Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TURISMO

La nieve no entiende de crisis

Aunque la estancia media de los esquiadores se ha reducido, la nieve vive una de sus mejores temporadas. El óptimo estado de las pistas y el buen tiempo está compensando la mala coyuntura económica, pero los empresarios son cautos ante lo que queda de campaña.

Imagen de una de las zonas de restauración de la estación de Astún el pasado domingo
La nieve no entiende de crisis
LAURA ZAMBORAÍN

El turismo de la nieve no sufre las consecuencias de la crisis económica, al menos, no por ahora. Pasados dos de los tres momentos álgidos de la campaña -el puente de la Constitución y las fiestas de Navidad-, el sector coincide en que este invierno está siendo uno de los mejores en años. No obstante, tanto las estaciones como los hosteleros y los comerciantes prefieren ser cautos porque no saben cómo va a evolucionar lo que queda de temporada: el puente de San Valero, los Carnavales, la Semana Santa...

La valoración de lo que se está notando -o no- la situación económica varía según a quién se pregunte, pero todas las fuentes consultadas coinciden en felicitarse porque las "óptimas" condiciones de la campaña de esquí están compensando esa mala coyuntura. "Si no hubiera crisis, la gente igual dejaría algo más de dinero, pero la ocupación sería la misma -resume Ángel Bandrés, director gerente de la Asociación Turística de la Jacetania-. La capacidad hotelera del Pirineo es la que es, la estamos llenando".

Tanto Bandrés como su colega del valle de Tena, Lorena Sánchez, confirman que la estancia media de los esquiadores se ha reducido respecto a otros años. "La ocupación es la misma, pero hay más entradas y salida -explica Sánchez-. En lugar de una semana, la gente reserva unos días".

El director comercial de Astún, Andrés Pita, opina que también se está notando que los turistas "miran más el dinero". "En vez de comprar abonos de tres días van cogiéndolos día a día, prefieren el bocadillo al menú o la carta... -explica-. El comportamiento de los esquiadores cambia algo, pero eso las estaciones ya lo preveíamos y por eso ofrecemos productos como el que incluye el abono de día y la comida".

Desde Aramón también reconocen que la crisis tiene que notarse en algo, pero de momento los datos que manejan dicen lo contrario. Un ejemplo: además de tener una magnífica afluencia en sus estaciones, el grupo ha comprobado que la facturación de sus puestos de restauración ha aumentado.

"Seguro que habrá esquiadores que prefieran llevar el bocadillo de casa, pero es que en 15 días en Formigal se han vendido más abonos de temporada que en toda la campaña pasada", insisten desde Aramón. Según los estudios del holding, el 35% de los esquiadores son turistas de nivel económico alto o medio alto, el sector de la población que menos sufre las consecuencias de la crisis. No obstante, hay otras razones que explican por qué el 65% restante tampoco está dejando de esquiar pese a la recesión económica.

"Hay que tener en cuenta que venimos de dos años muy malos, así que la gente tenía ganas de esquiar -recuerda el director comercial de Astún-. En cualquier caso, lo más importante siempre para tener una buena temporada es que haya mucha nieve y haga buen tiempo, y eso está pasando".

Mucha nieve y temporada larga

Las estaciones abrieron incluso un mes antes de lo habitual -las primeras empezaron a funcionar el 15 de noviembre-, y además lo hicieron con muchos kilómetros esquiables. "Eso despertó la ilusión de la gente y generó muchas expectativas -dice Pita-. Además, hemos tenido un tiempo muy bueno o como mínimo aceptable, y eso también es fundamental".

Aramón destaca como otro factor esencial para la buena campaña la labor de marketing desarrollada en los últimos años. "Sin nieve no haríamos nada, pero es que ahora Aramón está de moda como marca de calidad -comentan fuentes del grupo-. Formigal ya se dio a conocer la temporada pasada, Cerler se ve como la estación más alpina y con más desnivel del país y Panticosa y Teruel están ganando más y más esquiadores".

El director gerente de la Asociación Turística de la Jacetania elogia asimismo la promoción que este año ha desarrollado el Gobierno de Aragón. "Hay que reconocer que el esfuerzo que se ha hecho ha sido muy importante", indica Ángel Bandrés.

Las estaciones de esquí recuerdan que muchos de los gastos necesarios para la práctica del esquí se hacen para varias temporadas, lo que permite que haya turistas que solo tengan que gastarse lo que cuesta acceder a las pistas. "La gente que tiene un apartamento no gasta en alojamiento, y la que compró esquís el año pasado tiene que amortizarlos", destaca Andrés Pita.

Pese a todo, el sector de la nieve se muestra muy cauto a la hora de hacer previsiones para lo que queda de campaña. "Hasta ahora la crisis no se ha notado por ningún lado, estamos vendiendo bastante más que otros años -señala Pepín Masonet, propietario de la tienda de deportes Intersport Masonet de Formigal-. La cuesta de enero siempre se nota, y es verdad que los turistas con más dinero son los que vienen en Navidad, pero de momento que nos quiten lo bailado y a ver cómo va la cosa hasta abril".

Etiquetas