Despliega el menú
Aragón

EDUCACIÓN

Las Cortes instan a revisar la gratuidad de libros y Broto dice que lo analizará

Piden que se establezcan criterios de progresividad y que se excluya del programa a las familias con rentas de más de 53.407 euros. Estas ayudas han supuesto diez millones en los últimos presupuestos.

Padres de alumnos hacían cola el pasado mes de septiembre para comprar material escolar.
Las Cortes instan a revisar la gratuidad de libros y Broto dice que lo analizará
HERALDO

Las Cortes de Aragón instaron ayer a la DGA a que revise el modelo de gratuidad de libros para que las familias con rentas superiores a 53.407 euros brutos anuales no se beneficien de él. Esta iniciativa, propuesta por IU y respaldada por todos los grupos salvo por el PP, que se abstuvo, pide que se incluyan criterios progresivos en el coste de esos materiales para los padres que estén por debajo de esos ingresos. Con esto se ayudaría a la aplicación de las medidas de racionalidad derivadas de la crisis y se recortaría el gasto de un programa que en las últimas partidas presupuestarias ha sumado diez millones de euros.

"Dar libros gratis a todos genera desigualdades. Los criterios de progresividad deberían ser siempre un eje fundamental y en estos momentos de crisis se hace más imprescindible que nunca", afirmó el portavoz de IU, Adolfo Barrena, quien presentó esta proposición no de ley.

El documento aprobado solicita que estos cambios se incluyan en los presupuestos de 2011, por lo que en septiembre seguirá habiendo materiales gratis (cuentan ya con una partida de las cuentas de 2010). De hecho, la DGA publicó el pasado día 21 en el Boletín Oficial de Aragón la orden que convocaba el programa para el próximo curso.

Después, el Gobierno autonómico decidirá si revisa el modelo para el siguiente curso (el 2011-2012). Desde el Departamento de Educación explicaron que no harán valoraciones hasta que reciban el texto aprobado en las Cortes. No obstante, la consejera del ramo, María Victoria Broto, que compareció antes de que se votara la iniciativa, dijo que el programa de gratuidad es "un elemento consolidado" del sistema educativo, pero que en el momento de crisis actual "hay que analizar".

Broto recordó que en septiembre no toca hacer reposición de materiales. Salvo que los manuales estén muy dañados, no se cambian hasta que pasan cuatro años. Este año solo habría que comprar libros si llegan más alumnos o en los centros de reciente creación.

Enmiendas de todos los grupos

Todos los grupos parlamentarios propusieron ayer enmiendas a la proposición no de ley presentada por IU y se llegó a un acuerdo para que el texto mantuviera en esencia la idea planteada por Barrena e incorporara parte de las propuestas conjuntas de PSOE-PAR y la enmienda de CHA.

Mar Herrero (PAR) popuso que en el marco del presupuesto de 2011 "se tenga en cuenta este recorte en el programa para que se establezcan criterios progresivos en función de la situación económica de las familias". Por su parte, Carlos Álvarez (PSOE) calificó el programa de "muy satisfactorio", si bien reconoció "que la situación económica ha cambiado".

Al respecto, Nieves Ibeas (CHA) presentó una enmienda para incluir de forma específica el término de progresividad en la proposición no de ley. La portavoz de Chunta consideró también que "el Gobierno de Aragón tiene la obligación expresa de hacer un estudio de la situación y aplicación del programa de gratuidad de los libros de texto" para conocer su repercusión real.

También el PP planteó una enmienda a la iniciativa que evitaba marcar límites de rentas para el acceso a las ayudas, pero fue rechazada. La diputada popular, Ana Grande, criticó el programa de gratuidad de libros de texto porque consideró que tiene "tintes electoralistas". "Para nosotros no es ni equitativo ni solidario", dijo.

La iniciativa de las Cortes coincide con el parecer de los sindicatos de profesores que ya señalaron recientemente que, si había que hacer recortes, estos debían afectar a este programa. La medida no ha gustado, sin embargo a las familias que creen que, una vez más, se les está haciendo pagar la crisis.

Etiquetas