Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

EDUCACIÓN

Los escolares empezarán a ir a clase por la tarde una semana antes que otros años

Educación recorta los días de jornada continua al inicio del curso. El año pasado los alargó hasta el Pilar provocando el enfado de los padresLa medida satisface a las familias, pero no a los profesores

Un grupo de alumnos de Educación Primaria, ayer a la salida del colegio Gascón y Marín de Zaragoza.
Los escolares empezarán a ir a clase por la tarde una semana antes que otros años
ESTHER CASAS

El Departamento de Educación ha aprobado el calendario escolar para el curso 2009-2010 que apenas varía respecto al de otros años en cuestiones como las vacaciones de Navidad y Semana Santa, pero que introduce una novedad respecto al vigente. La DGA ha decidido recortar en una semana los días que los alumnos van a clase en jornada continua, es decir, aquellos a principio y a final de curso en los que solo se va a la escuela por la mañana.

 

Cuando llegue septiembre, este periodo se prolongará desde el 8 -fecha de inicio del curso para todos los niños de Infantil y Primaria- hasta el 25, ambos incluidos, es decir 14 días lectivos (en los que no se cuentan los fines de semana). En el mismo periodo de 2008, los alumnos estuvieron sin ir al colegio por la tarde desde 9 de septiembre hasta que se reincorporaron el 6 de octubre, lo que supusieron 19 días de jornada continua. En junio, el otro momento del año en el que se permite que solo haya clases por la mañana, habrá en total 15 días de jornada continua (los mismos que en 2008).

 

Educación argumenta que este cambio se debe a la voluntad de que durante todo el año haya en total 30 lectivos sin lecciones por la tarde: 15 a principio de curso para dar un tiempo a los niños a adaptarse al colegio y otros 15 en junio debido a las condiciones meteorológicas, para que no pasen calor por la tarde. "Se intenta que los horarios normales comiencen en lunes, por eso hay ocasiones como el año pasado en las que se alarga el periodo de jornada continua", comentaron en la DGA.

 

Precisamente el caso al que se refiere la Administración -el de septiembre de 2008- hizo que los padres alzaran la voz para criticar que hubiera tantos días con clase solo por la mañana. Las quejas fueron todavía más duras en Zaragoza, porque los pequeños volvieron al horario partido el 6 de octubre, y a los tres días de normalizar su vuelta al aula, los estudiantes empezaron a disfrutar de las fiestas del Pilar. Es decir, los alumnos no comenzaron las lecciones a pleno rendimiento hasta el 14 de octubre.

 

Por esto, el nuevo recorte de días de jornada continua ha sido recibido con satisfacción por parte de los padres, que consideran que prolongar ese periodo impide conciliar la atención a los niños con el trabajo. "Se debe primar sobre todo las necesidades educativas del estudiante, pero también ayudar a los progenitores a conciliar la vida familiar y laboral", explicó Ana Abán, presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (Fapar).

 

En la misma línea, Pedro Martínez, presidente de la Federación Cristiana de Padres y Madres de Alumnos (Fecapa), expuso que nunca han compartido el concepto de jornada continua por lo que el anuncio de la DGA les parece "muy positivo". "Con unos pocos días para que los niños se adapten a la vuelta al colegio basta. No tiene sentido extenderlos", comentó Martínez, quien añadió que deberían desligarse las cuestiones laborales de los profesores de los criterios pedagógicos que afectan a los alumnos.

 

Sin embargo, los sindicatos de enseñanza no se muestran de acuerdo con el cambio, ya que para ellos, la jornada continua no solo no debería recortarse, sino que debería prolongarse hasta después de las fiestas del Pilar y, a final de curso, consideran que debería comenzar ya a mediados de mayo porque apuntan que hay colegios en los que no se puede ni estar del calor que hace. Esto supondría un mes más de clases solo por las mañanas.

 

Algunos van incluso más allá. STEA, por ejemplo, propone que cada centro pueda elegir el tipo de jornada que quiere tener (siempre que obtenga la mayoría simple de los votos del consejo escolar). Esto es inviable en Aragón, ya que la norma vigente dice que debe haber dos sesiones separadas por al menos dos horas.

Piden un calendario pactado

Por otro lado, los sindicatos han criticado también que Educación haya elaborado el calendario escolar para el próximo curso sin contar con sus propuestas. Los docentes apostaban por una planificación de curso que conciliara el ritmo de aprendizaje de los alumnos con las costumbres sociales y familiares. Por ejemplo, una fórmula que proponen algunos sindicatos sería dividir todos los días lectivos que tendrá el próximo curso en períodos de siete semanas. Una vez hecho esto, proponen un tiempo de descanso de una semana entre octubre y noviembre; un segundo período de descanso de 14 días entre diciembre y enero; una semana en febrero y otra en abril (coincida o no con la Semana Santa).

Etiquetas