lo largo del mes.

Pese al importante recorte, estas dos carreteras -con siete fallecidos cada una- siguen siendo las más peligrosas de la Comunidad en el balance de 2009. Por número de víctimas mortales, les sigue la autovía de Aragón (A-2). Sin embargo, la mejoría experimentada por esta carretera en los últimos años también llama la atención. El tramo que discurre por el término municipal de Zaragoza, conocido como Ronda Norte, sumaba varios puntos negros y acumulaba bastante muertos al año. Pero desde que se ampliaron los carriles y las conexiones, y se abrió la Ronda Este, los problemas prácticamente han desaparecido. Ahora, uno de los tramos más conflictivos de esta vía es el que discurre por La Muela, donde el año pasado se dejaron la vía un motorista y un camionero.

Las vías autonómicas o de la red secundaria se han vuelto a cobrar un alto precio en vidas. En concreto, han sido 36 las personas fallecidas en accidentes de tráfico. Cabe destacar también los nueve peatones y dos ciclistas muertos. Estos dos últimos, con apenas una semana de diferencia.

Etiquetas