Despliega el menú
Aragón

Las inmobiliarias solo logran vender 3 pisos garantizados de los 206 en oferta

La venta de casas avaladas sigue sin arrancar 5 meses después de la entrada en vigor del plan.

El plan de vivienda garantizada sigue sin lograr los objetivos con los que nació, cinco meses después de su entrada en vigor. La oferta sigue en aumento, pero la demanda no acaba de despegar. Los datos así lo demuestran. De los 206 pisos que se ofertan en el registro de vivienda protegida Toc-Toc, solo se han vendido tres: uno en Barbastro (Huesca) y dos en Ejea de los Caballeros (Zaragoza). Del total, 70 se ubican en Zaragoza capital y cuatro en Teruel. En Huesca ciudad no se ofrece ningún piso y el resto de viviendas se reparten por municipios de las tres provincias.

 

El director general de Vivienda del Gobierno de Aragón, Julio Tejedor, achacó esta situación a que "la gente se está pensando mucho la compra en estos momentos". "Habrá gente que no tenga prisa y esté esperando a una VPO, o que no le encaja", recalcó. Además, advirtió de que "aunque el mercado parece que está entrando en recuperación, es aún muy selectivo".

 

Después de numerosas e importantes reticencias por parte de los promotores, finalmente muchos han optado por adherirse a este programa que ofrece avales del 10% del precio total del piso y ayudas a los compradores. No en vano, obtener financiación se ha convertido en el principal obstáculo para acceder a una vivienda y, por tanto, para que los constructores obtengan clientes y puedan dar salida al 'stock' que tienen. Pero para optar a este plan es necesario que los promotores rebajen hasta un 35% el precio de sus casas.

 

No más de 90 metros cuadrados

Este tipo de viviendas debe cumplir una serie de requisitos: no superar los 90 metros cuadrados ni los 2.183 euros por metro cuadrado en Zaragoza capital y algunos municipios turísticos del Pirineo (el precio final se situará en los 196.473 euros para un piso de 90 metros cuadrados). Para el resto de localidades, el tope es de 1.773 euros por metro cuadrado.

 

La oferta de pisos es muy variada. En Zaragoza capital, los promotores ofertan viviendas más pequeñas (normalmente no superan los 50 metros cuadrados), mientras en el resto de las localidades pueden llegar hasta los 90 metros cuadrados.

 

Se publicita desde una casa de 49,50 metros cuadrados con una habitación y un baño por 95.572 euros en Calamocha; a un piso de 76 m2, tres habitaciones y dos baños por 139.437 euros en Ricla; o a una vivienda de 48,10 m2, de tres habitaciones y un baño por 179.766 euros en Zaragoza. Todos con garaje y trastero. Hay casas en Aguarón, Barbastro, La Muela, Benabarre, Borja, Cadrete, Calamocha, Novallas, Pedrola, Épila, La Puebla de Alfindén...

 

El procedimiento es muy sencillo. Los promotores ofertan en la web sus viviendas, con sus características, precio y un teléfono de contacto. El demandante que quiere adquirir una se pone en contacto directamente y ambas partes acuerdan la venta. El Gobierno de Aragón no intermedia, solo debe autorizar que el inmueble se califique como vivienda garantizada durante un plazo de diez años (después queda libre). Se puede aplicar a los pisos libres que se ajusten al precio fijado, a los usados que sean primera residencia y se vendan para adquirir otro y a las viviendas protegidas que se adquieran en el periodo de vigencia del plan (dos años).

 

Según explicó Tejedor, la CAI va a solicitar próximamente la calificación de varias viviendas. Además, explicó que se ha aplicado un filtro a la hora de ofertar viviendas. "No queremos apartamentos turísticos en el Pirineo. Solo aceptamos pisos para primeras residencias", avisó.

 

El comprador, que debe estar inscrito en el Toc-Toc y no superar ingresos de entre 50.500 y 65.000 euros brutos anuales, tramita su hipoteca como en otra venta cualquiera, pero con ventajas. El Ejecutivo autonómico avalará el 10% del precio total del piso y dará subsidios a los préstamos de entre el 0,2% y el 1,8%, según los ingresos. La DGA firmó un convenio con siete entidades.

Etiquetas