Despliega el menú
Aragón

INICIATIVA EN LAS CORTES

La ley de lenguas del PSOE reconoce el catalán pero no su cooficialidad

Ha presentado en solitario hoy su propuesta en las Cortes con la duda de qué hará el PAR

El presidente Iglesias y el vicepresidente Biel, en un pleno de las Cortes la semana pasada.
La ley de lenguas del PSOE reconoce el catalán pero no su cooficialidad
josé miguel marco

ZARAGOZA. Voluntario, no cooficial y circunscrito a los municipios en los que "su utilización sea históricamente predominante". La propuesta del PSOE de la Ley de Lenguas reconoce como "lenguas propias e históricas" el catalán y el aragonés, pero no su cooficialidad con el castellano, que se define como "única lengua oficial" en todo el territorio.

 

Los socialistas presentaron hoy en las Cortes en solitario su propuesta de Ley de Uso, Protección y Promoción de las Lenguas Propias de Aragón, después de que su socio, el PAR, rechazara impulsar esta norma de forma conjunta desde el Gobierno. Y lo hacen nada más acabar el periodo de sesiones con un objetivo, ampliar el plazo y el margen de negociación con los grupos parlamentarios.

 

La propuesta de los socialistas, que consta de 27 artículos, reconoce la pluralidad lingüística de Aragón y "garantiza el uso por los aragoneses de las lenguas propias como un legado cultural histórico que debe ser conservado". Dentro de esa pluralidad se engloban el catalán y el aragonés, que "gozarán de protección y se garantizarán su enseñanza y el derecho de los hablantes a su uso en las zonas de utilización histórica predominante de las mismas".

 

En este sentido, la proposición de ley incide especialmente en la voluntariedad de su uso en los ámbitos públicos, de la enseñana y de la administración. Es decir, en el caso de la escuela, los padres o tutores podrán decidir si sus hijos aprenden o no catalán o aragonés, aunque la administración deberá asegurar su enseñanza en estos territorios.

Relaciones con la administración

Lo mismo ocurrirá en la administración. Los ciudadanos de estos municipios podrán dirigirse a los organismos públicos de estos territorios en catalán o aragonés, bien de forma oral o escrita, aunque la tramitación del expediente se haga en castellano. La respuesta será en la misma lengua. Las publicaciones oficiales en estos territorios también serán bilingües. En cuanto a la toponimia y a las denominaciones de calles, la propuesta plantea que se guíen por los usos tradicionales en dicho territorio.

 

¿Cómo se delimitarán estos territorios bilingües? En Aragón existen aproximadamente unas 200 localidades donde se habla catalán o aragonés (casi una cuarta parte de la Comunidad). La norma prevé que se delimiten zonas de uso de cada idioma mediante un estudio lingüístico que elaborará el Consejo Superior de las Lenguas de Aragón. En principio, habrá tres opciones: territorios donde se hable catalán, localidades donde se use el aragonés y municipios con el castellano como único idioma. La propuesta socialistas no prevé, de momento, modalidades de estas lenguas.

 

Esta será una de las funciones del Consejo Superior de las Lenguas de Aragón, un órgano consultivo -de nueva creación- fundamental para el desarrollo de la política lingüística de Aragón. De hecho, se encargará de velar por el correcto uso de las lenguas. Estará integrado por 15 miembros de reconocido prestigio del ámbito lingüístico, jurídico, educativo y literario. Se elegirán a propuesta de la Universidad, de las Cortes y del Gobierno de Aragón.

 

Además, este Consejo será el encargado de determinar quién es la autoridad lingüística de las lenguas de Aragón para determinar y elaborar las reglas adecuadas para su uso. Pero tendrá más tareas: proponer líneas de actuación al Ejecutivo, asesorar en la designación de toponimios y en otros asuntos...

Aprobada a final de año

Una vez presentada en la Cámara, los socialistas abrirán un periodo de negociación durante este verano para tratar de lograr los máximos acuerdos con la base de esta ley de mínimos. Será un proceso previo a la tramitación oficial en las Cortes, que no comenzará hasta finales de septiembre. El objetivo es que a finales de año esté aprobada y entre en vigor en 2010. De esta forma, el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, cumpliría uno de sus compromisos personales. Ahora, habrá que ver si recaba los suficientes apoyos para sacar la norma adelante

El PP parece complicado que pueda sumarse a un consenso en torno a la ley de lenguas. CHA e IU podrían ser las únicas bazas con las que cuenten los socialistas, aunque los nacionalistas podrían desligarse de la propuesta del PSOE puesto que ellos aspiran a una norma ambiciosa en la que se declare la cooficialidad del catalán y el aragonés. Pero la mayor incógnita se centra en su socio en el Gobierno, el PAR.

Etiquetas