Despliega el menú
Aragón

POR DENUNCIAR EL MAL ESTADO DE LAS CARRETERAS

La Unión de Guardias Civiles tacha de "abusiva e injusta" la sanción a Juan Carlos Toribio

Los compañeros apoyan al agente de Tráfico de Fraga expedientado por denunciar el mal estado de las carreteras y reconocen su "gran labor" en defensa de la seguridad vial.

El agente lleva años denunciando el mal estado de las carreteras
La Unión de Guardias Civiles tacha de "abusiva e injusta" la sanción a Juan Carlos Toribio
HERALDO

La Federación de Agentes de Tráfico de la Unión de Guardias Civiles se ha solidarizado ya con Juan Carlos Toribio, el funcionario destinado en el destacamento de Fraga (Huesca) al que se ha vuelto a expedientar por seguir denunciando el mal estado de algunas carreteras y por su "contumaz" interés en desempeñar actividades relacionadas con la seguridad vial desde la asociación Mutua Motera (AMM). Sus compañeros tampoco alcanzan a entender "todos los impedimentos que se le están poniendo" desde la dirección del Instituto Armado y tachan de "abusiva y gravemente injusta" la apertura de este nuevo expediente disciplinario.

 

El secretario general de la Federación de Agentes de Tráfico, Benito Bouzada, reconoce en un escrito la "gran labor" que viene desarrollando el guardia civil aragonés. Y recuerda que "los accidentes son evitables y que cualquier ciudadano que esté en pro de la labor por la seguridad vial es un agente activo de la misma". Por eso, se pregunta "¿qué razón lleva a que Juan Carlos Toribio no la pueda realizar?". Desde el colectivo, insisten además en que se trata de una labor que lleva a cabo "en su vida privada y sin ánimo de lucro". "Simplemente -apuntan-, aportando sus conocimientos a la mejora de la seguridad vial".

 

La Unión General de Guardias Civiles considera que con actitudes como la de este agente se han conseguido grandes avances en la lucha contra los accidentes de tráfico. "La ciudadanía comienza a sensibilizarse por la inseguridad vial, donde las víctimas ya no son un número estadístico sino situaciones crueles, no comprensibles en una sociedad moderna y progresista que no entiende por qué se siguen produciendo tantas muertes en nuestras carreteras", indican.

 

La reacción de los compañeros de Toribio, mostrando su total apoyo y solidaridad al funcionario expedientado, desvirtúa además los argumentos que esgrimen quienes le sancionan. Porque incluso se ha intentado cuestionar su profesionalidad y camaradería a través de los expedientes disciplinarios. Como ejemplo, lo que dijo el instructor del que le costó el pasado mes de septiembre una multa de casi 500 euros por un artículo publicado en HERALDO DE ARAGÓN el 17 de noviembre de 2008 ("Fomento desoye los informes de Tráfico sobre las graves deficiencias de la N-II").

"El guardia civil Toribio atribuye a la Agrupación de Tráfico una 'dejación' en la investigación de los hechos que denuncia con sus actividades, a la vez que formula una velada amenaza sobre un supuesto 'estudio de conductas' que afectaría a la unidad", escribía un superior. "Estas posiciones -añadía- revelan falta de estima y confianza tanto en la institución como hacia el personal que sirve en la misma, a la vez que desprecia su forma de actuar, tanto general como individualizada en cada uno de sus miembros, incidiendo negativamente en el servicio y vida de la Unidad".

 

Querella criminal archivada

Los intentos de la dirección general de la Guardia Civil de acallar las críticas de Juan Carlos Toribio a través de los expedientes disciplinarios tienen un precedente por la vía judicial. En el año 2007, el ingeniero jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado en la provincia de Huesca encajó también mal las denuncias que el agente venía haciendo en los medios de comunicación y decidió presentar una querella criminal contra él por "prevaricación, revelación de secretos e injurias". El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Fraga abrió diligencias previas, pero terminó dictando un auto de sobreseimiento, para archivar definitivamente la causa el 6 de mayo de 2008.

 

Más coherente parece la postura de los responsables de Carreteras del Gobierno de Aragón, a quienes las críticas contra el estado de algunas vías de titularidad autonómica vertidas desde la asociación motera a la que pertenece Toribio han servido de acicate para intentar hacer mejor las cosas. De hecho, el Gobierno de Aragón y la Asociación Mutua Motera ya han anunciado su primera acción conjunta para 2010. Se trata de la publicación de un tríptico informativo dirigido a los usuarios de motocicletas y ciclomotores, que incluye consejos útiles para una conducción segura.

 

A finales de 2009, DGA y AMM ya firmaron otro acuerdo en materia de seguridad vial. El colectivo motero recibió 18.000 euros para realizar una serie de trabajos de campo, que se concretarán en tareas tales como analizar los sistemas homologados para la protección de los conductores, estudiar mejoras concretas en materia de seguridad vial o asesorar en el desarrollo de campañas de concienciación. El convenio se inserta dentro del Plan Estratégico de Seguridad Vial en Aragón, con el que se pretende prestar especial atención a los usuarios más vulnerables como los peatones, ciclistas o motoristas.

Etiquetas