Despliega el menú
Aragón

EN LAS CORTES

La propuesta de ley de lenguas del PSOE no convence ni a su socio ni al PP

CHA e IU esperan a conocer la norma, pero critican que el Gobierno vaya por separado

El portavoz del PSOE, Jesús Miguel Franco, presentó ayer en el registro la iniciativa socialista.
La propuesta de ley de lenguas del PSOE no convence ni a su socio ni al PP
PSOE

La propuesta del PSOE de la ley de lenguas, que ayer presentó en solitario el grupo parlamentario de las Cortes, no convence de momento ni al PP ni a su socio de gobierno, el PAR. CHA e IU rehusaron valorar el contenido a la espera de conocerlo con detalle. El portavoz del PSOE, Jesús Miguel Franco, presentó ayer su iniciativa que reconoce el catalán y el aragonés "como lenguas propias e históricas" de la Comunidad pero que no declara su cooficialidad. De hecho, considera el castellano como "la lengua oficial de Aragón".

 

Consciente de que su propuesta no reúne de momento los apoyos suficientes para salir adelante y de que se trata de una ley que afecta a diferentes sensibilidades, Franco instó a los grupos a estudiarla con detenimiento este verano y advirtió de que es "un texto abierto y no hay nada que no pueda ser negociable, hablable o enmendable". Franco también se refirió a las dificultades para lograr un acuerdo con su socio, el PAR, e impulsarla como un proyecto del Gobierno (forma parte de los compromisos del Ejecutivo). "No hemos podido llegar a un consenso sobre determinados aspectos y no podíamos alargar más la situación", justificó.

 

Insistió en que esta norma no impone nada, sino que uno de sus pilares es la voluntariedad de uso en "las zonas de utilización histórica predominante". Además, recordó que en los centros educativos de estas zonas ya se garantiza la enseñanza desde hace 25 años.

 

La ley regula también las relaciones con las administraciones públicas, a las que se podrán dirigir en cualquiera de las tres lenguas en las zonas que se utilicen. Pero también podrán usar el catalán, el castellano o el aragonés para dirigirse al Justicia o a las propias Cortes. La norma crea también el Consejo Superior de las Lenguas de Aragón, un órgano consultivo, que debe constituirse en tres meses.

 

No obstante, su socio de gobierno, el PAR, no acaba de ver con buenos ojos el texto, pese a que ya se han incorporado algunas propuestas. Pero los escollos se mantienen. La diputada aragonesista María Herrero, que abogó por lograr el máximo consenso posible en torno a esta norma, explicó que la denominación de catalán como lengua propia de Aragón es uno de los principales obstáculos para respaldarla. Además, pidió que se otorgue mayor margen de decisión a los municipios afectados.

Herrero recalcó que el idioma que se habla en Aragón no proviene de Cataluña y se preguntó porqué el valenciano de Valencia no se llama catalán. También consideró necesario que queden claras las variedades locales que existan y que la autoridad científica que fije las normas sea aragonesa.

 

El portavoz del PP, Eloy Suárez, tildó de "innecesaria" esta ley y avisó de que se trata de "una cortina de humo". "Aragón tiene suficientes problemas ahora como para desviar la atención", argumentó. Además, denunció que es "una irresponsabilidad llevar un texto tan delicado con tan pocos apoyos, ni siquiera de su socio de gobierno". No obstante, se comprometió a estudiar el texto y destacó que "lo importante es defender las modalidades lingüísticas".

 

La presidenta y diputada de CHA, Nieves Ibeas, también criticó que el Gobierno de Aragón "ni siquiera sea capaz de cumplir los propios acuerdos de los socios, como es la ley de lenguas". Adolfo Barrena, de IU, se mostró sorprendido de que la norma "no vaya suscrita por el matrimonio bien avenido de Biel e Iglesias". "Parece que no marcha bien", dijo. Y esperó que no se trate de "una cortina de humo".

La Plataforma No Hablamos Catalán advirtió de que esta ley "rompe Aragón" y anunció manifestaciones en septiembre. La Federación de Asociaciones Culturales del Aragón Oriental dijo que esta propuesta es inconstitucional.

Etiquetas