Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

FUNCIONARIADO

Los empleados de la DGA podrán hacer jornada continua pero sin salir de 9.00 a 13.00

Los treinta minutos de pausa deberán cumplirse antes o después. La opción, que se negocia con los sindicatos, es voluntaria y pretende facilitar la conciliación y mejorar la prestación del servicio.

Los tornos se pusieron en funcionamiento el pasado día 15 de septiembre.
Los empleados de la DGA podrán hacer jornada continua pero sin salir de 9.00 a 13.00
ESTHER CASAS

Mejorar la calidad del servicio al ciudadano y, a la vez, permitir conciliar la vida familiar y laboral desde la eficacia. Estos son dos de los objetivos de la propuesta de jornada continua y flexible impulsada por la dirección general de la Función Pública del Gobierno de Aragón, que obliga a los empleados públicos que se acojan a ella -siempre de forma voluntaria- a permanecer en su puesto de trabajo de 9.00 a 13.00 (salvo casos excepcionales y justificados).

En este intervalo de tiempo, cuando se producen el mayor número de consultas de los ciudadanos y de los propios servicios internos, ya no valdrá la excusa de "espere, está tomando café", que demora el servicio. Los que quieran trabajar con estas condiciones no podrán disfrutar del descanso de 30 minutos en este plazo. Deberán hacerlo antes o después. Y para ello, podrán salir del centro (con el correspondiente fichaje en los tornos) o quedarse. Si deciden permanecer en el interior, se han habilitado media docena de dependencias, equipadas con microondas, para que los funcionarios puedan comer o desayunar.

12.000 beneficiados

Si todos los funcionarios se acogieran a este plan, durante cuatro horas los servicios públicos estarían a pleno rendimiento y las consultas se podrían resolver con mayor celeridad. No obstante, aún debe ser negociada con los sindicatos. Afectaría únicamente a los trabajadores de la administración general, unos 12.000, de los que dos terceras partes son mujeres.

La duración de la jornada sería la misma que la actual pero distribuida de forma diferente. Es decir, los funcionarios con complemento específico B (unos 9.000) mantendrían sus 39,5 horas semanales y los del A, sus 37,5. Pero cumplirían su jornada en un periodo continuo y eliminando el descanso obligatorio de 15.15 a 16.00 y de 16.00 a 16.45, respectivamente. Ahora, estos 45 minutos no computan como horas laborales, aunque el funcionario esté en su puesto de trabajo.

El horario de entrada se establece entre las 7.30 y las 9.00 y el de salida, de lunes a jueves, a las 18.30 como límite, y, a las 16.00, los viernes. Con estos parámetros, cada funcionario podría fijar su jornada. No obstante, la orden dictada por Función Pública especifica que "la implantación personalizada de la jornada continua flexible quedará supeditada al compromiso que debe alcanzar el empleado con su unidad administrativa". Lo mismo ocurrirá en los servicios de atención al público. La petición del empleado estará condicionada a que se garantice la prestación del servicio. De hecho, el resto del horario "se cumplirá según las necesidades e intereses personales del funcionario de acuerdo con el responsable de la unidad a fin de garantizar que las necesidades del servicio queden cubiertas". De esta forma, todos los centros administrativos deberán organizarse para asegurar una continuidad de la atención. Se establecen como "consideraciones singulares" las reuniones programadas, los puestos de apoyo a la alta dirección y otras situaciones.

Pero, ¿qué ocurrirá con el servicio que algunos desempeñan por la tarde? Los funcionarios con complemento específico B deben trabajar dos tardes a la semana. Con la jornada continua, no tendrán que hacerlo. Los interesados en solicitar esta propuesta deberán dirigirse al responsable de su unidad administrativa, que lo pondrá en conocimiento de la dirección general o provincial. El periodo mínimo de permanencia será de tres meses y tanto para acogerse como para abandonar esta opción, deberá pedirse al responsable de la unidad antes del día 10 del mes anterior al que hubiera de producir sus efectos.

Esta iniciativa ya se ha experimentado en el área de Función Pública. Según fuentes de la DGA, un tercio de la plantilla eligió la jornada continua. Y el perfil del solicitante fue de mujeres con responsabilidades familiares, fundamentalmente, niños pequeños.

Etiquetas