Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La oposición considera que la Comunidad pierde con este acuerdo y exige dinero

El PP dice que la DGA será una "agencia inmobiliaria", CHA que Madrid pasa "la patata caliente" de la Expo e IU pide a Biel detalles

El acuerdo de las mermas tributarias que se arrastra desde la época del gobierno del popular José María Aznar y que se cerró ayer en Madrid, no convence a ningún grupo de la oposición en las Cortes. Tanto el PP, como CHA e IU exigieron detalles del pacto y reclamaron el pago en dinero, porque -a su juicio- Aragón pierde.

 

El Gobierno central abonará su deuda, que se queda unos 200 millones por debajo de la cifra real, con edificios como la sede del Banco de España en Huesca y Teruel, con la Expo, el pueblo de Búbal, La Caridad, solares y locales en Zaragoza, el desfase de la segunda estación del AVE e instalaciones de Fomento repartidas por la red viaria, entre otros activos.

 

El portavoz del PP, Eloy Suárez, advirtió de que el pago en especie (edificios, solares y la Expo) convierte a Aragón en "la mayor agencia inmobiliaria que en los tiempos que estamos es un negocio ruinoso" y se preguntó por qué "a nosotros nos pagan con imuebles y nosotros devolvemos el dinero". Suárez hacía referencia a la deuda que debe abonar la Comunidad al Gobierno central por la caída de la recaudación. Pero fue más allá y cuestionó el beneficio que va a tener este acuerdo para los ciudadanos. "Con la sede del banco de España y la Caridad no se hacen hospitales, ni colegios, ni residencias...", avisó Suárez, que exigió dinero en metálico como Andalucía y el solar de Defensa de la carretera de Huesca para hacer VPO.

 

Pero también reclamó detalles sobre las tasaciones de los edificios y sobre lo que va a costar poner en valor estos inmuebles. "Ha sido una negociación nefasta para los intereses de Aragón", sentenció el portavoz del PP.

 

El diputado de CHA Chesús Yuste tildó el acuerdo de "pintoresco" y recalcó que "en lugar de resolver problemas, nos obligan a hacer más gasto porque a la DGA le va a costar dinero poner en valor los equipamientos". En este sentido, matizó: "El Gobierno de Aragón nunca ha dicho que quisiera la post-Expo entera". Por eso, consideró que el Ejecutivo central "pasa la patata caliente a la DGA en un momento delicado como este". "Tiene que haber dinero en metálico, aunque sea una parte. No son equipamientos que el Ejecutivo autonómico esté buscando sino que les sobran al Gobierno central", subrayó Yuste.

Un acuerdo de antes de verano

El también portavoz de Economía de CHA lamentó, asimismo, que tanto el vicepresidente, José Ángel Biel, como el consejero de Economía, Alberto Larraz, hayan ido a Madrid a "hacerse la foto" con un acuerdo que, según el nacionalista, "estaba cerrado antes de verano". De hecho, explicó que las propiedades ya las anunció Larraz a los grupos parlamentarios en una reunión sobre la financiación autonómica en julio.

IU, por su parte, exigió la comparecencia urgente de José Ángel Biel en las Cortes para que informe sobre el acuerdo de las mermas tributarias. Aunque no quiso entrar a valorar el fondo, el portavoz de IU, Adolfo Barrena, consideró que se trata de "una carta a los Reyes Magos que Biel dice que ha conseguido". Criticó la indefinición del acuerdo sobre las tasaciones de los edificios, sus usos futuros y las inversiones precisas. "Las mermas tributarias es una cuestión muy importante que requiere transparencia e información y no puede ser tratada como el acto final de un sainete", dijo Barrena, en referencia al anuncio de Biel de aceptar ahora el pacto tras varios meses de discrepancias con su socio de gobierno, el PSOE.

Etiquetas