Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

CON 52,7 MILLONES

La recuperación de las zonas quemadas en 2009 se prolongará hasta 2017

Alfredo Boné ha hecho referencia a la necesidad de que Aragón cuente con 3.000 kilómetros de cortafuegos en lugar de los 800 que dispone actualmente, con el objetivo de lograr una compartimentación de la masa forestal dividida en áreas de no más de 2.000 o 2.500 hectáreas.

El plan de recuperación y restauración de las zonas afectadas por los incendios forestales acaecidos en Aragón en 2009, año en que se vieron afectadas 22.000 hectáreas, se prolongará, en dos fases, hasta 2017 y tendrá un coste de 52,7 millones de euros.

El consejero de Medio Ambiente aragonés, Alfredo Boné, ha explicado en el Pleno de las Cortes que ya se invirtieron el año pasado, en un primer plan de choque ante la magnitud de los incendios declarados en la Comunidad, 2,8 millones de euros procedentes de los departamentos de Vicepresidencia, Política Territorial y Medio Ambiente.

En cuanto a la procedencia de los fondos, el consejero ha explicado que 28,5 los aportará el Gobierno de Aragón; 5,1 millones corren a cuenta del Ministerio de Medio Ambiente y otros 8,8 llegarán del Ministerio de Defensa; 3,7 millones proceden de convenios de hidrología, y 6,6 millones del Fondo Especial para Teruel.

Está previsto invertir 39,9 millones de euros en una primera fase, hasta 2012, con lo que quedarían otros 12,8 hasta 2017, en función de cómo responde el terreno y si se regenera de forma natural.

En 2010 se prevé una inversión de unos once millones de euros, de seis en 2011 y luego una media de cinco millones el resto de las anualidades.

En respuesta a una interpelación formulada por el diputado del PP Francisco Javier Gamón, quien se ha interesado por la recuperación y restauración de estas zonas, Boné también ha dicho que se va a poner en marcha una "fórmula" de lucha contra los incendios basada en el nombramiento, a propuesta de los alcaldes, de dos coordinadores locales por municipio, gente que conozca bien el territorio y que en una situación de urgencia, gracias a este conocimiento, pueda ayudar a los servicios de extinción, conformando una "auténtica red de conocedores del territorio".

Respecto a la prevención, Alfredo Boné ha hecho referencia a la necesidad de que Aragón cuente con 3.000 kilómetros de cortafuegos en lugar de los 800 que dispone actualmente, con el objetivo de lograr una compartimentación de la masa forestal dividida en áreas de no más de 2.000 o 2.500 hectáreas.

Gamón, por su parte, se ha interesado por la aprobación de los Planes de Ordenación de los Recursos Forestales, y el consejero ha explicado que, de acuerdo con la ley de montes, el decreto que promulgará el marco jurídico para que las comarcas puedan aprobar sus PORF está "muy avanzando", pendiente de una próxima reunión del Comité Forestal de Aragón.

En todo caso, Boné ha asegurado que contra el "tópico erróneo" de que cada vez hay "menos bosques", Aragón se ha "forestado" de forma "espontánea y natural" en los últimos cien años, en parte debido al abandono de tierras de cultivo y a la paulatina desaparición de la ganadería extensiva.

Y estas circunstancias, ha añadido, contribuye a que haya más riesgo de incendios, entre otras cosas porque los campos de cultivo actuaban de verdaderos cortafuegos, pero ahora esos campos se han convertido en hectáreas forestales.

Etiquetas