Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

DINERO PÚBLICO

Larraz admite que la inversión en CAG fue "un fracaso"

El consejero de Economía, que ha comparecido a petición del PP, también ha declarado que la gestión de Mbius "no ha sido la esperada".

Comparecencia de Larraz.
Larraz reconoce que la inversión en CAG fue "un fracaso"
JOSÉ MIGUEL MARCO

El consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Aragón, Alberto Larraz, ha reconocido este jueves que la inversión en la empresa aeronáutica Composite Aeronautic Group (CAG) ha sido un "fracaso", inversión realizada a través de Savia Capital Atracción, sociedad de capital riesgo participada al 41% por la Corporación de Empresas Pública de Aragón y gestionada por la sociedad gestora Mbius, cuya actuación "no ha sido la esperada".

Larraz se ha pronunciado así durante su intervención en el pleno de las Cortes de Aragón, donde ha comparecido a petición del Partido Popular, en nombre del presidente aragonés, Marcelino Iglesias, para explicar la gestión y resultados de las sociedades de capital riesgo en las que participa el Ejecutivo autonómico.

El consejero ha afirmado que la inversión en CAG ha resultado "fallida", igual que otras inversiones del Gobierno de Aragón "han sido buenas" y ha subrayado que en las sociedades de capital riesgo se puede llegar a perder el cien por cien de lo invertido o, al contrario, obtener buenos resultados porque son "inversiones no exentas de un incuestionable riesgo empresarial".

Al respecto, ha señalado que de las cuatro sociedades de capital riesgo en las que ha participado la Comunidad autónoma, dos de ellas han ido bien y otras dos, las gestionadas por Mbius, han ido "regular" o "fatal" y por eso hubo un momento en que se decidió "dejar sin efecto su contrato de gestión", dar de baja esos dos fondos de capital riesgo, que pasaron a ser sociedades anónimas, gestionadas directamente por su consejos de administración.

Larraz ha añadido que gracias a esa gestión directa de los consejos de administración "se conocieron datos que pusieron en entredicho la realidad de la información facilitada por Mbius y la calidad de la gestión" por lo que se pidieron informes jurídicos externos que aconsejaron interponer una reclamación económica a Mbius por una posible responsabilidad por defectuoso cumplimiento contractual, como así se hizo.

"En ningún momento los socios pretendieron blindar o proteger a Mbius, eximiéndola de responsabilidad, al contrario, la reclamación viene a acreditar que siempre se ha apostado por la transparencia", ha argumentado Larraz, algo que también se constata por la decisión de resolver esta situación a través de un laudo arbitral, ha apuntado.

No ha sido el esperado

Larraz ha reconocido que el resultado de la gestión de Mbius "no ha sido el esperado", si bien el árbitro del laudo ha considerado "que es evidente que en el desarrollo y desenlace de las inversiones intervinieron factores ajenos a las partes, que escapaban a su control, por lo que no se puede imputar la responsabilidad a ninguna de ellas", es decir, ni a Savia ni a Mbius, que también presentó reclamación.

El consejero también ha afirmado que "los esfuerzos por vender los materiales" de CAG "fueron inútiles" porque ninguna de las ofertas "se materializó" por lo que los socios aprobaron "unánimemente el achatarramiento del material" ya que su custodia era costosa.

Larraz también se ha referido a la aeronáutica italiana Tecnam, con la "veíamos futuro cuando vino" puesto que es "la que vende más aviones en toda Europa", pero que ha resultado afectada por la crisis económica, ya que las "avionetas son un bien elástico que, en ocasiones, no es tan fácil de vender", de forma que "también nos hemos equivocado porque no ha funcionado bien".

No obstante, ha asegurado que la Corporación de Empresas Pública de Aragón ha impulsado otros negocios con los que ha ganado dinero, de forma que se han "equilibrado las cuentas" y se han generado cientos de puestos de trabajo directos o indirectos.

