Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SANIDAD/ARAGÓN

La vacunación de 5.500 niñas contra el cáncer de útero arranca el 3 de noviembre

La DGA va a comenzar a enviar citaciones a las chicas nacidas en 1994 para que acudan a los centros de salud. Se han comprado 16.500 dosis, ya que se administra en tres fases.

Todas las niñas nacidas en 1994 (14 años) recibirán en las próximas semanas en su domicilio una carta del Gobierno de Aragón en la que se les invitará a vacunarse contra el virus que causa el cáncer de cuello de útero, es decir, el virus del papiloma humano (VPH).

Esta campaña arranca este año en toda España tras haber sido aprobada dentro del calendario oficial del Sistema Nacional de Salud. Las comunidades pudieron elegir entre ponerla a las chicas de 11, 12, 13 o 14 años, y Aragón se decantó por esta última opción. La población diana es de entre 5.000 y 5.500 niñas.

Luis Gascón, asesor de Salud y Consumo de la DGA en materia de Salud Pública, concretó ayer que, si se hubiera elegido a las de 11 años, tres generaciones hubieran quedado sin vacunar dentro del programa oficial.

Gascón explicó que aún se están ultimando los detalles de su puesta en marcha, pero la estrategia está perfilada. Las cartas se enviarán a lo largo del mes de octubre a los domicilios de las niñas nacidas en 1994. Se han escogido estas fechas porque, al estar iniciado ya el curso, es más fácil localizar a todo el mundo.

En ellas se les explicará el objetivo de la campaña y se les pedirá que, a partir del 3 de noviembre, acudan a sus centros de salud para recibir una primera dosis.

A todas se les pondrá de forma gratuita, pero a lo largo de tres visitas. Lo calculado es que la primera sea administrada en noviembre, la segunda en enero y la tercera en mayo. No obstante, Salud Pública controlará el proceso y, antes de la tercera ocasión, volverá a lanzar un recordatorio a las interesadas. "Controlaremos de cerca el proceso. Es muy importante que acuda a vacunarse la mayoría de las chicas de esta edad, porque es la mejor forma de frenar la circulación del virus", concretó Luis Gascón. En principio, las autoridades esperan alcanzar una cobertura del 75% o incluso llegar al 80%.

La razón de ponerla en la adolescencia es porque es vital que las chicas no hayan mantenido relaciones. Este virus es de transmisión sexual y suele contraerse entre los 14 y los 19 años. El VPH puede desembocar en un cáncer, aunque en la mayoría de los casos solo causa una infección que se cura sola.

El VPH agrupa a más de cien virus diferentes y las vacunas que hay (en España se comercializan dos) protegen contra los tipos 6, 11, 16 y 18. Los dos últimos figuran entre los de alto riesgo, y el 6 y el 11 son muy frecuentes y causan el 90% de las verrugas genitales.

Millón y medio de euros

La inversión en esta campaña se dispara, ya que se trata de una vacuna muy cara. Cada dosis roza los 100 euros, por lo que acaba saliendo a 300 cada niña. Finalmente, el departamento de Salud y Consumo se ha decantado por la que comercializa Sanofi Pasteur MSD, y las chicas aragonesas serán vacunadas con Gardasil (la otra opción era Cervarix, de GSK).

En total, se han adquirido 16.500 dosis que suponen 1.716.000 euros para las arcas de la comunidad. La DGA no oculta que es "un esfuerzo notable"; pero insisten en los beneficios de esta medida.

Hay muchas mujeres interesadas en adquirirla, aun abonando ellas los 300 euros. No obstante, no es efectiva si ya se han mantenido relaciones sexuales. Tampoco aunque se haya usado preservativo, que sí parece ser muy eficaz contra el virus del sida.

Se estima que entre 700.000 y 1,4 millones de mujeres en España están infectadas por el VPH. En un alto porcentaje, el diagnóstico se realiza por medio de la citología vaginal. Este es el chequeo mas importante para el despistaje del cáncer de cérvix (cuello uterino). No obstante, también existe un análisis especifico que detecta el ADN del virus del papiloma humano.

Luis Gascón insistió ayer en que esta campaña que ahora comienza y que se mantendrá ya para futuras generaciones no hará que el Gobierno de Aragón se relaje en cuanto a la realización de citologías u otras pruebas. La mujer vacunada no debe sentirse falsamente protegida, debe seguir visitando al ginecólogo y con las citologías.

Etiquetas