Despliega el menú
Aragón

CONSECUENCIAS DE LA CRISIS

La empresas aligeran este año las cestas de Navidad por la crisis económica

Las casas dedicadas a los aguinaldos detectan un descenso en los encargos de entre el 10% y el 50% respecto a otros años. Las tiendas de 'delicatessen' capean mejor la coyuntura, mientras que algunos almacenes crean cestas 'anticrisis' por 11,52 euros. Las cenas de empresa apenas se resienten y los restaurantes tradicionales van cerrando las fechas disponibles hasta finales de año.

La contención de las empresas alcanza a las cestas navideñas. Salvo excepciones, este año hay menos pedidos y más baratos. En estas fechas de inicio de 'temporada', la mayoría de los negocios que se dedican a la elaboración de aguinaldos ya están notando un descenso en el volumen de encargos. Aunque hay empresas que mantienen intacta la tradición de surtir de productos a sus trabajadoras, otras cortan de raíz; unas terceras han recortado la plantilla y, por lo tanto, hacen menos pedidos; quedan las que buscan ahorrar unos euros con marcas más modestas y las que, por el contrario, se han vuelto aún más espléndidas, haciendo un requiebro a la crisis. Lo que no sufren son las no menos tradicionales cenas de empresas, y a los restaurantes ya se les agotan las fechas disponibles.

Los descensos en los encargos de cestas se cifran entre pequeñas bajadas del 10% y otras muy acusadas, que pueden alcanzar el 50%. La empresa Portazgo 96, situada en la autovía de Logroño, el año pasado suministró lotes directamente a 1.893 empresas. Diego Rodrigo cuenta que "las casas del sector con las que he hablado coinciden en que el descenso puede ser del 25% o el 30%. Si me fijo en las estadísticas del año pasado a estas alturas, yo he bajado el 50%", reconoce confiando en que el repunte de los últimos días salve la temporada. "Este año las empresas se lo piensan más, pero a última hora muchas reservarán", pronostica. De las llamadas que han recibido, calcula que "el 80% se gastan menos que antes".

Hay otros más optimistas, que confían en que la crisis no pueda con una tradición tan navideña. Es el caso de Cuatro Rosas, empresa que suministra a supermercados como Alcampo, Sabeco o Galerías Primero. Ángel Sebastián, su responsable, intuye que las ventas pueden caer "un 10%", y justifica lo moderado de la caída en que "el espíritu de la Navidad no se puede perder". Lejos de los sentimentalismos navideños, desde la Confederación Española de Pequeñas y Medianas Empresas (CEPYME) apuntan que "es lógico que las empresas añadan los regalos al plan de reducción de costes. Es lo primero que se va a quitar".

Cristóbal López lleva 30 años sirviendo lotes a empresas, siguiendo una tradición que se remonta a 40 ó 50 años atrás. "Mi abuelo ya hacía cestas de Navidad", cuenta mostrando un anuncio de la época en HERALDO. Todos los años aumenta la previsión de ventas con respecto al pasado. Este no la ha reducido, pero tampoco ha crecido. "Seré muy optimista, pero creo que no va a bajar demasiado. Las empresas siguen comprando. Igual ahora tienen 20 empleados en vez de 25, pero piden lo mismo". Por si acaso, para este año ha preparado una cesta 'anticrisis'. Por 11,52 euros, incluye cava, mosto, vino, torta de chocolate, turrón, delicias de coco, mantecados, pasas, dátiles, mejillones y aceitunas, con su correspondiente caja.

Las tiendas más pequeñas, tipo vinoteca o 'delicatessen', no dependen exclusivamente de la venta navideña, pero casi. Charcutería Gómez, en la calle Cervantes, calcula que estos encargos conforman "un 50%" del volumen de negocio anual. Venden desde pequeños detalles hasta cestas de 750 euros, y este año no esperan bajón. "La gente que escoge el perfil de calidad que vendemos nota menos la crisis. Hacemos encargos para jefes o ejecutivos, que se llevan sus buenas cestas", cuentan Miguel Ángel y Javier Gómez.

La cercana Vinoteca Latorre, en cambio, calcula que a estas alturas han podido bajar "un 40% seguro". La reducción la notan en el número de encargos. "Luego, al que entra no le importa tanto el precio", dice Marivi Alcalde, una de las empleadas.

Las cenas de empresa, la otra gran costumbre navideña en los centros de trabajo, sufren menos. "Es un acto de relación entre trabajadores, positivo. La gente insistirá más en que se ajusten los precios, pero seguirá organizando cenas", pronostica José Luis Yzuel, presidente de la Asociación de Restaurantes de Zaragoza de Horeca. El Cachirulo, el Garden y el Sella confirmaron que apenas les quedan fechas para reservar.

Etiquetas