Un escándalo

El portavoz del PP, Eloy Suárez, ha lamentado que no haya sido el presidente de Aragón, el socialista Marcelino Iglesias, quien haya comparecido para dar explicaciones de "uno de los mayores escándalos de los doce años de gobierno socialista", que harían necesaria la dimisión de Larraz, ha opinado.

Al respecto, ha afirmado que el consejero "nos engañó" y "mintió" a los diputados y a los ciudadanos" porque "cuando le pregunté en noviembre de 2008 sobre CAG dijo que era la única que exportaba avionetas a todo el mundo y mejoraba la balanza comercial de Aragón", cuando "le pedimos más información no respondió" acogiéndose a la confidencialidad y "cuando le hablé de pérdidas contestó que el programa iba a ser un éxito en el que se recuperaría el capital".

Sin embargo, "usted ya sabía que esa sociedad estaba condenada al fracaso" y "prefirió alargar su agonía, con la esperanza de que esto no se supiera jamás", aportando fondos a CAG "para tapar una quiebra", en vez de destinarlos a servicios sociales u otras necesidades de los ciudadanos y "en vez de dar la cara y asumir responsabilidades" porque "estas cuestiones se resuelven asumiendo la responsabilidad política, que significa que uno se va a su casa cuando las cosas se hacen mal".

Larraz ha afirmado que el Gobierno "nunca ha pretendido ni ha propuesto blindar a ninguna gestora, ni achatarrar en vez de vender, ni aportar fondos de manera injustificada para tapar una quiebra, y aunque lo hubiera querido hacer, no hubiera podido" porque no posee la mayoría de la sociedad. Con esto, ha continuado, "no nos quitamos responsabilidad" porque "asumimos las pérdidas".

Además, ha considerado que el portavoz del PP ha incurrido en su explicación en "inexactitudes y algunas mentiras" y por eso ha pedido su "cese", al tiempo que ha comprendido que "no tenga tiempo" para conocer a fondo lo ocurrido con CAG porque "está con el Ayuntamiento", ha dicho en relación a que es el candidato del PP a la alcaldía de Zaragoza, y "los pluritrabajos son complicados", ha apuntado el consejero.

Comisión de investigación

El diputado de Chunta Aragonesista, Chesús Yuste, ha deseado que la petición que su grupo va a apoyar de realizar una comisión de investigación sobre este asunto "nos aclare" lo ocurrido en este "turbio asunto" del que, al menos, se puede afirmar que la inversión de diez millones de euros en CAG ha acabado "convertida en chatarra", a los que hay que sumar 2,2 millones para pagar deudas y seis millones para que Tecnam se pudiera instalar y así saber "quién miente, si alguien miente o quién miente más, si lo hacen todos".

El diputado de Izquierda Unida, Adolfo Barrena, también apoyará la creación de una comisión de investigación porque es "conviene que aclaremos" lo ocurrido, aunque "no creo que haya una trama oculta, pero sí cuestiones que mejorar e informar" para "extraer conclusiones" y para "ganar confianza en el funcionamiento de las instituciones democráticas".

Los grupos que apoyan al Gobierno, Partido Socialista (PSOE) y Partido Aragonés (PAR), han reconocido que ha habido un "fracaso rotundo" en estas inversiones, como ha comentado el portavoz socialista Antonio Piazuelo.

No obstante, ha señalado que "no ha costado ni un euro" a las arcas públicas porque "lo que se ha perdido por un lado, se ha ganado por otro" en las inversiones de la Corporación, para remarcar que esta última es un "instrumento que proporciona 1.500 puestos de trabajo".

El diputado del PAR, Javier Callau, ha precisado que las inversiones de las sociedades de capital riesgo "pueden generar mucha rentabilidad económica" y también fracasar, para remarcar que la participación del Gobierno no tiene ese objetivo exclusivo, sino que también pretende una "rentabilidad social" y potenciar la pequeña y mediana empresa. En el caso de CAG, ha dicho que ha sido una inversión "fallida", algo "triste, pero sólo eso, ni menos, ni más, aunque alguno se empeñe".

Etiquetas