Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

HUESCA

La lluvia convierte en un barrizal un tramo sin terminar del Eje de Monegros

El Gobierno de Aragón resta importancia a las dificultades de la carretera y confirma que los trabajos de renovación se han paralizado durante 15 días por las fiestas navideñas.

Las persistentes lluvias han convertido las obras de la carretera A-1210, entre las localidades de Grañén y Lalueza, dentro del denominado Eje de Monegros, en un tramo repleto de baches, barro y gravilla suelta, de dificulta la circulación.

El desarrollo de las actuaciones conllevaron la demolición de la mayoría del firme existente y, como consecuencia del cese temporal de los trabajos, que se mantiene desde el pasado día 24 de diciembre, la tierra acumulada se ha convertido en un problema para los conductores. Una vez que las ruedas se cargan de barro, hay que ser muy cuidadoso para que las ruedas no patinen.

Las mayores dificultades se encuentran entre la localidad de Grañén y las inmediaciones de la antigua estación de Poleñino. En este tramo, la mayoría del trayecto carece de marcas viales y el paso continuado de vehículos ha originado continuos agujeros. “Es un verdadero barrizal, es una vergüenza que lo hayan dejado así durante toda la Navidad”, coinciden en señalar algunos de los usuarios.

Fuentes del departamento de Obras Públicas de la DGA confirmaron que los trabajos se encuentran paralizados “por espacio de unos 15 días” debido a las vacaciones navideñas, y se espera que se retomen en breve. Las mismas fuentes restaron importancia a las malas condiciones en las que se encuentra la vía, ya que “es algo que ocurre en todas las obras”.

La historia de este tramo, el último que resta del Eje de los Monegros, está jalonada de retrasos en el comienzo de las obras, parones durante el desarrollo de las mismas, etc., a pesar de que su ejecución no presenta especiales complicaciones. Debido a estos problemas, desde el Gobierno de Aragón no pudieron dar detalles sobre la fecha prevista para su finalización, aunque con toda seguridad estará listo a lo largo de este año.

Los trabajos en este tramo ya comenzaron con un retraso de un año. Pero además después se provoco un parón de tres meses y las obras se reanudaron de nuevo en octubre de este año. Con esta nueva demora ya se vio que no se cumpliría el plazo marcado para finalizar el grueso de los trabajos en diciembre.

Tras este parón, la DGA inició que no obstante la conclusión de la fase de mayor peso tenía que ser “a principio de 2009”. Según las mismas fuentes, las reuniones entre la Dirección General de Carreteras y la empresa adjudicataria -UTE Marcor Ebro, S. A. y Viales y Obras Públicas A. A.- son “constantes” y el objetivo es “desarrollar el toral de los trabajos sin nuevas interrupciones”. Pero eso no ha sido así, puesto que ahora la DGA admite que se han paralizado los trabajos durante 15 días.

Las obras, adjudicadas en diciembre de 2006, tienen un presupuesto de 3.505.210 euros y están basadas en el ensanchamiento de la vía, que se ha ido llevando a cabo tan solo por uno de los dos márgenes con el objetivo de facilitar la circulación de los vehículos. El plazo inicial de ejecución era inicialmente de 20 meses. Cabe recordar que dentro del Eje de Monegros, entre otros tramos menores, está pendiente la conexión Sariñena-Bujaraloz, cuyo inicio se prevé en 2010.

El eje principal

La carretera A-1210, que pasa por Grañén, es la carretera principal de la zona, según asegura el Gobierno de Aragón, tal y como se acordó en la propia comarca a la hora de planificar las obras. Eso ha conllevado que la carretera entre Huesca y Sariñena, la A-131, quede excluida del plan de mejora de carreteras autonómicas diseñado por el Gobierno de Aragón para el mantenimiento de 1.500 kilómetros de la red autonómica.

Etiquetas