Despliega el menú
Aragón

YAK-42

La juez admite el recurso de Chapman y aplaza la repetición del juicio civil del Yak-42

La vista estaba previsto que se celebrara la próxima semana en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza.

La repetición del juicio civil por el accidente del Yakovlev-42 no se celebrará finalmente la semana que viene en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza. La juez que lleva el caso, Amalia Sanz, ha aceptado la petición de la contratista del vuelo, Chapman Freeborn, y ha dictado una providencia en la que acuerda la suspensión de la vista. La magistrada recuerda que faltan por llegar algunas pruebas y que gran parte de los testigos no han podido ser citados, requisitos que considera imprescindibles para que no se vulnere el derecho a la defensa.

La titular del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Zaragoza, que se hizo cargo de las diligencias cuando se recusó al juez Ángel Dolado, asegura que con el aplazamiento del juicio "no se conculca el derecho a un proceso sin dilaciones indebidas". Amalia Sanz reconoce que se podría haber celebrado la vista y acordado la práctica de las pruebas como diligencia final. Sin embargo, en ese caso, la sentencia no se podría haber dictado hasta dentro de varios meses, por lo que la dilación se produciría igualmente: "Pero con evidente perjuicio para los derechos de defensa de las partes, que no podrían disponer de todas las pruebas solicitadas y admitidas durante el desarrollo de la vista", indica la jueza.

Sanz también alude en su providencia a la "especial complejidad" del pleito, y hace hincapié en la gran planificación que requiere la celebración de la vista. El primer problema es la falta de espacio, ya que la sala más amplia de los juzgados de la plaza del Pilar solo tiene capacidad para 50 personas. El anterior juicio se tuvo que celebrar en el salón de actos de la Feria de Zaragoza, pero en esta ocasión se había conseguido un espacio más céntrico, el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza.

La vista se iba a celebrar del 24 al 27 de noviembre y se esperaba una afluencia de público importante. De hecho, solo los afectados que han presentado la demanda suman 311 personas, todos ellos viudas, huérfanos, padres, y hermanos de las 62 víctimas del accidente aéreo de Turquía. A la vista también acudirán nueve abogados, con sus respectivos procuradores, peritos, testigos y un centenar de periodistas.

El letrado de varias familias, Javier Hernández, confirmó ayer que no van a recurrir la decisión judicial. En la audiencia previa al juicio oral, celebrada el pasado 30 de julio, los abogados de las familias de las víctimas (los bufetes Gay-Vendrell y Martín-Chico agrupan a la mayoría) solicitaron varias pruebas, y todas ellas fueron aceptadas por la juez. Por su parte los letrados de las empresas demandadas, Luis Alberto García (Chapman Freeborn) y Rodolfo Lebrero (UM Air y Busin Joint-Stock) han solicitado también numerosos documentos y testigos.

Las defensas pidieron pruebas documentales, testificales y periciales, entre las que se incluye el testimonio de algunos militares que volaron en el Yak-42 antes de que se estrellara. Entre los testigos del pasado juicio que volverán a ser escuchados figura el general Juan Luis Ibarreta, quien firmó los contratos con los aviones rusos. Actualmente, este alto mando está imputado en la Audiencia Nacional por 62 homicidios por imprudencia grave.

La magistrada rechazó la solicitud de Chapman para enviar comisiones rogatorias a Ucrania y Turquía, por entender que podría ser una maniobra dilatoria de los demandados. Por ello, la juez decidió que sea el director de esa empresa quien comparezca personalmente. Si lo hace, será la primera vez que rinda cuentas ante la justicia española, ya que se negó a declarar en el proceso de la Audiencia Nacional y tampoco lo hizo en el primer juicio civil celebrado en Zaragoza, en enero de 2006.

Un tercer juez heredará el caso

El aplazamiento del juicio puede suponer que sea un tercer juez el que señale la nueva vista. Tras las recusación de Dolado, se hizo cargo de las diligencias la titular del Juzgado de Primera Instancia número 1. Sin embargo, Dolado ganó las elecciones a juez decano y cuando su nombramiento sea oficial dejará el Juzgado de Primera Instancia número 2. El magistrado que los sustituya heredará el caso Yak-42.

Etiquetas