Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

NUEVA LEGISLACIÓN

La ley de custodia compartida permite la revisión de todas las separaciones

La norma da un año para reclamar y los juzgados reciben ya tantos convenios antiguos como demandas nuevas.

La revolución en las separaciones que ha provocado la ley de custodia compartida solo acaba de empezar. Desde la entrada en vigor de la norma, el pasado 8 de septiembre, los tres juzgados de familia de Zaragoza han sumado una docena de nuevas demandas de separación, a las que se añaden otras tantas anteriores que también han solicitado la revisión del convenio para poder acceder a la custodia compartida de los hijos.

La pionera ley aragonesa, que ha abierto la senda a otras Comunidades autónomas, ofrece esta posibilidad si se presenta en el plazo de un año la revisión del proceso. La norma se aplica con el principio de retroactividad al entender que favorece a todas las parejas separadas.

"Tenemos tantos nuevos casos desde la entrada en vigor de la ley (el pasado 8 de septiembre) como convenios en marcha que han solicitado la revisión", explicó el juez Francisco Javier Forcada Miranda, titular del Juzgado de Familia número 6.

Los abogados matrimonialistas empiezan a recibir llamadas y peticiones de separados, en su mayor parte hombres, que esgrimen motivos económicos en plena crisis para que se cambie el régimen y se aplique la custodia compartida. "Yo gano lo mismo que mi mujer y tengo que pasarle la pensión porque tiene la custodia", es la queja más frecuente de los hombres para pedir que se reabran sus casos de separación.

"Casuística tremenda"

El magistrado Francisco Javier Forcada, que dictó la primera sentencia que aplicó la nueva ley, destaca que no caben "reglas generales" en su aplicación. "La custodia compartida tiene una casuística tremenda, con situaciones familiares muy distintas. La solución será diferente para cada grupo", sostiene el juez que añade: "Hay que hacer una camisa a la medida para cada separación".

El interés que ha despertado la aplicación de la nueva ley de custodia compartida ha motivado que este tema haya sido escogido por el Justicia de Aragón como objeto de debate en el Foro de Derecho Aragonés, que se celebrará el próximo día 23. Francisco Javier Forcada es uno de los ponentes, junto al profesor titular de Derecho Civil, Carlos Martínez de Aguirre.

Forcada destaca que lo importante de la nueva ley es que "no frena las potestades de los fiscales y los jueces para tomar decisiones sobre quién se queda con la vivienda. Es el juez el que decide quién se queda con la casa".

La ley de custodia compartida supone una revolución jurídica porque antes estaba sujeta a la petición de una parte y a unos informes que la avalaran. Ahora, el juez tiene la potestad de decidir a quién le otorga la casa.

Posturas irreconciliables

La aplicación ha despertado la polémica entre la Asociación de Mujeres Juristas, contrarias a la norma que modifica la situación anterior que solía entregar la custodia a las mujeres, y la Asociación de Padres Separados, que está a favor porque supone la aplicación de la igualdad.

"Son posturas irreconciliables entre las asociaciones de mujeres y las de padres separados. Es difícil que se puedan llegar a poner de acuerdo, hoy por hoy ", asume el juez de familia. "Pero como ideario, nadie discute que la custodia compartida es lo mejor para todo el mundo. Nadie pone en cuestión que la sociedad va cambiando poco a poco".

De cualquier manera, los Juzgados de Familia critican que la DGA todavía está en proceso de crear el servicio de mediación previsto en la ley de custodia compartida. "Es un misterio que está por desentrañar. En Aragón no se ha puesto en marcha todavía. Cuando tengamos ese servicio podremos ver su influencia real", señala el juez Forcada.

Falta personal y también que el servicio funcione como prevé la nueva ley. En el caso de Zaragoza, hay que recordar cuando se aprobó la ley del divorcio en 1981, había dos juzgados de Familia. En estos treinta años tan solo se ha creado un tercero, a pesar de que las exigencias de la sociedad han crecido día a día. Es cierto que los divorcios bajaron entre un 3% y 5% el año pasado, pero con la crisis se han dispararon las modificaciones de medidas.

Etiquetas