Aragón
Suscríbete por 1€

CASI 284 MILLONES DE EUROS MENOS DE LAS ADMINISTRACIONES

La inversión del Gobierno central y la DGA en Aragón vuelve a niveles de 2001

La Comunidad aragonesa recibirá el próximo año 284 millones de euros menos para obra pública. Además, es la única Autonomía de su entorno que reducirá sus presupuestos

La inversión pública no será la que saque a Aragón de la crisis. La Comunidad Autónoma deberá afrontar 2010 con un duro recorte de inversión por parte de las administraciones, que la dejarán en los niveles del año 2001. Según los Presupuestos del Estado y los de la DGA, las tres provincias deberán afrontar el próximo ejercicio una pérdida de casi 284 millones de euros respecto a lo que se prevé que reciban durante 2009.

 

Es decir, Aragón pasará de percibir este año unos 2.236 millones de euros de inversión pública a apenas 1.950 en 2010. La cifra, obviando incluso el IPC, es casi similar a la de 2001. La diferencia es que desde entonces el coste de la vida ha aumentado un 28%. El fuerte ajuste previsto para Aragón conjuntamente por Gobierno central y Ejecutivo autonómico es tal que solo en tres años, 2003, 2004 y 2005, Aragón contó con menos apoyo público para impulsar su economía. Y si se tiene en cuenta la variación del IPC, 2010 será con mucha diferencia el año con menos apoyo público para Aragón desde que hay datos claros sobre las previsiones presupuestarias.

 

Esta caída se debe a que Aragón se ha convertido en una de las pocas Comunidades que sufrirá en 2010 un recorte doble. Además de bajar en un 10% la inversión estatal, cae también la inversión promovida por la DGA. Lo hace en más de un 14%. Otras Autonomías también castigadas por el Gobierno central en los Presupuestos para 2010 han optado para compensar este golpe con un presupuesto autonómico expansivo o -al menos- similar al actual, aunque sea recurriendo a la deuda. Solo Baleares comparte el estigma de sufrir un fuerte recorte de Madrid y además ahondarlo desde el Gobierno autonómico.

 

La trayectoria presupuestaria desde 2001 tiene dos hitos inversores: la llegada del AVE y la Expo. De hecho, los años en los que la Comunidad aragonesa ha recibido un inversión mayor coincide con los años previos al estreno de la alta velocidad (2001 y 2002) y a la muestra internacional (2006, 2007, 2008). La inyección económica mayor del Estado, por ejemplo, fue en 2002 (1.510 millones de euros) y coincidió con el último empuje a las obras de alta velocidad. Le sigue 2008, con 1.203 millones. En el caso del Ejecutivo aragonés, las arcas autonómicas han echado el resto con la muestra internacional. 2007 y 2008 fueron los años más inversores de la DGA, con 1.230 y 1.199 euros, respectivamente.

 

Pero llegó 2009 y la crisis empezó a hacer mella. Y ambas administraciones optaron por reducir considerablemente las inversiones. La Expo se había acabado y con ella, cualquier proyecto motor de las cuentas. El Estado presupuestó 1.088 millones de euros y el Gobierno de Aragón, 1.148. Un 8% menos que en 2008. Pero 2010 continuará esta tendencia de forma más acuciante. La inversión pública descenderá -por segundo año consecutivo- casi un 13%.

Un año vacío de proyectos

Más allá de los negativos números presupuestados, 2010 será un año vacío de proyectos novedosos. En el apartado estatal, se han quedado en el cajón o se ha ralentizado su ejecución una veintena de los comprometidos. Por ejemplo, para el tan anunciado Instituto del Cambio Climático solo hay 75.000 euros (posiblemente para pagar el sueldo de un alto cargo); la reforma del Mercado Central no estará acabada hasta 2013; también postergado quedará el Archivo Histórico Provincial. El embalse de Biscarrués ha logrado en el plazo de enmiendas una partida para intentar licitarlo en 2010. También se ha incrementado la consignación para el tan reivindicado y necesario desdoblamiento de la N-232, pero aún así el grueso de la obra no comenzará hasta 2013.

 

En cuanto al presupuesto autonómico, tampoco hay variaciones destacadas en lo que respecta a proyectos importantes. De hecho, muchos de los comprometidos se demoran o se posponen. Ya lo reconoció el consejero de Economía y Hacienda, Alberto Larraz, esta semana. Están en esta situación el Hospital de Teruel, que acumula ya meses de retraso. La DGA se había comprometido a iniciar las obras en 2010. No lo hará hasta 2011.

 

Tampoco hay partida para el Espacio Goya. Después de haber trasladado la Escuela de Artes al Actur, el proyecto parece dormir el sueño de los justos. Igual que el Teatro Fleta, que apenas dispone de una consignación de 700.000 euros que podría destinarse al concurso de ideas internacional.

 

Las partidas inversoras se limitan a asuntos ya conocidos: el programa Red de Carreteras, el plan de depuración, la implantación de la administración electrónica, la reforma del Hospital Provincial, la segunda estación del AVE y la aplicación de la ley de dependencia, entre otros.

Etiquetas