Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

AVES

Las primeras excursiones de Leoncia y Deva

Los quebrantahuesos 'aragoneses' liberados en julio en Covadonga ha cumplido tres meses de libertad en plenaforma. Siguen instalados en la zona que fueron soltados, pero cada vez se alejan más.

Deva, en pleno vuelo sobre la Cordillera Cantábrica.
Las primeras excursiones de Leoncia y Deva
JOSé CARLOS GONZáLEZ/FCQ

EL pasado 9 de julio, dos pollos de quebrantahuesos criados en Aragón fueron liberados en los Picos de Europa convirtiéndose, sin saberlo, en los protagonistas de la primera reintroducción de una especie extinta realizada en un parque nacional español. Más de tres meses después, ambos se encuentran en perfecto estado, muestran un comportamiento totalmente normal y poco a poco se alejan cada vez más de la zona en la que fueron soltados.

Se trata de dos hembras bautizadas como Leoncia y Deva en homenaje a una pastora y un río de la zona. Fueron rescatadas de sendos nidos de Huesca en los que hace años que no sobrevive ninguna cría, y han sido trasladadas a la Cordillera Cantábrica con un doble objetivo: crear una población estable de quebrantahuesos en los Picos de Europa -cordillera en la que la se extinguieron en la primera mitad del siglo XX- y minimizar los riesgos que conlleva concentrar la especie en un solo territorio -el Pirineo-.

Cuando fueron soltadas en Onís, en plena montaña de Covadonga, Leoncia y Deva sumaban apenas 130 días de vida y se tenían que desplazar caminando o dando pequeños saltos porque aún no podían volar. Hoy ya tienen más de siete meses, y aunque no han abandonado la zona en la que recuperaron la libertad, ya son capaces de hacer vuelos de 3 o 4 kilómetros antes de volver a casa.

"Al principio se movían en altura, pero desde hace dos semanas también se alejan -explica el director de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), Gerardo Báguena-. Salen y vuelven al punto de partida continuamente haciendo movimientos en forma de estrella".

Alto riesgo de accidente

Báguena asegura esta "muy satisfecho" de cómo evolucionan ambos animales. "Siguen expuestos a cualquier percance, así que un día pueden aparecer muertos, pero eso también les pasa a los pollos que han sido criados por sus padres en un nido -destaca Báguena-. Los dos pájaros están demostrando que son totalmente silvestres y tienen autonomía para valerse por sí mismos, y eso que, a diferencia de lo que ocurre en el Pirineo, no interactúan con otros congéneres".

Leoncia y Deva no podrán reproducirse hasta que tengan 8 o 9 años. Mientras, la FCQ pretende soltar en los Picos de Europa muchos más quebrantahuesos procedentes de nidos inviables.

Etiquetas