Aragón
Suscríbete por 1€

EL TIEMPO

Las temperaturas descienden entre seis y diez grados en las tres provincias aragonesas

Esta bajada de los termómetros coincide con un nivel de prealerta por viento en Zaragoza y la posibilidad de nevadas en el Pirineo.

Las fuertes rachas de viento se dejaron notar ayer por la tarde en la capital aragonesa.
Las temperaturas descienden entre seis y diez grados en las tres provincias aragonesas
juan carlos arcos

Las camisetas de tirantes, los vestidos sin medias y los jerséis de manga corta que durante los últimos días han sido recuperados del ropero veraniego volverán, a partir de hoy, a guardarse en el fondo del armario porque el frío propio de estos meses otoñales llega dispuesto a quedarse.

 

Según datos facilitados por la Agencia Estatal de Metereología (AEMET), a lo largo de los próximos días está previsto que se produzca una bajada "entre moderable y notable" de las temperaturas. Una disminución que viene acompañada de un nivel de prealerta por viento en el caso de la provincia de Zaragoza, que "puede ser significativo en determinados momentos del día", aseguran estas fuentes.

 

Se trata de una predicción que ayer ya se hizo notar en las tres provincias aragonesas. En el caso de Zaragoza, el termómetro bajó entre seis y diez grados respecto a la temperatura que se registró el fin de semana, una situación parecida a la que se produjo en las provincias de Huesca y Teruel.

 

Para hoy, está previsto que se mantengan las temperaturas en las tres provincias, aunque en el caso de Teruel, las mínimas tendrán un ligero o moderado descenso en la zona de la Ibérica.

 

Cambio de masa de aire

Esta bajada en los termómetros ha venido acompañada de un cambio de masa de aire y la presencia de vientos moderados de componente Este y Oeste que, en el caso de Zaragoza, serán localmente fuertes en algunos momentos del día. Esto provoca entre los ciudadanos que la sensación térmica que sienten sea menor que los grados que realmente marcan los termómetros.

"El descenso de las temperaturas que se ha producido estos días es lo normal para un mes de noviembre. Son temperaturas propias de estas fechas, de manera que lo verdaderamente significativo no es que bajen los termómetros, sino el calor que ha hecho en días pasados y que no es habitual", indicó Gerardo Sanz, portavoz en Aragón de la Agencia Estatal de Metereología.

 

En el caso de las estaciones de esquí pirenaicas, los copos que cayeron a más de 1.900 metros de altitud la pasada madrugada escasamente tiñeron algunas altas cumbres, como el Pico Salvaguardia de Benasque o las zonas más altas de alguna estación como Formigal, donde el cielo estuvo encapotado durante toda la jornada. Pero es a partir de mañana y sobre todo del próximo jueves cuando los centros invernales esperan que llegue la nieve a sus laderas, ya que las previsiones que barajan les advierten que la cota de nieve disminuirá hasta los 1.200 metros.

 

Un octubre caluroso

En lo que sí coincide casi todo el mundo, incluidos los responsables de la AEMET, es que este mes de octubre ha sido en Aragón caluroso y escaso de precipitaciones. Aunque los datos oficiales sobre las temperaturas, vientos y precipitaciones medias del último mes no se conocerán hasta los próximos días.

 

Teniendo en cuenta las informaciones recopiladas durante todo el mes octubre, en la ciudad de Zaragoza la media de las temperaturas máximas rozó los 23,3º, una cifra que en Huesca y en Teruel se situó en torno a los 22,7º.

 

Son unos datos que contrastan con el informe de la Agencia Estatal de Metereología de octubre de 2008, un mes que en el caso de Aragón calificaron como "básicamente frío en buena parte del territorio aunque presenta carácter normal en las cuencas del Jiloca y del Huerva, Zaragoza, el Bajo Martín y el prepirineo oscense". En el resto de la península, las temperaturas medias se situaron en torno los 15,3º, una posición normal respecto a los meses de octubre de los últimos 44 años.

Etiquetas