Aragón
Suscríbete por 1€

INVESTIGACIÓN JUDICIAL

La Policía imputa a un agricultor de Mallén que vendió tierras al alcalde

Le atribuye un delito de cooperador necesario en malversación de caudales públicosEl Grupo de Blanqueo de capitales empieza a citar a personas que hicieron negocios con el Ayuntamiento.

Terrenos del paraje conocido como el Saso en el que pensaba levantarse la plataforma logística de Mallén.
La Policía imputa a un agricultor de Mallén que vendió tierras al alcalde
JOSé MIGUEL MARCO

El Grupo de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional ha empezado a citar para tomarles declaración a vecinos de Mallén y otras personas ajenas al pueblo que en su día hicieron negocios con el ayuntamiento y que ahora están bajo sospecha. Esto se produce un día después de que la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Zaragoza, Mercedes Terrer, que desde 2009 investiga una presunta trama de corrupción en el Ayuntamiento, ordenara el registro del Consistorio y se incautara de una serie de documentos.

Ayer mismo compareció en las dependencias de la Brigada de Policía Judicial un agricultor, identificado como José H. G., a quien se le tomó declaración, en calidad de imputado, por una operación de venta de terrenos que hizo con el alcalde, el socialista Antonio Asín, en el año 2006. Tras prestar testimonio, se le atribuyó la comisión de un delito de cooperador necesario en malversación de caudales públicos.

Según pudo saber este periódico, en febrero de 2006 esta persona vendió a la Sociedad Urbanística Municipal de Mallén (SUMM) -presidida por Asín- varias parcelas de terreno, unas situadas en el polígono el Zafranar y otras en el paraje conocido como el Saso -donde se iba a levantar la plataforma logística-. En un principio, firmaron un contrato privado con una opción de compra en el que se adquirían las fincas por un total de 18.000 euros. Una parte de ellos correspondían a 12.000 metros cuadrados en el Saso.

Sin embargo, cuando el contrato se elevó a público, el precio que figuró fue de 39.000 euros, es decir, 21.000 más de lo acordado, y así le fue ingresado en el banco. El agricultor retiró después ese dinero y la Policía sospecha que parte se entregó a terceras personas. José H. G. manifestó que él no entendía de contratos y que sabe que se hizo así, aunque no correspondía con la realidad.

En aquellas fechas de 2006, el Ayuntamiento de Mallén, con su alcalde a la cabeza, tenía mucho interés en comprar fincas en el Saso pues pensaba levantar ahí la plataforma logística. La sociedad municipal compró cerca de cien hectáreas rústicas a los vecinos por 60 céntimos el metro cuadrado para luego revenderlas a la empresa impulsora del polígono, Expocity, a 3 euros. Luego esta pensaba venderlos a 60.

En el caso concreto de ayer, la SUMM pagó al agricultor 22.000 euros por 12.000 metros cuadrados, es decir, a 1,6 euros el metro. El resto del dinero se destinó a las tierras del Zafranar.

Al parecer, José H. G. manifestó que aunque en un primer momento él no tenía ninguna intención de vender sus parcelas, el alcalde fue muy «insistente» y que incluso le advirtió de que si no se las vendía, las expropiaría. También le propuso darle otras en el mismo sitio o que después se las revendería por el mismo precio cuando se hiciera la reparcelación. Al final, hicieron un contrato de compraventa en el que se pactó un pago de 18.000 euros, aunque le dieron 39.000.

Además de esta persona, la Policía ha tomado declaración a otras aunque públicamente no ha trascendido. El alcalde de Mallén, Antonio Asín, reconoció tras el paso de la Policía por el Ayuntamiento que estaban pendientes de ser citados para declarar ante el Grupo de Blanqueo de Capitales, así como otros miembros de la corporación. También dijo estar muy tranquilo y que todo lo que ha hecho durante este tiempo ha sido por el bien del pueblo.

Etiquetas