Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

PLAN DE AJUSTE

Los alcaldes exigen negociar lo que ocurrirá en 2011

El Gobierno central retira el compromiso de aprobar este año la ley de financiación local y opta por dejarla sin fecha.

La FEMP reunió ayer a su Ejecutiva, en la imagen, para analizar el decreto aprobado por el Gobierno.
Los alcaldes exigen negociar lo que ocurrirá en 2011
HERALDO

Alivio para el más corto plazo, pero la indignación continúa. La rectificación del Gobierno central al retrasar hasta 2011 la prohibición a los ayuntamientos de endeudarse, en vez de que estuviese en vigor desde ayer, fue bien acogida por los representantes de los alcaldes, que se reunieron de urgencia para analizar los efectos del decreto. Sin embargo, avisaron de que exigirán al Gobierno que "negocie" con los ayuntamientos sobre lo que ocurrirá a partir de 2011. En este sentido, desde la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) se explicó que hay muchas inversiones bianuales o de más periodo que no pueden cortarse de un año para otro, por lo que reclamaron al Gobierno medidas menos drásticas y más acordes con la realidad municipal.

Pero aunque sí hubo este reproche, el órgano que representa a todos los municipios de España no fue capaz de ponerse de acuerdo sobre si apoyaba o rechazaba el contenido del decreto de ajuste en lo que afecta a los ayuntamientos. "Es un decreto profundamente injusto para los ayuntamientos", manifestó el portavoz del PP en la FEMP, Fernando Martínez, que es presidente de la Diputación de Zamora. "La rectificación parece lógica, la situación ahora se ha normalizado", planteó el presidente de la FEMP, el socialista Pedro Castro, que avaló las medidas del Ejecutivo central.

De hecho, el llamado presidente de los alcaldes pidió a todos los municipios que "arrimen el hombro" y se solidaricen en este momento de crisis. Volvió además a exigir a todos "sentido de Estado" y pidió al PP lealtad y que estén "por encima de un puñado de votos". En este sentido, les pidió que no criticasen este decreto "para querer llegar a La Moncloa".

Según argumentó además, la marcha atrás del Gobierno al dejar solo para el próximo año el veto al acceso al crédito "permite flexibilidad para la vida municipal y capacidad para dar respuesta a las necesidades".

"Si los ayuntamientos han hecho sus presupuestos en base a la necesidad de los ciudadanos, no debe pasar absolutamente nada a lo largo de este 2010", manifestó Pedro Castro. Según dijo, si el Gobierno no hubiese corregido su error, los Ayuntamientos no habrían podido "desarrollar sus obras y proyectos que teníamos presupuestados", de ahí que dijese que se había impuesto la "sensatez".

En cuanto a lo que pueda ocurrir en 2011, cuando sí se les corte el grifo del acceso a la deuda, el presidente de la FEMP manifestó que "cada uno tendrá que arreglar sus presupuestos de acuerdo a sus necesidades reales", manifestó.

Pese a la posición que marcó Castro, que es un alto dirigente del PSOE de Madrid, el responsable municipal del PSOE federal, Antonio Hernando, hizo una cerrada defensa de todas las medidas. Hernando afirmó primero que "no ha habido ningún cambio de posición, sino una simple rectificación de errores en el BOE".

Además, reclamó a los ayuntamientos un paso al frente y que acepten sin cuestionar esta medida. "Los ciudadanos, los trabajadores, los funcionarios o los pensionistas no entenderían que se les esté pidiendo un esfuerzo y que los gobiernos que están más cerca de ellos, que son los ayuntamientos, no hagan un esfuerzo similar a partir de enero de 2011", manifestó.

¿Y las Comunidades?

Además de no estar plenamente conformes con la medida, desde la FEMP se quiso mandar un mensaje al Gobierno. "Todos somos Estado", resumió Castro, al indicar que las comunidades autónomas también tienen que asumir su cuota de austeridad. Desde el PP, además, se lamentó que se vetase a los ayuntamientos del acceso al crédito mientras nada se hacía con las comunidades. También miró hacia las autonomías el presidente de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias, Salvador Plana, que además también compartió con Castro el hecho de interpretar de forma relativamente positiva el decreto tras la rectificación de ayer.

Por otra parte, el PSOE apostó ayer por aplazar otra vez su compromiso de hacer una nueva ley de financiación local, que inicialmente se iba a aprobar a la vez que la financiación autonómica. Cuando se incumplió este primer compromiso, se retrasó a 2010. Ahora, según informó ayer Efe, el grupo socialista en el Congreso aboga por dejar los proyectos de ley de Gobierno local y de reforma del sistema de financiación de los municipios para cuando "las circunstancias económicas lo permitan".

El Ejecutivo central había asegurado de forma reiterada que arreglaría a la vez los problemas financieros de las comunidades y de los ayuntamientos, circunstancia que también había exigido la FEMP.

(Mas información en página 23)

Etiquetas